Hay que ser más veloces - KPMG | UY
close
Share with your friends

Por otra parte, las organizaciones grandes y establecidas, que están diseñadas para aprovechar las ventajas de su escala, están descubriendo que los jugadores más pequeños y más ágiles tienen una ventaja competitiva. Como ha ocurrido en los servicios financieros, los disruptores están apuntando a elementos clave de la cadena de valor, como los movimientos de FinTech en la industria de pagos. Al mismo tiempo, las necesidades de los clientes están cambiando rápidamente y las tecnologías avanzadas continúan evolucionando. Para responder, las empresas necesitan cambiar fundamentalmente su funcionamiento. Esto significa estar más centrado en el cliente, aumentar la velocidad de la innovación y colaborar más allá de los límites de la organización.

Los CEO reconocen el peligro de ser demasiado lentos y engorrosos en una era de rápidos cambios. Más de dos tercios (67%) creen que actuar con agilidad es la nueva moneda de los negocios y que, si son demasiado lentos, serán irrelevantes. Esto representa un aumento de 8 puntos porcentuales desde el año pasado y señala su necesidad de un cambio de mentalidad.

Implementar enfoques ágiles a nivel de proyecto individual es relativamente sencillo, pero las iniciativas únicas no tendrán un impacto en toda la empresa; esto requiere un replanteamiento más fundamental del modelo operativo de la compañía. Al combinar tecnologías avanzadas, como la nube, con el rediseño operativo, los CEO pueden crear empresas conectadas y centradas en el cliente.