close
Share with your friends
tres-acciones-prioritarias-para-responder-a-la-incertidumbre-del-covid-19

Tres acciones prioritarias para responder al COVID-19

Tres acciones prioritarias para responder a la incertidumbre del COVID-19

26/03/2020

 

Por: Jesús Luna

 

En un ambiente de negocios en el que la incertidumbre continúa creciendo ante la pandemia de COVID-19, el proceso de gestión de riesgos debe tener como premisa fundamental el dinamismo, es decir, contar con la capacidad de adaptarse continuamente a las condiciones del mercado, a marcos regulatorios cambiantes, a nuevas narrativas políticas, sociales y económicas, así como asegurar la continuidad del negocio, entre otros temas relevantes.

Por ello, la acción coordinada de las distintas funciones de las compañías es fundamental para desarrollar un proceso de identificación, evaluación, cuantificación y priorización de los riesgos actuales y emergentes que se desaten a partir de esta contingencia. Esto permite evaluar la efectividad de los procesos establecidos para mitigarlos, así como desarrollar herramientas y procedimientos cualitativos y cuantitativos para medirlos. El objetivo es que todos los departamentos aporten sus perspectivas sobre los temas más apremiantes para cada uno, y que las medidas tomadas por el Consejo de Administración sean holísticas.

De acuerdo con el estudio Perspectivas de la Alta Dirección en México 2020, 60% de los líderes de negocio señalan que asegurar el cumplimiento regulatorio es uno de los objetivos más importantes de la administración de riesgos, así como brindar certidumbre a los colaboradores y clientes (38%), y evitar pérdidas (31%).

Estos y más factores podrían verse afectados por el contagio y aislamiento relacionado con la enfermedad COVID-19; sin embargo, el reto actual puede transformarse en una plataforma para lograr un entendimiento profundo de operaciones estratégicas y cadenas de suministro, y de esta manera desarrollar relaciones más colaborativas y resilientes con los proveedores más relevantes para la organización. Ante este contexto, señalamos tres acciones prioritarias que las compañías deben estar considerando para atender la contingencia.

 

Salvaguardar a las personas

El área de Recursos Humanos debe buscar el bienestar físico y mental de los colaboradores, sirviendo como guía y reevaluando las políticas de viaje de toda la organización. También es importante planear alternativas de trabajo como arreglos de trabajo a distancia u otros recursos flexibles para los colaboradores.  Es necesario gestionar la tecnología interna y externa de la empresa para ayudar a la colaboración y equipar a los trabajadores con las herramientas necesarias para trabajar eficientemente.

 

Evaluar el riesgo con proveedores y clientes

Es de gran ayuda establecer un equipo enfocado en la evaluación de la cadena de suministro y la gestión de riesgos, que se encargue de reconfigurar los flujos globales y regionales de cadenas de suministro, incluyendo el análisis de contingencias que puedan surgir en contratos de abasto con clientes, originadas por el desabasto de material prima de parte de proveedores.

 

Gestionar el capital de trabajo y planes de negocio

Revisar el flujo de efectivo, la gestión del capital de trabajo, así como el pronóstico de inventario y las predicciones de oferta-demanda es crítico para entender el impacto en la estabilidad financiera y restricciones en cuanto a acceso de financiamiento.

Las empresas deben estar siempre preparadas para responder al cambio constante, así como contar con un pan de continuidad de negocio robusto, el cual, hoy en día, puede marcar la diferencia. Hoy, el impacto de COVID-19 está afectando las cadenas globales de suministro; ante ello, relaciones laborales fortalecidas, una adecuada gestión de riesgos y un alto nivel de agilidad en los modelos operativos serán la clave para robustecer la planeación y preparación de la organización en este estado de crisis, asegurando la continuidad del negocio.

Contáctenos