Por: José Ruiz, Socio de Asesoría en Cadena de Suministro y Operaciones, y Víctor Galván, Gerente Sr. de Asesoría en Cadena de Suministro y Operaciones de KPMG en México

Debido a las condiciones actuales de los mercados y el repunte de operaciones, el sector de manufactura se sigue preparando para regresar de manera gradual de cara a la recuperación de baja de productividad debida a la pandemia.

En México, las empresas están en una constante exploración de opciones para acelerar la recuperación de operaciones de la planta productiva sin dejar de lado la opción de optimizar procesos, incorporando cada vez más la tecnología y las soluciones digitales, que ayudan a generar resultados mientras se modernizan los procedimientos de cara a la Cuarta Revolución Industrial o Industria 4.0.

En este sentido, es posible implementar eficientemente los beneficios de metodologías y herramientas digitales, llevando a cabo un diagnóstico de los procesos y diseñando un plan de aplicación apropiado para cada caso de manera que se logren beneficios a corto plazo en proyectos autosustentables.

Actualmente, la industria de manufactura y maquila se ha dedicado a la automatización de la producción mediante una buena gestión; sin embargo, las ganancias potenciales van más allá de gestionar; la clave del cambio es migrar de operaciones reactivas a proactivas.

Asimismo, la recolección, análisis y uso apropiado de datos representa enormes beneficios que ayudan a prevenir fallas en equipos, planear mejor la producción, tomar decisiones con información confiable en tiempo real, reducir costos de refacciones de equipos, así como planear mejor las rutinas de mantenimiento preventivo y predictivo, por mencionar solo algunos.

Esto acelera el proceso de digitalización y control, trae ganancias tangibles para las operaciones productivas y, desde el punto de vista estratégico, posiciona al negocio en mercados exigentes altamente competidos, sobre todo después de la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), ante lo cual, México debe ser competitivo frente a los otros dos países, que cuentan con altos niveles de modernización y avances tecnológicos en sus operaciones productivas.

Otro factor importante que considerar es la necesidad de un cambio de mentalidad en las organizaciones, así como la preparación del equipo de trabajo durante la transformación digital, ya que será esencial afrontar los obstáculos ocasionados por la falta de conocimiento del proceso de transformación y los beneficios potenciales, así como la planeación y ejecución deficiente de los procesos de modernización. También es importante resaltar la ventaja de aprovechar el camino ya recorrido, es decir, las mejores prácticas y lecciones aprendidas, que ya están en proceso y que han desarrollado estrategias logrando capitalizar los beneficios.

Por otro lado, la creencia de que los procesos de implementación deben ser costosos y complicados es cosa del pasado si se planea y ejecuta una trayectoria apropiada de transformación sustentable, alineada a los objetivos de crecimiento e inversión en innovación. El apoyo de la Alta Dirección es esencial, así como la consciencia de las implicaciones positivas de este plan, lo cual ayuda a su implementación exitosa.

El camino recorrido por algunas industrias en México, así como los desarrolladores y empresas que acompañan a las compañías diseñando la mejor estrategia de transformación, ayudan a obtener el mayor provecho durante todas las fases de diseño y activación de la estrategia, con la finalidad de capitalizar los beneficios y hacer atractivo y sustentable el proceso de modernización.

Ante este contexto, mejorar la automatización de las operaciones, aprovechando las soluciones tecnológicas desde su inicio, mientras se hace una transformación organizacional integral apoyado por la Alta Dirección, ayuda a las empresas a migrar de operaciones reactivas a proactivas. Además, solidifica a las compañías con un alto nivel de uso de tecnología y herramientas digitales gracias a la optimización de procesos, sumando el uso de la infraestructura existente mejorada y complementada.

 

 

Nota: las ideas y opiniones expresadas en este escrito son del autor y no necesariamente representan las ideas y opiniones de KPMG en México.

###

La información aquí contenida es de naturaleza general y no tiene el propósito de abordar las circunstancias de ningún individuo o entidad en particular. Aunque procuramos proveer información correcta y oportuna, no puede haber garantía de que dicha información sea correcta en la fecha en que se reciba o que continuará siendo correcta en el futuro. Nadie debe tomar medidas con base en dicha información sin la debida asesoría profesional después de un estudio detallado de la situación en particular.

Contáctenos

Contenido relacionado