close
Share with your friends

Destino del Fondo

El “Fondo Solidario COVID-19” estará destinado a atender en forma exclusiva las erogaciones provenientes de: 1) Toda actividad estatal destinada a la protección de la población frente a la emergencia sanitaria nacional; 2) Las erogaciones que deba atender el Ministerio de Salud Pública y demás prestadores públicos de la salud de manera directa o mediante ayudas y transferencias a los prestadores privados; 3) Las actividades de prevención, mitigación, atención y rehabilitación a cargo del Sistema Nacional de Emergencias, en el marco del estado de emergencia sanitaria declarado por el Poder Ejecutivo; 4) El pago de las prestaciones del Seguro por Enfermedad y del Seguro por Desempleo brindados por el Banco de Previsión Social, a causa de la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19 desde el 13 de marzo de 2020; 5) La caída en la recaudación del Banco de Previsión Social derivada de la reducción de actividad económica.

La titularidad de dicho Fondo, así como su administración se prevé que estará a cargo del Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Economía y Finanzas. Entre los diferentes elementos que integrarán el fondo, se encuentra el producido total de un impuesto creado especialmente al efecto.

Impuesto Emergencia Sanitaria COVID-19

Se crea un impuesto, de carácter mensual, denominado “Impuesto Emergencia Sanitaria COVID-19”

Dicho impuesto gravará, en su totalidad, las remuneraciones y prestaciones nominales, en efectivo o en especie, derivadas de servicios personales prestados al Estado, Gobiernos Departamentales, Entes Autónomos y Servicios Descentralizados, personas de derecho público no estatal y entidades de propiedad estatal en las que el Estado o cualquier entidad pública posea participación mayoritaria, cualquiera sea la naturaleza jurídica de la relación de dependencia. El tributo se aplica de acuerdo a la siguiente escala, de forma que toda la retribución que caiga en una escala queda sujeta a la tasa dispuesta:

Escala en pesos uruguayos Más de Hasta Tasa
    120.000 0%
1 120.001 130.000 5%
2 130.001 150.000 10%
3 150.001 180.000 15%
4 180.001   20%


Queda excluido del gravamen el sueldo anual complementario (aguinaldo) y, de corresponder, el salario vacacional.

Por otra parte, el impuesto a liquidar no podrá determinar que la retribución líquida una vez deducido el propio impuesto, así como las CESS, IRPF, FRL y aporte al seguro de salud del contribuyente sea inferior a la mayor de las siguientes cifras: a) $80.000 y b) el líquido que corresponda a la retribución máxima de la escala anterior.

El nuevo tributo no será deducible para liquidar el IRPF.

Se prevé que serán contribuyentes las siguientes personas físicas que obtengan ingresos gravados:

  • Los funcionarios de la Administración Central, Poder Legislativo, Poder Judicial, organismos comprendidos en los artículos 220 y 221 de la Constitución de la República y de los Gobiernos Departamentales;
  • Quienes presten servicios personales en las personas de derecho público no estatal y las entidades de propiedad estatal en las que el Estado o cualquier entidad pública posea participación mayoritaria, cualquiera sea su naturaleza jurídica, la naturaleza de su vínculo y su financiamiento;
  • Quienes mantengan contratos de servicios personales con el Estado, incluyendo los contratos de arrendamiento de obra y de servicios, motivados por vínculos temporales que no revistan la condición de funcionarios públicos, excluido el Impuesto al Valor Agregado, cualquiera sea su fuente de financiamiento;
  • El Presidente y Vicepresidente de la República, Legisladores, Ministros y Subsecretarios de Estado, Intendentes y demás funcionarios políticos y de particular confianza, así como también los beneficiarios de subsidios otorgados por la desvinculación de cargos políticos o de particular confianza;
  • Los funcionarios públicos que desempeñan tareas en el exterior de la República, o representan al país en las Comisiones Binacionales.

En los dos últimos casos la tasa aplicable es el 20%.

Expresamente se establece que queda exceptuado del presente impuesto el personal de la salud que participa directa o indirectamente en el proceso asistencial (trabajadores médicos y no médicos) que a raíz de las tareas que desempeña está expuesto al contagio del SARS-CoV2 que provoca la enfermedad COVID-19, de acuerdo a las condiciones que prevea la reglamentación.

Impuesto adicional al IASS

A su vez, se prevé la creación de un adicional al Impuesto a la Asistencia a la Seguridad Social (IASS), que gravará los ingresos correspondientes a las jubilaciones, pensiones, retiros militares y policiales, y prestaciones de pasividad similares, servidos por instituciones públicas, paraestatales y privadas, de acuerdo a la siguiente escala:

Escala  Más de Hasta Tasa
    120.000 0%
1 120.001 130.000 5%
2 130.001 150.000 10%
3 150.001 180.000 15%
4 180.001   20%

 

En este caso, el adicional no podrá determinar que el líquido del contribuyente, considerando el IASS, la contribución al seguro de salud y el propio adicional, sea inferior a la mayor cifra entre: a) $100.000; b) el líquido de la prestación máxima de la escala anterior.

Se prevé que el producido del impuesto adicional será destinado íntegramente al Banco de Previsión Social.

Los tributos establecidos se aplicarán a los ingresos devengados correspondientes a los meses de abril y mayo de 2020, aunque se faculta al Poder Ejecutivo a prorrogar su aplicación hasta por un período máximo de dos meses, dando cuenta a la Asamblea General.

Artículo publicado en Monitor Semanal N° 873