close
Share with your friends

En un momento de una pandemia global, cambio climático, agotamiento de la biodiversidad y creciente desigualdad, el papel de una empresa para contribuir a resolver estos problemas es más importante que nunca. Por lo tanto, los temas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) se han convertido en una prioridad máxima en las agendas ejecutivas y del Directorio ya que necesitan demostrar cuán sostenibles son sus empresas, cómo crean valor a largo plazo para la sociedad y cómo hacen que la empresa se adapte al futuro.  Los inversores y otras partes interesadas exigen esta información para cumplir con sus propios requisitos y expectativas.

Pero si bien es posible ver cuánto valor ha creado una empresa para sus accionistas; es difícil evaluar cómo una empresa está contribuyendo a los resultados que son importantes para las partes interesadas y las sociedades. Los inversores y otras partes interesadas necesitan esta información para asignar capital de manera eficiente para impulsar el progreso hacia una sociedad sostenible.

Numerosas empresas, durante muchos años, han informado sobre su desempeño ESG de acuerdo con varios estándares y marcos de informes. De las 250 empresas más grandes del mundo, casi todas lo hacen¹.  Lo que ha faltado es la capacidad de medir qué tan bien lo están haciendo en ESG en todos los sectores industriales y geografías. Por lo tanto, el Consejo Empresarial Internacional (IBC) del Foro Económico Mundial (WEF) pidió a los 4 grandes (KPMG, EY, Deloitte y PWC) que identificaran un conjunto de métricas ESG universales y materiales que se pueden realizar en los informes anuales principales de las empresas en un base consistente.

Tras la publicación del borrador en Davos en enero de 2020, se llevaron a cabo amplias consultas con empresas, inversores, emisores de normas y otros, y el conjunto refinado de métricas se publicó en la reunión de la IBC en agosto.

Las métricas han recibido un apoyo generalizado y han contribuido al considerable movimiento de reguladores y emisores de normas para trabajar intensamente juntos hacia la convergencia. Esta convergencia, entre otras, ahora involucra a la Fundación de Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS), que está consultando sobre la ampliación de su mandato para incluir cuestiones de sostenibilidad. Además, los cinco principales emisores de estándares voluntarios se han comprometido a trabajar hacia una visión conjunta con el Sustainability Accounting Standards Board (SASB) y el International Integrated Reporting Council (IIRC), anunciando en noviembre de 2020 su intención de fusionarse en Value Reporting Foundation. KPMG apoya plenamente la iniciativa WEF IBC y promoverá una mayor estandarización y convergencia global del panorama de informes de ESG (también llamado no financiero o de sostenibilidad), entre otros a través de nuestro apoyo al IIRC, el Corporate Reporting Dialogue (CRD), el Task Force on Climate-related Financial Disclosures (TCFD) y SASB.  El poder de convocatoria corporativa del WEF respalda la canalización de las perspectivas corporativas hacia los esfuerzos de convergencia impulsados por los emisores de estándares mundiales reconocidos. Creemos que es hora de actuar y seguiremos comprometiendo nuestros principales esfuerzos en este espacio. Sin embargo, también es hora de comenzar a implementar las métricas del WEF IBC. Con esta guía, le presentamos aún más las métricas y también le brindamos un enfoque simple para comenzar, independientemente de si ya ha estado informando durante mucho tiempo o si es un informador por primera vez.

Contáctenos