close
Share with your friends
empresas-familiares

5 preguntas que las empresas familiares.

Cinco preguntas relevantes para las empresas familiares

A partir de la inesperada llegada de la pandemia de COVID-19, muchas empresas familiares se encuentran en modo de supervivencia, mientras que otras pueden haber comenzado ya a mirar hacia el futuro, reevaluando sus sus modelos operativos.

La tendencia en las empresas familiares a mantenerse unidos como equipo en tiempos de crisis las mantiene en una buena posición para resistir el temporal inicial, pero a medida que el mundo se adapte a su nueva normalidad se abrirán oportunidades para que las empresas familiares continúen prosperando en un mundo posterior a COVID-19. Pero, ¿Por dónde empezar? Aquí planteamos cinco preguntas a tener en cuenta al examinar la estrategia a largo plazo de un negocio familiar.

 

1. ¿Cómo será mi mercado en un mundo posterior a COVID-19 y qué cambios llegaron para quedarse?

El contexto más amplio en el que opera su negocio podría haberse tornado irreconocible: sus competidores pueden haber dejado de operar o haberse movido hacia nuevas áreas de negocios y, al mismo tiempo, es probable que cambie el comportamiento del consumidor.

Como resultado, es posible que deba invertir en una renovación de su oferta de productos o servicios, o deba invertir en marketing, o incluso considerar adquisiciones de negocios complementarios para reforzar su oferta. En el otro lado de la misma moneda, reevalúe su propio negocio en su totalidad. ¿Hay partes de lo que hace u ofrece su negocio a los clientes que comienzan a parecer menos esenciales? Y si es así, ¿con qué rapidez se pueden remodelar para servir a un mejor propósito?

Con el mismo ojo puesto en el futuro, es importante mirar no solo lo que hace su negocio, sino también cómo se maneja. La planificación de la sucesión es un tema prioritario para las empresas familiares en cualquier momento, pero especialmente en tiempos de crisis e incertidumbre. El impacto de COVID-19 ha hecho que muchas empresas familiares piensen más en la planificación de la sucesión y, en particular, en los diferentes roles que la próxima generación podría desempeñar para ayudar a dar forma al negocio para el futuro. Este período de cambio puede ser la oportunidad ideal para aportar perspectivas nuevas y frescas en cada área de su negocio, así como para fortalecer las relaciones internas fomentando la conversación y la participación de todos los miembros de la familia.

2. ¿Cómo lucirán mis Estados Financieros y mi estructura de financiamiento y cómo podría ser necesario reformularlos?

La gran cantidad de medidas gubernamentales que han dado los gobiernos para las empresas representa el mayor programa de apoyo del que tengamos memoria y, sin duda, habrá sido crucial para la supervivencia de muchos en el corto plazo. Pero es importante pensar en los impactos a largo plazo de estas medidas, en particular, qué cambios se necesitará hacer en los cronogramas de pago de préstamos, nóminas, contratos de proveedores y más para asegurarse de que su flujo de caja sea adecuado en los próximos meses? Las postergaciones de cuotas de créditos u otros pagos no son permanentes y, si no se planifican adecuadamente, pueden causar más dolores de cabeza en el futuro.

Otra consideración a evaluar es cómo el comportamiento de sus proveedores de financiamiento, inversionistas u otros interesados ​​ha fortalecido, o debilitado, su relación con ellos. Nuestras alianzas son tan fuertes como su desempeño en tiempos de crisis, y es posible que sea hora de reconsiderar algunas de sus relaciones de negocios para garantizar que obtenga el apoyo en el que puede confiar en el futuro. Una vez más, la comunicación abierta es primordial.

Del mismo modo, la situación actual ha hecho que muchas familias consideren cuán robusto es su gobierno familiar para gestionar los riesgos y tomar decisiones de inversión sobre la riqueza de la familia. Quizás ahora es el momento de crear o actualizar, una constitución familiar o estructurar un consejo familiar para proteger mejor la riqueza familiar y (re) diseñar esos mecanismos de contingencia que ayudarán tanto en el presente como en el futuro.

3. ¿Qué riesgos se han puesto de manifiesto en esta crisis y cómo puedo abordarlos?

Una cosa es segura, las últimas semanas han puesto a prueba a las empresas hasta sus límites, exponiendo sus fortalezas y debilidades como nunca antes. Es imperativo que las empresas consideren una imagen más amplia de cómo se pueden abordar las debilidades, en particular. Por ejemplo, ¿su empresa depende demasiado de individuos particulares? ¿Está sobreexpuesto a geografías particulares o vulnerable a puntos débiles en su cadena de suministro? ¿Su estructura de gobierno se enfrentó a un escrutinio intenso?

Finalmente, recuerde pensar tanto en lo grande como en lo pequeño, hable con su personal para conocer los dolores de cabeza que esto les ha causado y comience a pensar en soluciones a largo plazo desde todas las perspectivas. Si bien superar la crisis actual podría ser la victoria más evidente el día de hoy, preparar a su negocio para el futuro es sin lugar a dudas el premio mayor.

4. ¿Qué he aprendido sobre la cultura de mi negocio: lo bueno, lo malo y lo feo?

Muchas empresas familiares se basan en un propósito compartido que a su vez impulsa los valores de su empresa. En tiempos de crisis y cambio, esto a menudo se pone a prueba.

¿Se alineó su organización con un propósito compartido? y ¿Cómo estos principios influyeron en la toma de decisiones clave a través de toda la organización? Las familias deben reflexionar sobre si es necesario repensar sus objetivos y su visión, o si todavía están alineados y realmente vigentes en todos los niveles del negocio.

Un desafío importante que enfrentan las empresas será mantener al personal comprometido y motivado, aunque en muchos casos estén operando a distancia. Las iniciativas y programas dirigidos a la motivación de la gente podrían haber estado basados principal o completamente en la interacción en persona y ahora se podría requerir un cambio de imagen completo. Y aunque muchas de las decisiones operativas, que se toman a nivel directivo o superior pueden ser críticas para el negocio, es vital asegurarse de que los empleados estén informados a diario y que tanto la actividad principal, como las iniciativas de salud y seguridad y los programas de capacitación seguirán siendo relevantes y serán sostenidos en cuanto sea posible. Después de todo, son los trabajadores los que hacen el negocio, por lo que su bienestar es realmente importante.

5. ¿En qué consiste el plan de acción para posicionar el negocio en una nueva realidad?

Por último, pero no menos importante, es necesario invertir tiempo para convertir todas estas reflexiones y conversaciones en acciones concretas, preparando a la familia y al negocio para la nueva normalidad.

Tampoco tiene que ser un viaje en el que te embarques solo. Con la orientación y el apoyo adecuados, es posible salir del otro lado más fuerte y mejor preparado para enfrentar el mundo post COVID-19. Usa el presente sabiamente para permitirte un futuro mejor.

En KPMG Private Enterprise, comprendemos las posibles consecuencias de la situación de actual para las empresas familiares. Le recomiendo que siga nuestra serie regular de publicaciones en el blog para mantenerse informado sobre cómo COVID-19 puede afectar su estrategia y operaciones comerciales y para comunicarse con los asesores de KPMG Private Enterprise Family Business en su país o territorio para obtener orientación.