close
Share with your friends

La pandemia por COVID-19 ha permitido que los líderes regionales hagan una pausa y comiencen a gestionar nuevas estrategias que den estabilidad a sus negocios, anticipándose a cualquier reto futuro. Si bien, año con año, los directores generales (CEOs, por sus siglas en inglés), contrastan diferentes prioridades y estrategias para atender los desafíos del futuro, esta nueva crisis sanitaria y humanitaria ha puesto en evidencia que uno de los pilares principales para construir la resiliencia en los negocios es el talento.

Descargue el documento 2020 Global CEO Outlook. Edición especial COVID-19 - México y Centroamérica

2020 Global CEO Outlook. Redefinir el liderazgo. Edición especial COVID-19
Este estudio global a más de 1300 CEOs en el mundo muestra que, a pesar de su incertidumbre en la economía global, se muestran confiados en el crecimiento de su propia empresa. Su cambio de prioridades a raíz de la pandemia indica que las empresas han aumentado la velocidad de su transformación digital y han puesto mayor énfasis en la responsabilidad social, utilizando nuevas formas de trabajo para atender problemas inéditos. Con una fuerte empatía hacia la gente y su comunidad, los CEOs seguirán buscando la mejor manera de optimizar la experiencia del cliente y el compromiso del talento, enfatizando el propósito de la organización y su contribución a la sociedad.

En su mayoría, los líderes que han vivido personalmente el impacto de la pandemia han tratado de incorporar nuevas medidas a su respuesta estratégica, reposicionándose como figuras más humanitarias y generando empatía por parte de su gente.

Prosperidad y resiliencia operativa

La disrupción que ha causado la pandemia ha obligado a los negocios a innovar y reinventarse, al punto de haber logrado avances en cuestión de meses. Sin embargo, es imperativo que reenfoquen sus estrategias hacia una adopción más acelerada de la transformación digital para continuar siendo competitivos.

En México y Centroamérica, la confianza de los CEOs en la economía global de cara a los próximos tres años ha disminuido. En contraste, los directores generales mantienen la confianza en su empresa, y consideran que su campo de acción y control está eminentemente en la organización que encabezan.

Si bien los desafíos para los CEOs en la región no han tenido una gran variación con respecto a inicios de 2020, y el cambio climático y otros riesgos, como los regulatorios, han tomado una mayor importancia, aquellos relacionados con ciberseguridad y tecnologías emergentes, continúan encabezando la lista.

El impacto de la pandemia en los negocios y el empuje hacia la digitalización ha sido tal que muchos negocios no pudieron sostener el servicio personalizado, por lo que tuvieron que migrar a plataformas digitales que, de forma positiva, favorecen la continuidad del negocio y ofrecen nuevas oportunidades de acceso al mercado, aunque también generen retos operativos que requieren inversiones en talento y tecnología especializados.

Las empresas en la región han tenido avances significativos en la digitalización de operaciones, equivalentes a varios años por delante de lo que esperaban. Por ello, es importante que los líderes consoliden una estrategia integral de transformación digital de sus negocios con la capacitación del talento que implementará dichas mejoras.

Factores ASG

Los directores generales son muy conscientes de que los factores ASG (ambientales, sociales y de gobierno corporativo) serán los ejes rectores del crecimiento de sus empresas en el corto plazo, y la pandemia solo ha acentuado la importancia en su agenda.

La gran mayoría de los CEOs en Centroamérica (90%) consideran que la atención de los riesgos relacionados con el cambio climático son un factor clave para mantener su puesto en los siguientes cinco años.

La calibración del propósito definirá este momento como crucial para la actual generación de líderes, en una etapa de nueva realidad, en la cual las prioridades se estarán reacomodando de acuerdo con los riesgos emergentes. En este contexto, las organizaciones resilientes serán aquellas que ejecuten estrategias auténticas, sostenibles y que generen valor a largo plazo.

Sobre el Autor

Contáctenos