Por: Andrés Aldama, Socio de Asesoría en Estrategias y Procesos de Transformación Tecnológica (CIO Advisory) de KPMG en México

Para 47% de los Chief Information Officers (CIO) la pandemia ha acelerado permanentemente la transformación digital y la adopción de tecnologías emergentes, según el estudio Harvey Nash / KPMG CIO Survey 2020; adicionalmente, más de 60% piensa que también ha aumentado la influencia del líder tecnológico en la empresa.

En este contexto y para lograr transformar el servicio tecnológico de cara a la nueva realidad, el CIO necesita poner atención en 6 aspectos fundamentales: 

1. Operar a la velocidad del mercado

Realinear capacidades, personas, arquitecturas y formas de trabajo para habilitar la entrega de nuevos productos y servicios, buscando generar mayor valor a velocidades y escalas variables, tal como lo requiere el mercado.

2. Realizar inversiones dinámicas

Cambiar la forma de utilizar los recursos financieros para tecnología y desarrollar un enfoque de portafolio de inversión para financiar las inversiones en tecnología de forma dinámica y continua, con esquemas de “pago lo que uso y cuando lo uso”, así como proyectos que se autofinancian a partir de los beneficios generados. Las grandes inversiones cuyo retorno se verá después de varios meses o al final del proyecto deben quedar en el pasado.

3. Configurar una fuerza de trabajo de TI flexible

Desarrollar talento con una visión de 360°, integrando equipos con diferentes habilidades: de negocio, técnicas y virtuales, para crear un ecosistema de talento flexible. En la nueva realidad, el acceso al talento a distancia es más viable, y puede ser una opción adicional para tener equipos más sólidos. 

4. Implementar nuevos modelos de entrega

Integrar negocio, ingeniería, pruebas y operaciones en equipos completos, automatizando la cadena de valor de la empresa, utilizando esquemas de entrega ágiles, habilitados por procesos automatizados que soporten los servicios de TI. El diseño de arquitecturas flexibles basadas en esquemas como cloud services o robotic process automation (RPA), así como inteligencia artificial (IA) permite esta agilidad y dinamismo. Hay que tener presente que los nuevos modelos de servicio de TI deben estar centrados en el cliente.

5. Hacer de la información un activo

Evolucionar los fundamentos de activos de datos para satisfacer la demanda de información, transparencia, riesgo, oportunidad y eficiencia operacional de los clientes. La inteligencia y analítica de la información deben ser una ventaja competitiva. Contar con mucha información no es el reto; contar con una verdadera inteligencia de información que permita reunir los datos correctos en el momento oportuno, sí lo es.

6. Cultivar la confianza

Infundir confianza técnica en toda la organización, entregando productos y servicios seguros para influir en la percepción de confianza como valor al cliente, tomando en cuenta que la ciberseguridad es fundamental en cualquier entorno digital.

Así mismo, con lo anterior también debe de haber un cambio importante en el papel que juegan los líderes tecnológicos, los cuales deben buscar: 

o Ser un Gestor

Entender las necesidades del cliente y alinear los servicios tecnológicos, de manera que permitan soportar sus estrategias y valor potencial. La gestión de TI se distribuye a lo largo de la organización para mejorar la toma de decisiones, la relevancia y la velocidad de implementación.

o Ser integrador

Habilitar los servicios de tecnología como pilar estratégico en el proceso de transformación de negocio. La TI actúa como un habilitador, asegurando que la tecnología se esté utilizando de manera efectiva y se alinee de manera apropiada entre las funciones de una forma ágil.

o Ser orquestador

Los líderes tecnológicos y empresariales trabajan juntos para optimizar la alineación de la tecnología en toda la organización y mejorar la toma de decisiones relacionadas con TI.

 

Sin duda, las exigencias de la nueva realidad requieren redimensionar el papel del CIO y valorar su aportación a la empresa como gestor, integrador y orquestador de la tecnología, siendo este pilar estratégico en el proceso de transformación del negocio.