close
Share with your friends

El mundo está despertando a las acciones necesarias para responder a la crisis climática, y el sector de infraestructura tiene un papel fundamental que desempeñar.

A medida que el mundo se prepara para una nueva realidad marcada por el brote del COVID-19, hay una clara necesidad de repensar cómo podemos reconstruir la economía y las sociedades globales para un futuro más resiliente y sostenible.

Ahora más que nunca, se debe ser consciente de nuestro impacto en el planeta y así como nuestra vulnerabilidad a las amenazas globales. La resiliencia, la mitigación, la preparación y el crecimiento sostenible están en la cima de la agenda de las empresas, de las cámaras legislativas y del público en general. Los gobiernos de todo el mundo están recurriendo a la infraestructura como un medio para impulsar el crecimiento económico. La priorización de proyectos de infraestructura verde, los que implican el uso de las finanzas sostenibles y los criterios ESG, pueden colaborar a que el mundo emerja de la crisis de la COVID-19 con mayor resiliencia frente a las amenazas inminentes, incluido el cambio climático.

La sostenibilidad es el futuro del planeta, a nivel global se observan unas mega tendencias que marcan la agenda del empresariado, y sin lugar a dudas una de ellas es el cambio climático y los efectos en el mundo de hoy y las generaciones futuras. El éxito o fracaso de los proyectos de infraestructura a nivel global dependerán del trabajo en conjunto con los factores que rige los parámetros de la sostenibilidad.

Siendo conscientes de este tema, KPMG está colocando en el centro de la agenda de sus equipos globales de Infraestructura y Sostenibilidad este desafío, impulsando su trabajo con todas las organizaciones comprometidas en abordar el cambio climático y construir un futuro sostenible.

De acuerdo con Fernando Faria, Líder de Infraestructura de KPMG Latinoamérica “queremos ser parte de esta transformación, queremos ver un mundo donde los gobiernos, inversionistas así como nuestros clientes toman decisiones basados en los impactos de los proyectos que crean para las comunidades y el impacto ambiental de tales decisiones”. En línea con lo anterior, KPMG ha puesto a disposición del público cuatro temáticas que pueden impulsar a los clientes a lograr una infraestructura sostenible: 

1        Cambio climático y descarbonización: para ayudar a los desarrolladores de infraestructura y propietarios de activos a cuantificar los impactos, riesgos y acciones requeridas para descarbonizar sus negocios.

2        True value: la metodología de KPMG ayuda a los desarrolladores, propietarios y operadores de infraestructura a cuantificar correctamente el valor de sus activos en adición al valor financiero, como así también el impacto de ESG en las partes interesadas, permitiendo estrategias sostenibles.

3        Asesoramiento en ESG: para que los inversores y desarrolladores puedan alcanzar sus objetivos de ESG, realizando evaluaciones, definiendo criterios de selección de activos y respaldando transacciones en todo el ciclo de vida de los activos.

4        Finanzas sostenibles: ayudando a los desarrolladores de infraestructura, propietarios de activos e inversores a participar en programas innovadores de finanzas sostenibles, incluido el diseño, evaluación y ejecución de programas.

Para obtener más información, puede visitar el siguiente link

© 2020 KPMG International Cooperative (“KPMG International”), a Swiss entity. Member firms of the KPMG network of independent firms are affiliated with KPMG International. KPMG International provides no client services. No member firm has any authority to obligate or bind KPMG International or any other member firm vis-à-vis third parties, nor does KPMG International have any such authority to obligate or bind any member firm. All rights reserved.

Member firms of the KPMG network of independent firms are affiliated with KPMG International. KPMG International provides no client services. No member firm has any authority to obligate or bind KPMG International or any other member firm vis-à-vis third parties, nor does KPMG International have any such authority to obligate or bind any member firm.