close
Share with your friends

El capital de riesgo sigue siendo resistente. La inversión global alcanzó los US$ 62,9 mil millones en el segundo trimestre del 2020 en compañías respaldadas por capital de riesgo. La región de Latinoamérica mostró un declive.

La inversión en capital de riesgo a nivel global mostró resiliencia en el segundo trimestre del 2020, alcanzando los US$ 62,9 mil millones en 4.502 acuerdos. Esta cifra de inversión es equiparable a la del primer trimestre del año, aunque inferior a la del segundo trimestre del 2019 (de US$ 69,8 mil millones). 

Los inversionistas en capitales de riesgo continuaron colocando dinero, particularmente en compañías de etapa avanzada. Este enfoque, fue una continuación de la tendencia a invertir en “negocios más seguros” registrada en los trimestres anteriores a la COVID-19.  Los 10 mejores acuerdos a nivel mundial representaron más de US$ 9 mil millones en inversión, de los cuales la región de las Américas (básicamente, EE.UU.) se quedó con el 56%. La empresa estadounidense de conducción autónoma Waymo recaudó US$ 3 mil millones, siendo la mayor operación del trimestre, mientras que MGI Tech y Didi Bike, con sede en China, alcanzo los US$ 1.000 millones.

Si bien hasta la fecha el impacto de la pandemia en el mercado de capital de riesgo ha sido limitado, ha acelerado rápidamente las tendencias digitales y aumentado la importancia de los modelos y soluciones comerciales digitales, como las B2B y EdTech. A mediados de año, las soluciones de productividad B2B representaron US$ 14,3 mil millones en inversiones de capital riesgo.

No es sorprendente que ciertos inversores de capital riesgo se estén concentrando en sus carteras existentes”, explicó Conor Moore, colíder de KPMG Private Enterprise Emerging Giants Network de KPMG International. “La pandemia ha obligado a muchas compañías a replantearse sus planes para el año 2020, en tanto que otras de reciente creación, que podrían haber planificado una salida, han retrasado sus planes hasta el año 2021. Esto ha llevado a los inversores en capital de riesgo a reevaluar dónde pueden necesitar invertir en los próximos trimestres, con el objetivo de ayudar a cerrar cualquier brecha en las compañías de su cartera, o si finalmente deciden colocar su capital en compañías que están surgiendo o que están beneficiándose como resultado de la pandemia.

Principales aspectos del segundo trimestre del 2020:

  • La inversión global de capital de riesgo se mantuvo relativamente estable, pasando de US$ 63,8 mil millones en 5.624 acuerdos en el primer trimestre a más de US$ 62,9 mil millones en 4.502 en el segundo trimestre de 2020. Estados Unidos representa más de la mitad de la inversión de capital de riesgo a nivel mundial durante el segundo trimestre de 2020, con una inversión de US$ 34,3 mil millones en 2.197 acuerdos.
  • A nivel regional, las Américas lideraron la inversión en capital de riesgo durante el segundo trimestre del 2020, con US$ 35,6 mil millones en 2.354 acuerdos. Los EE.UU. representan el 97% de esa cifra, mientras que México y Brasil se quedaron con el 0,1% y 0,7% respectivamente.
  • En Latinoamérica y América del Sur, en tanto, la caída de la inversión en capital de riesgo fue sensible durante el segundo trimestre del 2020. Brasil y México aportaron solo US$ 260 millones.
  • Asia le siguió con US$ 16,9 mil millones recaudados en 1.011 acuerdos, mientras que Europa vio US$ 10,1 mil millones en 1.062 acuerdos. 
  • Los 5 acuerdos más grandes de este trimestre se dieron en los Estados Unidos y en China: Waymo, con sede en California (US$ 3 mil millones), MGI Tech de Shenzhen (US$ 1000 millones), DiDi Bike, con sede en Hangzhou (US$ 1000 millones), Stripe, con sede en San Francisco (US$ 850 millones) y Zuoyebang, con sede en Beijing (US$ 750 millones).
  • El financiamiento global de empresas por primera vez se mantuvo débil, con solo US$ 10.2 mil millones invertidos en 2.439 acuerdos en la primera mitad del año, muy por debajo del ritmo del año pasado de US$ 28,2 mil millones en general, en 7.490 financiamientos.
  • La actividad global de recaudación de fondos de capital de riesgo fue fuerte a mediados de año, con más de US$ 60 mil millones ya recaudados en 299 fondos.

El capital de riesgo de las empresas se desacelera a medida que los inversores se concentran en el núcleo de su negocio

El volumen de transacciones de capital de riesgo de las empresas se redujo considerablemente durante el primer semestre del año, cayendo por debajo de 1.000 acuerdos a nivel mundial en el segundo trimestre de 2020.  Debido a la pandemia global de la COVID-19, muchas organizaciones se concentraron en hallar las formas de mejorar su propia posición operativa en lugar de considerar nuevas inversiones.  

Estados Unidos continúa dominando en las Américas, en tanto que las cifras relevadas para Brasil y México muestran el retroceso en Latinoamérica

En general, la inversión en capital de riesgo en las Américas se mantuvo estable en el segundo trimestre del año, alcanzando US$ 35,6 mil millones en más de 2.354 acuerdos. Los 10 acuerdos más grandes en la región se dieron en los EE. UU., incluyendo una inversión de US$ 3 mil millones de Waymo. Las inversiones en los EE. UU. abarcaron numerosos sectores, incluidos la industria automotriz, las fintech, la agricultura, la industria farmacéutica (por el impacto de COVID-19, y la búsqueda de una terapia o vacuna), la biotecnología y el software de aplicación. Si bien muchos inversores en capital de riesgo en los EE. UU. se centraron en gestionar las necesidades de las empresas dentro de sus carteras existentes durante el segundo trimestre del 2020, también mostraron interés en empresas con modelos de negocio altamente relevantes y escalables, para satisfacer las necesidades de los consumidores y las empresas dentro de la “nueva normalidad”, particularmente compañías enfocadas en productividad B2B, ciberseguridad, servicios digitales y comercio electrónico.

Los sectores relacionados a “ciencias de la vida” y “biotecnología” obtuvieron una atención significativa de los inversores en los Estados Unidos durante el segundo trimestre, liderados por la empresa Grail, que recaudó US$ 390 millones, y por el desarrollador de fármacos Erasca, con un acuerdo de US$ 200 millones. Si bien estos sectores ya habían estado en el radar de los inversores de capital de riesgo en los últimos trimestres, la pandemia ha hecho que los inversores concentren su atención en ellos.

Si bien Estados Unidos registró una inversión sólida durante el segundo trimestre, otros países de la región vieron caer tanto el número de acuerdos como el total invertido. De hecho, el mercado de capitales de riesgo en América Latina se vio particularmente afectado por las restricciones generalizadas implementadas en sus países. “A medida que la pandemia se apoderó de los países de la región en el segundo trimestre del 2020, la precaución significativa condujo a una caída en las inversiones en capitales de riesgo. Como aun no puede evaluarse la duración y profundidad del impacto económico de la crisis en la región, y teniendo en cuenta que éste es uno de los principales factores que observan los inversores, tampoco puede estimarse cómo evolucionará la inversión en capitales de riesgo, comentó Ricardo Anhesini, socio líder de de Private Equity de KPMG en América del Sur. “La inversión en capital de riesgo en Brasil cayó drásticamente en el segundo trimestre, impulsada por los desafíos impuestos por la COVID-19. No obstante, el sector de delivery fue una excepción, con la fintech CargoX que recaudó US$ 80 millones. Claramente, el espacio fintech continúa representando una oportunidad en la región, y a pesar de la crisis que estamos viviendo”, completó Ricardo Anhesini.

Un camino incierto por delante

Si bien algunos países y territorios están abriendo sus economías, es probable que durante algún tiempo se sigan presentado desafíos. La crisis y la incertidumbre están llevando a que muchos inversores en capital de riesgo se concentren más en las oportunidades en sus mercados locales, lo que podría tener un impacto negativo en las empresas en etapa de crecimiento en mercados menos maduros que dependen en gran medida de la inversión internacional (por ejemplo, Latinoamérica).

Todavía hay mucha incertidumbre en todo el mundo que se dirige hacia el tercer trimestre de 2020. Si bien la inversión de capital de riesgo se amortiguó un poco en el primer y segundo trimestre de 2020 por el largo tiempo de espera para los acuerdos, el tercer trimestre de 2020 probablemente muestre si la inversión de capital de riesgo resistirá la mayor parte del impacto de la pandemia”, dijo Kevin Smith, colíder KPMG Private Enterprise Emerging Giants Network, KPMG International. “Los próximos trimestres podrían ser un camino difícil para la inversión de capital riesgo, en especial en los países que dependen de inversores internacionales”.

Para mayor detalle, refiérase al informe completo disponible en el siguiente link.

© 2020 KPMG International Cooperative (“KPMG International”), a Swiss entity. Member firms of the KPMG network of independent firms are affiliated with KPMG International. KPMG International provides no client services. No member firm has any authority to obligate or bind KPMG International or any other member firm vis-à-vis third parties, nor does KPMG International have any such authority to obligate or bind any member firm. All rights reserved.

Member firms of the KPMG network of independent firms are affiliated with KPMG International. KPMG International provides no client services. No member firm has any authority to obligate or bind KPMG International or any other member firm vis-à-vis third parties, nor does KPMG International have any such authority to obligate or bind any member firm.