La evolución del CEO - KPMG | UY
close
Share with your friends

La contribución que se espera que los CEO hagan al crecimiento y desarrollo de sus compañías está cambiando. Los líderes deben ser ágiles: ajustar sus acciones para responder rápidamente a las necesidades cambiantes de los clientes, cambiar las innovaciones tecnológicas y el ritmo de cambio de las empresas competidoras. También deben mantenerse abiertos a nuevas ideas, para que puedan desafiar la gestión arraigada y el pensamiento organizativo.

Para impulsar la innovación y el cambio, los CEO deben estar preparados para llevar a sus organizaciones en direcciones totalmente nuevas. Esto requerirá una mentalidad de liderazgo donde los CEO estén preparados para cuestionar suposiciones y creencias de larga data: desafiar el statu quo si esto está frenando el progreso. Esta investigación sugiere tres cualidades que serán fundamentales para generar nuevas ideas e impulsar cambios radicales: Primero, mantener conexiones cercanas con los clientes; por ejemplo, los CEO reconocen que los clientes quieren saber dónde se ubican los líderes en temas sociales. Alrededor del 71% dijo que ellos creen que es su responsabilidad personal garantizar que las políticas ambientales, sociales y de gobierno de la organización reflejen los valores de sus clientes. Y el 55%sostuvo que sus organizaciones deben mirar más allá del crecimiento puramente financiero si queremos lograr un éxito sostenible a largo plazo.

En segundo lugar, equilibrar la información basada en los datos con la intuición y la experiencia para anticipar las necesidades de los clientes. El 71% (fue el 67% en 2018) de los CEO dicen que han ignorado las ideas basadas en datos porque eran contrarias a su propia experiencia o intuición. Para obtener valor de los análisis cada vez más sofisticados, los CEO deben asegurarse de que pueden confiar en los hallazgos que se les presentan, especialmente si esa percepción no ha sido producida por un humano, sino por un algoritmo.

En tercer lugar, necesitan crear un entorno en el que la voluntad de cambiar se reconozca como una fortaleza, no como una debilidad.  Muchos CEO han desarrollado la capacidad de recuperación emocional para superar un fracaso. Cerca de las tres cuartas partes, el 74%, dijo que habían dado un mal paso al principio de su carrera, como lanzar una empresa que finalmente no tuvo éxito, pero que pudieron aprender de sus experiencias.