close
Share with your friends

Con el ánimo de ayudar a quienes están pensando en un posible cambio de la residencia describimos a continuación las nuevas formas de obtener la residencia fiscal en Uruguay, y al mismo tiempo advertimos sobre algunas cuestiones que no deberían perderse de vista al decidir ese cambio

De acuerdo con la ley vigente, las personas físicas obtienen la residencia fiscal en Uruguay cuando se cumplan cualquiera de las siguientes condiciones: i) que el individuo permanezca más de 183 días durante el año civil en territorio uruguayo; ii) que el individuo tenga en Uruguay la base de sus actividades, de sus intereses económicos, o de sus intereses vitales.

Hasta ahora, la reglamentación disponía que, salvo que la persona acredite su residencia fiscal en otro país, la misma tiene sus intereses económicos en Uruguay, y por ende, es residente fiscal en nuestro país, en los siguientes casos:

  1. Cuando invierta en inmuebles en Uruguay por un valor superior a 15.000.000 de Unidades Indexadas -UI- (actualmente US$ 1.600.000, aproximadamente).
  2. Cuando invierta en Uruguay por más de 45.000.000 de UI (actualmente US$ 4.750.000, aproximadamente) en una empresa que tenga proyectos de inversión que hayan sido declarados de interés nacional de acuerdo con la Ley No. 16.906, de 7 de enero de 1998, y su reglamentación.

El Decreto No. 163/020, que entró en vigor el pasado 12 de junio de 2020, agregó dos nuevos casos de inversiones que permiten la obtención de la residencia fiscal en Uruguay, según se indica a continuación.

Inversiones en inmuebles

Una persona física puede obtener la residencia fiscal en nuestro país si, a partir del 1° de julio de 2020, realiza una inversión en inmuebles por un monto superior a 3.500.000 UI (actualmente, US$ 370.000 aproximadamente), monto que es sensiblemente inferior a la suma de US$ 1.600.000 que se indicó en el literal a) anterior.

Además, para que se pueda obtener la residencia fiscal por esta vía, el nuevo decreto exige que la persona física registre presencia efectiva en territorio uruguayo durante al menos 60 días en el año civil.

Inversiones en empresas

A su vez, el nuevo decreto prevé que una persona física pueda obtener la residencia fiscal en Uruguay si, a partir del 1° de julio de 2020, realiza una inversión en empresas por un monto superior a 15.000.000 de UI (actualmente US$ 1.600.000, aproximadamente), monto sensiblemente inferior a la cifra de US$ 4.750.000 que se indicó en el apartado b) precedente.

A tales efectos se computará la inversión acumulada desde la fecha antes indicada hasta la finalización del año civil correspondiente.

Además, para que se pueda obtener la residencia fiscal por esta vía, el nuevo decreto exige que la inversión genere al menos 15 nuevos puestos de trabajo directo a tiempo completo, durante el año civil.

Si existen entidades vinculadas a la empresa en la que se invierte, esos 15 nuevos puestos de trabajo no pueden derivar de una disminución de tales puestos en las entidades vinculadas.

Pérdida de la residencia fiscal en el exterior

Un punto que interesa aclarar es que la obtención de la residencia fiscal en Uruguay no necesariamente implica que el individuo pierda la residencia fiscal en su país de origen, lo que depende de la legislación de dicho país.

Así por ejemplo, para perder la residencia fiscal en Argentina, la legislación de ese país requiere que la persona obtenga la residencia civil permanente en otro país.

Por lo tanto, en el caso de un residente argentino que esté pensando en realizar una inversión en inmuebles o en empresas en Uruguay para obtener la residencia fiscal en nuestro país con la idea de perderla en el país de su actual residencia, es importante que sepa que para que esto último ocurra es necesario que obtenga la residencia civil permanente en Uruguay, lo que en el caso de ciudadanos de países del MERCOSUR implica la realización de un trámite administrativo relativamente sencillo, y que obviamente la persona pase a tener su domicilio real en el territorio de Uruguay.

De lo contrario, se produciría un problema de doble residencia fiscal que puede acarrear inconvenientes.

Nuestro equipo profesional queda a disposición para aclarar dudas y para ayudarlo en las cuestiones vinculadas al cambio de residencia fiscal.

montevideo

Contactos