close
Share with your friends

Escribía hace unos días Norman Marks, referencia internacional y líder de opinión en auditoría interna, gestión de riesgos y control interno durante la última década, que la contribución más grande de un auditor interno para con su empresa es simplemente preguntarle a la Alta Gerencia o la Junta Directiva de la Compañía, “¿Cómo podemos ayudar?”.

Un auditor interno puede ayudar de muchas formas, pero sobre todo proporciona objetividad y perspectiva dentro de una organización. En una pandemia como la del COVID-19, se trata de gestionar los riesgos con la máxima objetividad y perspectiva de la que se pueda disponer. Esos riesgos se han visto exponencialmente incrementados con la ejecución de las actividades laborales de forma remota, entre otras muchas causas.

Factores como el uso de redes no seguras, no tener el amparo protector de trabajar en el entorno habitual de nuestro ERP, el uso de documentos con información crítica que no están protegidos con la inclusión de controles de protección de acceso, la facilidad de manipulación de la información contenida en ellos, o la presión añadida a nuestra fuerza de ventas para mantener la actividad a toda costa, aunque sea en remoto, son algunos de los eventos de riesgo que potencialmente podrían materializarse y a los que el auditor interno debería prestar más atención que nunca.

Además, un factor dilatador de esta situación es el hecho de que una compañía no posea una cultura corporativa fuerte. Numerosos estudios sostienen que las organizaciones que gestionan activamente sus culturas de riesgo superan a sus pares sectoriales en el mediano plazo en cuanto a valor de mercado. Si los empleados con responsabilidades dentro de un modelo de control y cumplimiento no perciben como relevante gestionar más activamente que nunca los controles y riesgos de los que son dueños, y pasan esas actividades al último punto de sus listas de “cosas por hacer”, la vulnerabilidad de la organización se dispara exponencialmente.  La falta de seguimiento de estos “nuevos riesgos” derivados del contexto y entorno de trabajo actual, desembocará en consecuencias lógicas de brechas en nuestros modelos de aseguramiento y control.

Modelos de control adecuados para evitar excesos de costos

Pero muchas veces se olvida la consecuencia económica derivada de estas brechas o fallos en la ejecución de los modelos de control dentro de las compañías. Generalmente no se valora el costo real de los modelos de control dado que no se suele reconocer el costo de la primera línea de defensa, así como la corrección de errores, la planificación, coordinación, dar seguimiento a los dueños de controles que no estén siendo ejecutados , el costo de re-ejecutar los controles, el incremento de comunicaciones y reuniones por parte de auditoría interna, etc. Todos estos sobrecostos se ven reducidos cuando existe la cultura correcta en la compañía. Los errores casi desaparecen y la ejecución de los controles se vuelve más ágil y dinámica. En resumen, se incrementa el valor del modelo de control, se mitiga de mejor manera el riesgo y se reduce significativamente el costo para la compañía.

En ese sentido un auditor interno no debería dudar acerca de asumir un perfil activo en los planes y acciones de sus organizaciones ante esta nueva situación generada por la cuarentena, este podría contribuir activamente en la reducción de costos para la compañía.

Richard Chambers, presidente y CEO del Instituto de Auditores Internos Internacional (IIA por sus siglas en inglés) comentaba en su blog la semana pasada que hay ciertas acciones clave que los auditores internos ya deberían comenzar a hacer en relación con el apoyo y soporte a sus organizaciones. Entre ellas, dice Chambers, comprender y evaluar la gama completa de riesgos inmediatos. El Auditor Interno debería colaborar desde ya para poner en marcha acciones para identificar todos los riesgos posibles, evaluar su impacto potencial y pensar detenidamente respuestas a esos riesgos. La auditoría interna apoya objetivamente en evaluar los riesgos y si los responsables de cada unidad de negocio han identificado la gama completa de riesgos, directos e indirectos, y las opciones y acciones para gestionar estos posibles efectos, especialmente si, como vemos, los escenarios más improbables son los que realmente se están materializando, en la medida que la crisis del brote de Covid-19 se extiende.

Controlar la incertidumbre y la vulnerabilidad

Si algo se confirma con el inicio de esta crisis, es que los peligros son menos predecibles que nunca. La exposición, en general y en nuestros días, está creciendo. En particular, la tendencia hacia la existencia de grandes centros urbanos provoca un aumento en este nivel de exposición. La concentración de población está ligada a un mayor potencial impacto. Adicionalmente, está demostrado que el impacto económico es cada vez mayor, dado que el nivel de capital impactado también es muy alto.

Estamos sufriendo y demostrando empíricamente que la vulnerabilidad se está agravando. Y se está confirmando “el efecto cascada” de los eventos de riesgo, desencadenando una inestabilidad grave o el colapso de toda una industria o economía.

Para combatir este nuevo escenario es necesario que al auditor interno también contribuya dentro de su organización a cambiar el enfoque y movernos desde el riesgo hacia la resiliencia. Ir más allá del pensamiento a corto plazo y pensar en términos de sistema de sistemas (SoS por sus siglas en inglés). Es importante que coopere con sus homólogos en otras organizaciones dentro de su país, industria o región, recopile y facilite el intercambio de datos e información sobre todos los riesgos a los que están expuestos e incluso gestione la interacción y cooperación con asociaciones, organismos públicos o privados y/o redes regionales e internacionales que faciliten la colaboración para una gestión eficaz de los riesgos.

Podemos ayudarlos, contáctenos

Fuente: KPMG Tendencias

© 2020 Ostos Velázquez & Asociados, RIF: J-00256910-7. KPMG Escritorio Jurídico, RIF: J-30435724-9. Derechos Reservados. KPMG International Cooperative (“KPMG International”) es una entidad suiza. Las firmas miembro de la red de firmas independientes de KPMG están afiliadas a KPMG International. KPMG International no provee servicios a clientes. Ninguna firma miembro tiene autoridad para obligar o comprometer a KPMG International ni a ninguna otra firma miembro frente a terceros, ni KPMG International tiene autoridad alguna para obligar o comprometer a ninguna firma miembro.