close
Share with your friends

Con el fin de facilitar la formalización de empresas a emprendedores mediante un sistema simplificado de registro, el Gobierno Nacional de Panamá mediante la Ley No. 186 de 2 de diciembre de 2020, creó un vehículo jurídico denominado “Sociedades de Emprendimiento”. Con la creación de este nuevo vehículo jurídico se abre un compás de oportunidades para aquellas personas que estén en la búsqueda de crear negocios a través del emprendimiento. A continuación, procedemos a destacar los puntos más importantes de la ley.

¿Qué son las Sociedades de Emprendimiento?

La ley define las Sociedades de Emprendimiento como “Sociedades comercialmente operativas de finalidad económica social dirigidas a la creación de procesos, productos o servicios innovadores, o que representan creaciones de valor o beneficio social”.

En otras palabras, este tipo de estructuras corporativas están destinadas a aquellas personas que buscan emprender, de manera que puedan identificar y crear nuevas oportunidades de negocios sin tener que incurrir en trámites legales complejos. De la misma manera, estarían sujetas a tasas impositivas más beneficiosas a las que estarían sujetas utilizando otro tipo de estructuras corporativas como pueden ser las sociedades anónimas.

¿Quiénes pueden constituir una Sociedad de Emprendimiento?

Para poder constituir una Sociedad de Emprendimiento se requiere de dos (2) a cinco (5) personas naturales, de cualquier nacionalidad, domiciliadas en la República de Panamá. La ley prohíbe taxativamente que una persona natural forme parte de otra sociedad de emprendimiento existente. No obstante, los miembros de la Sociedad de Emprendimiento sí tienen la posibilidad de pertenecer a cualquier otro tipo de persona jurídica.

¿Qué diferencias tienen las Sociedades de Emprendimiento con una Sociedad Anónima?

  • Las Sociedades de Emprendimiento no requieren la denominación de un Agente Residente, tal y como lo requiere una Sociedad Anónima;
  • Existe un límite de ingreso bruto máximo para las Sociedades de Emprendimiento, el cual es un millón de balboas (B/.1,000,000), mientras que las Sociedades Anónimas no tienen un límite de ingresos. En caso de que una Sociedad de Emprendimiento obtenga ingresos mayores al millón de balboas, tendrá la obligación de formalizar su transformación a otro tipo de persona jurídica en un plazo no mayor de seis (6) meses;
  • Los socios de la Sociedad de Emprendimiento únicamente pueden ser personas naturales, mientras que de las Sociedades de Responsabilidad Limitada o Sociedad Anónima pueden ser personas jurídicas;
  • Se exonera del pago de la tasa única anual a las Sociedades de Emprendimiento por un lapso de dos años, mientras que las Sociedades Anónimas se encuentran sujetas a un pago anual de trescientos balboas (B/.300).

¿Qué obligaciones tienen las Sociedades de Emprendimiento?

  • Las sociedades de emprendimiento deben contar con un Registro de Participaciones, de Actas y de Administradores, ya sea de manera física, o digital;
  • Deben emitir una factura electrónica por todas las prestaciones de servicios o ventas de bienes que realicen;
  • Deben llevar de manera digital el control de todos los ingresos y egresos de la sociedad, y en base a ellos elaborar los Estados Financieros de la entidad, los cuales una  vez al año deben presentarse a la Ventanilla Virtual de Emprendimiento de la AMPYME.

Pagos en la contratación con Sociedades de Emprendimiento

En caso de que una sociedad de emprendimiento sea contratada para la prestación de un servicio o la venta de un bien ya sea al Estado, o a una empresa privada, estas últimas tendrán la obligación de realizar el pago correspondiente en un término no mayor de treinta (30) días calendario desde la presentación de la factura. De haber un retraso en el pago, se incurrirá en un interés mensual del uno por ciento (1%) sobre el monto de la factura.

Beneficios Fiscales

  • Exoneración del Impuesto Sobre la Renta durante los primeros dos (2) años de funcionamiento, computándose el término desde la fecha de inscripción en el Registro Público de Panamá;
  • Se exonera a las Sociedades de Emprendimiento del uso de Impresoras Fiscales, no siendo de aplicación las disposiciones de la Ley 72 de 2011;
  • El Consejo de Gabinete podrá establecer rebajas de hasta un cincuenta por ciento (50%) de los Aranceles de Importación de los insumos y materias primas para la creación de productos, servicios, o procesos innovadores;
  • Se considerará como gasto deducible las donaciones que realicen las personas naturales o jurídicas a Sociedades de Emprendimiento, hasta un monto máximo de diez mil balboas (B/.10,000) por año fiscal. Este beneficio no es aplicable en el caso que la persona que realice la donación forme parte de la Sociedad de Emprendimiento.

Es importante recalcar que estos beneficios fiscales tienen una duración máxima de dos (2) años a partir de su inscripción en el Registro Público. Una vez transcurrido los dos años, la sociedad quedará sujeta al pago de la tasa única anual, el pago del Impuesto sobre la Renta, y al uso de impresoras fiscales.

Entrada en vigor

Esta ley entrará en vigor al año de su promulgación en Gaceta Oficial, es decir, el 2 de diciembre de 2021.

Contactos locales

Contáctenos