El último año ha supuesto un punto de inflexión para el sector de la ingeniería y la construcción, que ha sido testigo de profundos cambios en la manera de enfocar grandes proyectos. El más relevante ha sido cómo el uso de la tecnología, la colaboración y el trabajo en remoto han hecho posible cumplir con los proyectos en tiempo y forma a pesar de contar con menos personal in situ.

De hecho, este espíritu colaborativo ha cobrado más relevancia que nunca ya que, en los últimos meses, los propietarios han comprobado las ventajas de compartir tanto los costes como los riesgos de los proyectos cuando aparecen disrupciones imprevistas.

Por último, en relación a la gestión de riesgos y tras haber sorteado con un éxito relativo las consecuencias de la pandemia los contratistas se plantean rechazar algunos proyectos que presenten riesgos inabarcables, principalmente, por el temor a que afecten e incluso derrumben su estructura de negocio global.

Así, la decimotercera edición del Global Construction Survey analiza las tendencias que marcarán el futuro de un sector marcado por el crecimiento y responde a algunas de las preguntas clave que han surgido en los últimos meses: Una vez se alcance una nueva forma de normalidad, ¿seguirán las empresas evitando proyectos que conlleven grandes riesgos? o ¿los cambios que han marcado la actividad del sector en el último año se quedarán en ajustes meramente temporales o determinarán el camino a seguir a futuro? 

Contacta

Mi perfil

El mejor contenido personalizado para ti

Regístrate