close
Share with your friends

El rol de las empresas principales, frente a sus contratistas, en materia de Seguridad y Salud en el Trabajo

El rol de las empresas en materia de Seguridad y Salud

Nuestro Director de Tax&Legal, Duilio Nicolini, analiza el rol de las empresas principales, en materia de Seguridad y Salud en el Trabajo.

PE-DNB

Director del Área Laboral & Migratorio

KPMG in Peru

Contacto

Contenido relacionado

Una de las consecuencias de la actual coyuntura del COVID-19 es, sin duda, el ubicar a la salud del personal como uno de los principales objetivos y activos de todo empleador, sin perjuicio del sector o de la actividad que éste desarrolle. Lo anterior, no solo bajo la perspectiva del cumplimiento de obligaciones legales, sino también por la afectación al negocio o a la continuidad de las operaciones que podría ocasionar la propagación y/o el aumento de casos de contagio dentro del universo de trabajadores de una empresa. 

En consecuencia, salvaguardar la seguridad y salud de los trabajadores ya no es solo una responsabilidad que deriva de una imposición legal, por el contrario, en estos tiempos resulta ser una verdadera necesidad para garantizar la continuidad misma de las actividades y operaciones de la empresa.  

En ese contexto, es necesario advertir que las obligaciones reguladas por la Ley N° 29783, Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo y su Reglamento, aprobado por Decreto Supremo N° 005-2012-TR, no se limitan a proteger exclusivamente las relaciones que el empleador entabla con sus trabajadores. Lo cierto es que, nuestro ordenamiento establece obligaciones concretas en el marco de las relaciones que las empresas principales entablen con contratistas o terceros que le destaquen o desplazen personal a sus instalaciones.

Al respecto, debe tenerse presente que, uno de los principios contenidos y en los que se fundamenta la Ley N° 29783, es el Principio de Prevención. Del referido principio se desprende que el empleador (entiéndase empresa principal, cuando corresponda) es quien debe garantizar el establecimiento de los medios y condiciones que protejan la vida, la salud y el bienestar de los trabajadores y de aquellos que, no teniendo vínculo laboral, prestan servicios o se encuentran dentro del ámbito del centro de labores.

Sobre el particular, el artículo 68° de la Ley N° 29783 regula cuatro obligaciones concretas que, en materia de seguridad y salud en el trabajo, toda empresa principal debe observar y garantizar respecto al personal de sus contratistas. Estas son:

(a) El diseño, la implementación y evaluación de un sistema de gestión en seguridad y salud en el trabajo para todos los trabajadores, personas que prestan servicios, personal bajo modalidades formativas laborales, visitantes y usuarios que se encuentren en un mismo centro de labores.

(b)  El deber de prevención en seguridad y salud de los trabajadores de todo el personal que se encuentra en sus instalaciones.

(c)  La verificación de la contratación de los seguros exigibles a favor de los trabajadores de los contratistas.

(d)  La vigilancia del cumplimiento de la normativa en materia de seguridad y salud en el trabajo por parte de sus contratistas.

Cabe indicar que cuando nos referimos a empresas contratistas estamos incluyendo tanto a empresas tercerizadoras, como aquellas entidades que prestan servicios de intermediación laboral, así como subcontratistas o cualquier otra empresa o entidad que desplace personal a las instalaciones de la empresa principal.

Así pues, del mencionado listado de obligaciones se desprende que toda empresa principal debe garantizar que los trabajadores de sus contratistas cuenten con una protección en materia de seguridad y salud en el trabajo del mismo estándar con el que cuentan sus propios trabajadores.

En consecuencia, las empresas principales están en la obligación de controlar y supervisar que los empleadores que desplazan o destacan personal a sus instalaciones, cumplan con las siguientes obligaciones mínimas, toda vez que, en caso de incumplimiento resultarán ser responsables solidarias frente a los daños e indemnizaciones que pudieran generarse:

  • Haber organizado e implementado su Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo: Las empresas contratistas deberán implementar su respectivo Sistema de Gestión, el mismo que se encontrará constituido por el conjunto de elementos que tengan por objeto establecer una política de seguridad y salud en el trabajo, definiendo sus objetivos, mecanismos y acciones necesarias para alcanzar dichos objetivos.

En el marco del Sistema de Gestión, en líneas generales, cada empresa contratista debería:

- Contar con una Política de Seguridad y Salud en el Trabajo.

-  Contar con una Matriz de Identificación de Peligros y Evaluación de Riesgos, así como con un Mapa de Riesgos, en donde se identifique y localicen los riesgos y se detallen las acciones de promoción y protección de la salud de los trabajadores.

-  Contar con un Programa Anual de Seguridad y Salud en el Trabajo, en donde se detalle el conjunto de actividades de prevención a ser ejecutados a lo largo del año.

-  Implementar, actualizar y mantener a disposición de sus trabajadores, organizaciones sindicales y de la autoridad, los Registros Internos del Sistema de Gestión.

-  Haber constituido el Comité de Seguridad y Salud en el Trabajo o designado al Supervisor de Seguridad y Salud en el Trabajo, según corresponda.

-  Contar, cuando corresponda, de acuerdo con el número de trabajadores de la empresa contratista, con un Reglamento Interno de Seguridad y Salud en el Trabajo.

  • Brindar capacitación a sus trabajadores de acuerdo con la naturaleza de sus funciones, al inicio y durante la relación laboral.
  • Realizar auditorías externas periódicas: Las empresas contratistas deberán realizar auditorías periódicas, encargadas a auditores independientes, a fin de comprobar si su Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo ha sido correctamente aplicado y si éste resulta adecuado y eficaz para la prevención de riesgos.
  • Realizar exámenes médicos al personal en las oportunidades que les resulten aplicables.
  • Proporcionar a su personal los equipos de protección personal necesarios: Las empresas contratistas deberán proporcionar a sus trabajadores los equipos de protección personal requeridos, de acuerdo con el tipo de trabajo y la naturaleza de los riesgos presentes en el desempeño de sus funciones. Asimismo, deberán verificar el uso efectivo de los mismos.
  • Contratar a favor de su personal (durante la ejecución del servicio) los seguros exigidos legalmente: Las empresas contratistas deberán contratar los seguros exigidos legalmente de acuerdo con la naturaleza de los servicios que su personal desempeñe.

En tal sentido, el personal de las empresas contratistas deberá estar cubierto, según los servicios que desarrollen, con el Seguro Social de Salud (ESSALUD), la póliza de seguro de vida ley y el Seguro Complementario de Trabajo de Riesgo (SCTR), cuando corresponda.

En conclusión, es necesario que las empresas en general adviertan la importancia y transcendencia del rol de supervisión y vigilancia que la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo les impone respecto a sus contratistas y/o terceros, de forma tal que puedan adoptar las medidas de control y seguimiento que resulten necesarias para reducir la exposición a los riesgos y responsabilidades (i.e. civil, administrativa e inclusive penal) que podrían derivar como consecuencia de los daños a la vida y a la salud que presentan un accidente de trabajo o el detectarse una enfermedad ocupacional.

© 2020 Caipo y Asociados S. Civil de R. L. y KPMG Asesores S. Civil de R. L., sociedades civiles  de responsabilidad limitada peruana y firmas miembro de la organización global KPMG de firmas miembro independientes afiliadas a KPMG International Limited, una compañía privada inglesa limitada por garantía. Todos los derechos reservados.


Para obtener más detalles sobre la estructura de la organización global KPMG, visite https://home.kpmg/governance.

Contáctenos

 

¿Desea hacer negocios con KPMG?

 

loading image Solicitud de propuesta de servicios