close
Share with your friends

A medida que las empresas trabajan para responder a los impactos e incertidumbres del nuevo coronavirus (COVID-19), es importante mantenerse actualizado sobre las medidas que los gobiernos están tomando respecto a plazos y beneficios fiscales, así como los impactos fiscales de otros negocios, decisiones, como reasignación de funcionarios.

Considere la gestión y la planificación del flujo de efectivo

  • Los flujos de efectivo pueden quedar bajo presión durante y después del período del brote. Como las entradas de efectivo pueden reducirse, las empresas deberán gestionar activamente sus salidas de efectivo.
  • Esto puede incluir, por ejemplo, (1) solicitud de archivo de impuestos y extensiones de pago cuando la empresa se enfrenta dificultades financieras; (2) procesar rápidamente restituciones fiscales; (3) determinar que las pérdidas deductibles de impuestos se calculen con precisión; y (4) gestionar el momento de la facturación para fines de IVA/GST.

Manténgase atento a los beneficios fiscales, incentivos y extensiones.

  • En China, las autoridades nacionales, incluido el Ministerio de las Finanzas (MOF), la Administración Fiscal del Estado (STA) y la Administración General de las Aduanas (GAC), juntamente con los gobiernos provinciales y locales, establecieron una serie de beneficios fiscales y medidas preferenciales para apoyar empresas y ciudadanos, incluidas prorrogaciones de plazos legales para la presentación de impuestos, incentivos e exenciones de impuesto sobre la renta corporativo (CIT) e impuesto sobre valor agregado (IVA).
  • Otros gobiernos en las áreas afectadas también están empleando incentivos y beneficios fiscales, y muchos están considerando medidas de estímulo fiscal que pueden incluir medidas fiscales para promover consumo, empleo e inversión de capital.

Políticas fiscales sobre donaciones

  • El apoyo en la forma de donaciones de empresas e individuos para las comunidades afectadas y para posibilitar la atención médica ha sido muy fuerte en lugares como China. Como siempre, el foco es garantizar que las políticas fiscales no actúen como impedimento para este apoyo.
  • El artículo n.º 6 ofrece a las empresas chinas dos opciones de donación exentas de impuestos. Estos pueden importar, exentos de impuestos, suministros adquiridos en el exterior para donación o pueden realizar donaciones directas a partir de suministros diferidos almacenados en zonas especiales de supervisión aduanera. Las empresas pueden realizar donaciones directas a instituciones médicas que tengan alguna necesidad de manera oportuna y eficiente en conformidad fiscal.
  • Más allá, los bienes en aduana que se producen bajo acuerdos comerciales de procesamiento por las empresas chinas también pueden usarse ​​para donación exenta de impuestos.

Revisión de contratos

  • Donde haya incertidumbre respecto a los contratos como resultado de esta situación, se recomienda considerar la obtención de asesoramiento jurídico y, a continuación, involucrarse en discusiones proactivas con las partes contratantes, reconociendo la importancia de relaciones de largo plazo y los desafíos enfrentados por muchas empresas actualmente.
  • Es posible que esta pandemia del virus pueda considerarse un evento de fuerza mayor respecto a ciertas obligaciones contractuales en algunas jurisdicciones, sobre todo en China, donde esto se basaría en precedentes durante el brote de SARS del 2003. Más información sobre consideraciones de contrato están disponibles aquí.

Requisitos Fiscales respecto a los profesionales y afines

  • Las empresas que están pensando en reasignar personal de China continental para trabajar en una jurisdicción distinta, de manera permanente o remota, en el período intermedio, deben ser conscientes de las posibles implicaciones fiscales individuales y corporativas de cada acuerdo y tener en cuenta la cuantificación de los costos asociados a personal y negocios antes de iniciar el proceso. mover.
  • Al revisar la repatriación o los procesos de trabajo remoto (home office), las empresas deben tener en cuenta los posibles requisitos de inmigración y conformidad fiscal desencadenados por dichas reasignaciones.
  • Ciertas empresas también están implementando acuerdos de recursos alternativos y flexibles durante este período, incluidos derechos a vacaciones no remuneradas o parcialmente remuneradas, u obligando al equipo a gozar vacaciones anuales o redundancia en casos más extremos. Las implicaciones legales y fiscales de dichos cambios deben considerarse de manera criteriosa.

Apalancar la tecnología

Para limitar el riesgo de propagación de la pandemia, las autoridades fiscales están incentivando a los contribuyentes a lidiar con cuestiones fiscales de manera remota, por medio de agencias electrónicas y aplicaciones móviles.

Los desafíos relativos a los profesionales que necesitan trabajar de manera remota han hecho que muchas empresas consideren las herramientas de automatización para conducir operaciones de negocios de manera ordenada, mientras protegen la salud de su personal.

Contáctenos