Las percepciones sobre la productividad han sido desmentidas. Hemos demostrado que es posible llevar a cabo altos volúmenes de trabajo productivamente y en forma remota; pero, para poder atraer ahora a los mejores talentos, la flexibilidad debe ser un factor persistente.

La modalidad del trabajo híbrido que resulte ser exitosa constituye un arte aún por dominar y exige la toma de decisiones en lo que respecta a la fuerza laboral, el lugar de trabajo, el espacio de trabajo y su impacto sobre la experiencia de los empleados.