close
Share with your friends

Por: Andrea Brassel, Directora de Responsabilidad Social de KPMG en México

Este año, en el que afrontamos la pandemia de COVID-19, encontramos en los jóvenes universitarios de Enactus la pasión, el compromiso y el liderazgo que imprimen estos emprendedores en sus negocios sociales para empoderar comunidades y construir un país más sostenible económica, ambiental y socialmente, dando respuesta a los retos de la nueva realidad.

Enactus en México es una comunidad enfocada en el desarrollo y la formación de las siguientes generaciones de líderes de negocios. Está conformado por 456 instituciones educativas y más de 60,000 personas emprendedoras, quienes, en conjunto con líderes académicos y el apoyo de empresas aliadas, crean esta plataforma para proponer proyectos sociales que benefician a grupos en situación vulnerable mediante iniciativas innovadoras.

Por primera vez en la historia, la Competencia Nacional Enactus, que reúne a lo mejor del emprendimiento social y la innovación de jóvenes universitarios, se llevó a cabo de manera virtual.

Adaptándose a la nueva realidad, los proyectos requerían responder a una problemática vigente en el contexto de COVID-19: “Fortalecer y escalar negocios para la activación económica de forma sustentable e inclusiva”, y el lema de la competencia fue “¡Somos invencibles!”, demostrando que los emprendedores convierten los retos en oportunidades.

Por otro lado, la competencia dejó en evidencia las diferentes realidades en el país: mientras algunos emprendedores contaron con las herramientas tecnológicas y de conectividad para trabajar, otros ni siquiera tenían computadoras.

Varias universidades no pudieron participar, pues el modelo de trabajo de Enactus es sumamente colaborativo, al igual que la gran mayoría de las actividades económicas del mundo, que fueron interrumpidas por la pandemia.

Distintos proyectos quedaron en fase de pruebas y otros no lograron dar seguimiento con las comunidades por el distanciamiento social; sin embargo, los 52 equipos de emprendedores que llegaron a esta competencia nacional tenían claro que debían adaptarse y continuar, pues querían tener el orgullo de representar a nuestro país en la competencia global Enactus.

El campeón nacional de Enactus México 2020 fue el equipo del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) Puebla. Ellos impulsan el cambio por medio de su proyecto LIMU, que funciona como un aditivo alimenticio a base de algas, que se obtiene mediante el aprovechamiento del agua residual generada por granjas acuícolas. Basado en un modelo de economía circular, en el que participan las comunidades que integran la cadena de valor, ayudan a reducir 25% las emisiones de metano originadas por el ganado vacuno, y además incrementan 21% la producción lechera.

La competencia mundial contó con la participación de 7,500 personas, todas conectadas de forma virtual. Hubo 81 países representados, 793 jueces y se transmitieron 30 horas de contenido. El campeón mundial fue Egipto, y México quedó en el top 16 como semifinalista.

El esfuerzo combinado de las firmas de KPMG y Enactus abarca más de 30 países, y se alinea con la estrategia de promover el aprendizaje a lo largo de la vida, impulsando a las personas para que alcancen su máximo potencial.

Esta contribución abarca diversas iniciativas, entre las que destaca acercar a mentores de la Firma con los equipos de jóvenes emprendedores para fortalecer sus proyectos de emprendimiento social y brindarles asesoría en torno a sus modelos de negocio. Asimismo, contamos con representación en el Consejo de Enactus en México.

Este año se presentaron las Enactus Talks, en las que 23 directivos conversaron con jóvenes líderes Enacters en una videoconferencia transmitida por su universidad, sobre liderazgo, resiliencia y trayectoria laboral del invitado para mostrarles los retos que han enfrentado desde que ellos fueron estudiantes hasta alcanzar la posición que hoy desempeñan.

Este apoyo está enraizado en la certeza de que, mediante las diversas iniciativas de este marco de colaboración, las próximas generaciones mejorarán el rumbo del país, utilizando el poder de los proyectos para promover la educación, fomentar el desarrollo de las comunidades, al tiempo que protegen el medio ambiente; ejes, todos ellos, de la estrategia de sostenibilidad de KPMG en México.