close
Share with your friends

06/11/2020

 

  • La pandemia por COVID-19 ha sacudido la realidad de las empresas, llevándolas a una reflexión profunda de su visión, que ha hecho clara la relevancia de aspectos que antes no tenían contemplados y a tomar acción sobre ellos.
  • Incorporar el análisis de temas críticos en materia ambiental, social y de gobernanza (ASG) en la estrategia y operación fortalece la capacidad de gestión de las empresas
  • Esta fortaleza se hace palpable con el aumento en la capacidad de anticipación dentro de la organización ante riesgos u oportunidades; creando modelos que promueven la capacidad de permanencia en el largo plazo

 

Los nuevos retos a los que nos enfrentamos nos impulsan a incorporar la sostenibilidad a cada aspecto de nuestra realidad. La capacidad de ser resilientes y adaptarse a la nueva realidad que nos ha presentado la pandemia por COVID-19, resulta crucial para la continuidad de las operaciones de los negocios en el largo plazo; asunto de vital importancia al ser el principal motor de la economía

La sostenibilidad se refiere a la satisfacción de las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacerlas. Para las empresas esto implica una gestión estratégica que logre un balance en aspectos económicos, ambientales y sociales hacia la viabilidad en el largo plazo de la empresa y del propio planeta que representa los recursos que el planeta provee y define las condiciones necesarias para la sobrevivencia.

En la actualidad, que una empresa sea sostenible también está íntimamente relacionado con las decisiones que los líderes de negocios toman en el corto plazo, considerando riesgos relacionados con el cambio climático, la macroeconomía, las condiciones de mercado, marcos regulatorios cambiantes, nuevas narrativas políticas, sociales y económicas. La contingencia actual por COVID-19 es una consecuencia de una combinación de estos factores, por lo que analizarlos de forma recurrente, puede ayudar a identificar amenazas similares.

De acuerdo con la edición especial COVID-19 de 2020 Global CEO Outlook de KPMG, los directores generales (CEO) de las organizaciones más grandes del mundo visualizan un futuro en el que los factores ASG cobran cada vez más relevancia y las organizaciones buscan poder identificar, gestionar y mitigar los diversos riesgos en la materia.

Dadas las circunstancias globales, es de esperarse que esta visión no espere al futuro para tomar fuerza, sino que se convierta en una nueva realidad en la cual la estrategia de las organizaciones considere la sostenibilidad como uno de los factores clave y guíe la toma de decisiones desde los niveles directivos como parte de su normalidad. 

Adicionalmente, con esta nueva realidad se ha acentuado el interés de clientes, proveedores, inversionistas y de la comunidad en general por saber qué están haciendo las empresas y sus líderes a favor de la sociedad y del entorno, y cómo procuran anticipar  nuevas contingencias para gestionar  las cadenas de abastecimiento, la operación de los negocios en términos de empleos, sistemas o planes comerciales, así como la estabilidad financiera, manteniendo el balance en los temas ambientales en entornos de contingencia.

Este panorama ha ocasionado que incluso los CEO revalúen el verdadero propósito de su organización, inclinándose de manera especial hacia la atención de los componentes sociales de sus estrategias ASG.

Según este mismo estudio, a principios de 2020 los asuntos ambientales o de cambio climático eran considerados como los de mayor riesgo para las organizaciones en México y, como consecuencia del COVID-19, bajaron en nivel de relevancia siendo ahora la gestión de talento uno de los principales riesgos a juicio de los directores generales de las empresas en México, antecedido por las tecnologías disruptivas o emergentes.

Todo indica que este coyuntural cambio de prioridades respecto a los riesgos ambientales no persistirá, puesto que la mayoría de los directores generales están convencidos que deben capitalizar los avances en temas de atención al cambio climático que se ha hecho visible con el confinamiento, ya que la pandemia ha ofrecido la posibilidad de visualizar un planeta más limpio.

De acuerdo con 50% de los CEO que participaron en este estudio en México, garantizar la adecuada gestión de los riesgos, en especial los relacionados con el clima, está estrechamente ligado a la permanencia en sus puestos de trabajo en los próximos años.

La nueva normalidad nos demanda ser sostenibles, y gran parte de esta responsabilidad recae en los líderes de las organizaciones, cuya orientación de decisiones en el corto plazo hacia una gestión equilibrada de los temas ASG permitirá un mejor escenario futuro para sus organizaciones y en consecuencia y fortalecer su capacidad del negocio para permanecer en el tiempo.

¿Cuál es la visión ASG de su organización ante la nueva normalidad?