Repunte del crecimiento

A pesar de la incertidumbre derivada de los efectos de la COVID-19, la encuesta muestra que las perspectivas y la confianza de los CEO han cambiado. Un 80% de los CEO españoles anticipa que la economía nacional crecerá en los próximos tres años y un 62% confía en que lo hará la economía mundial. Este último dato es dos puntos porcentuales superior al global (60%).

En líneas generales, la confianza ha vuelto a los niveles de principios de 2020, a pesar de que la variante Delta ha ralentizado el regreso a la normalidad. No obstante, las organizaciones deberán asegurarse de tener el talento y las habilidades adecuadas para hacer realidad sus planes de crecimiento. El estudio muestra que el 86% de los CEO españoles (88% a escala global) planea aumentar la plantilla durante los próximos tres años, siendo un 36% los que prevén incrementarla más de un 6% en los próximos tres años.

A medida que buscan impulsar el crecimiento, los CEO también se enfrentan a una época de gran incertidumbre, donde las previsiones están sujetas a constantes cambios. Mientras que a escala global la interrupción de la cadena de suministro se considera la principal amenaza para el crecimiento, en España los aspectos tecnológicos (la disrupción tecnológica y la ciberseguridad), seguidos de las cuestiones medioambientales, se sitúan como principales riesgos para el crecimiento.

¿Qué riesgo representa la mayor amenaza para el crecimiento de su organización en los próximos tres años?

Cabe destacar cómo ha evolucionado la valoración de los riesgos si la comparamos con 2020. Dos de ellos han experimentado un aumento significativo a escala global:

Cadena de suministro: se sitúa como principal riesgo global, aunque ocupa la quinta posición en España. No obstante, casi dos de cada tres CEO nacionales (64%) asegura que sus cadenas de suministro se han visto más tensionadas en los últimos 18 meses, porcentaje ocho puntos superior al global. También un 64% de los primeros ejecutivos españoles afirma que en los próximos tres años reforzará la resiliencia de su cadena de suministro frente a posibles restricciones a la movilidad.

Riesgo fiscal: Más de tres de cada cuatro (78%) CEO españoles creen que la presión que la pandemia ha ejercido sobre las finanzas públicas debe impulsar una mayor cooperación multilateral en el ámbito fiscal. El porcentaje global propuesto por 130 países de la OCDE es del 75%. Asimismo, en España, el 82% de los primeros ejecutivos asegura que están preocupados por el impacto que el impuesto mínimo global pueda tener en los objetivos de crecimiento de su organización (77% a escala global). La encuesta también pone de manifiesto que el 82% de los CEO españoles (ocho puntos porcentuales más que a escala global) reconoce que la confianza que la sociedad deposita en su marca está vinculada a la coherencia entre su estrategia fiscal y sus valores. A medida que las empresas avanzan en la recuperación, la mayoría (68% a escala nacional, 69% global) de los CEO siente una mayor presión para informar sobre la contribución fiscal que realizan sus empresas.

Liderar con propósito

Los retos social y climático no solo generan incertidumbre, sino que han puesto en cuestión el papel que las instituciones desempeñan en la actualidad. En este sentido, las expectativas de los grupos de interés con respecto al sector privado han aumentado, al igual que el escrutinio público sobre las acciones de las empresas y de sus líderes.

Ahora más que nunca los consumidores se preocupan por conocer los valores de las compañías a las que compran. El propósito está relacionado con el papel que tiene una empresa en la sociedad, su impacto en el medioambiente, cómo mantiene el valor a largo plazo y cómo opera dentro de su entorno, es decir, con su razón de ser.

Los CEO reconocen la importancia del propósito. En España, el 88% asegura que el propósito es central para construir su reputación de marca, en línea con el resultado global (87%). Los resultados de la encuesta ponen de manifiesto la transición a un capitalismo basado en los grupos de interés. El 58% (64% a escala global) de los CEO españoles reconoce que el propósito es el objetivo definitorio de su negocio y solo el 8% (cinco puntos menos que el resultado global) se enfoca únicamente en generar beneficio para los inversores.

Acelerar el crecimiento y la digitalización

El optimismo es alto, pues el 90% de los CEO españoles (87% en el conjunto de los países en los que se ha realizado la encuesta) confía en que sus empresas crecerán y en este proceso las estrategias de crecimiento no orgánico serán claves:

Los CEO buscan reaccionar con rapidez a los cambios provocados por la pandemia en los mercados, como los nuevos hábitos de consumo que se han visto impulsados por la aceleración de la transformación digital. Por esa razón, es probable que las fusiones y adquisiciones (M&A) se contemplen como una solución para adquirir rápidamente nuevas capacidades y capitalizar las oportunidades de crecimiento. En España, el 88% de los CEO (87% a escala global) intentará cerrar acuerdos en los próximos tres años. Un 48% señala que su apetito por llevar a cabo operaciones de M&A es alto y prevé realizar adquisiciones que tendrán un impacto significativo en su organización. Este porcentaje es dos puntos inferior al global (50%).

Las operaciones de M&A serán especialmente importantes para adquirir nuevas competencias tecnológicas e impulsar así la innovación digital. La aceleración de la digitalización durante la pandemia ha aumentado la velocidad a la que operan los mercados. Los CEO deben asegurarse de que sus empresas no se quedan atrás. Están dando mayor importancia a la tecnología cloud: un 44% de los primeros ejecutivos españoles (el 50% a escala global) asegura que tiene intención de asociarse con algún partner de tecnología Cloud en los próximos tres años en su estrategia de crecimiento.

Explora el CEO Outlook