close
Share with your friends

Actualmente, las empresas se encuentran en una situación de adaptación a la nueva realidad, lo cual las ha llevado a diversos ajustes organizacionales y financieros que no se habían vivido antes.

En este contexto, contar con asesoría en la administración de riesgos resulta esencial para que, desde la Tesorería Corporativa, se establezcan estrategias y estructuras que consoliden el desarrollo y permanencia del negocio.

Durante la contingencia por la pandemia, el tema de capital de trabajo ha generado importantes discusiones y ha dado lugar a proyectos de mejora en relación con clientes, proveedores, gestión de inventarios y bancos, impulsando los resultados al optimizar los procesos administrativos y operativos de cada día, focalizándose, entre otros temas, en la liquidez, la dinámica del negocio, la posición neta de efectivo y los socios estratégicos.

Cada entidad, tipo de negocio y segmento son diferentes y requieren esfuerzos particulares. Por ello, resulta esencial priorizar los proyectos y elementos del capital de trabajo para identificar aquellos que mayores beneficios pueden traer a la organización.

 

Para lograr dicho objetivo resulta fundamental:

  • Evaluar con los proveedores la posibilidad de un esquema de consignación
  • Ampliar plazos de pago a dichos proveedores
  • Evaluar el nivel de servicio de estos y buscar su mejora
  • Considerar el factoraje, los descuentos dinámicos o cadenas productivas con mejores condiciones a las del mercado
  • Planear con antelación los pedidos
  • Renegociar las condiciones comerciales con clientes
  • Protegerse ante las devaluaciones o inflación
  • Considerar la contratación de coberturas (commodities y divisas)
  • Revisar los niveles de inventario
  • Analizar las inversiones (liquidez y rendimiento)

 

En conclusión, es necesario revisar continuamente el tema desde la Tesorería Corporativa para mejorar las capacidades de la organización, valorando siempre las relaciones a largo plazo con los socios estratégicos, así como aprovechando las herramientas tecnológicas disponibles a fin de optimizar el crecimiento de los involucrados y la sostenibilidad del negocio, logrando una mejor gestión del capital de trabajo.

Contenido relacionado