Con creciente ansiedad - KPMG | UY
close
Share with your friends

Según el CEO Global Outlook, los ejecutivos consultados este año son optimistas sobre el futuro y las perspectivas de crecimiento de su propia organización, aunque es latente también una creciente ansiedad entre los líderes ejecutivos por las denominadas “amenazas existenciales”, que van desde la volatilidad geopolítica hasta la seguridad cibernética.

En efecto, esta creciente ansiedad se ha convertido en una preocupación importante debido a la incertidumbre y la volatilidad del entorno empresarial actual. Ante ello, los CEO están cada vez más enfocados en desarrollar la capacidad de recuperación organizativa necesaria para dominar las interrupciones y mantener el impulso del crecimiento.

Una de las conclusiones que se desprende del conjunto de respuestas obtenidas en el relevamiento, es que los CEO están escribiendo un nuevo capítulo en resiliencia organizacional, enfocado en la agilidad y el crecimiento en lugar de “cerrar las escotillas” y ponerse a resguardo de los riesgos.

Esta resistencia dinámica es necesaria para dominar los desafíos significativos que enfrentan.

Primero, los CEO enfrentan una gama de riesgos de gran impacto: el cambio climático, la tecnología disruptiva y el nacionalismo económico.

En segundo lugar, de los resultados de la encuesta surge que, aunque tienen mucha confianza en relación con sus propios negocios, la confianza en la economía global es notablemente más débil. En efecto, mientras que el 94% confía en las perspectivas de crecimiento de su propio negocio, solo el 62% siente lo mismo sobre la economía global.

En tercer lugar, los modelos de negocios que han predominado durante décadas están ahora bajo una amenaza cada vez mayor como resultado de la interrupción digital, y los ejecutivos deben interrumpir los modelos de negocio tradicional arraigados en sus organizaciones, impulsando nuevas fuentes de ingresos digitales.

Ante la necesidad de comprender y hacer frente a una serie de riesgos cada vez más impredecibles y que cambian rápidamente, los directores ejecutivos deben comprender cómo se conectan los riesgos y garantizar que los equipos bajo su liderazgo estén comprometidos.