close
Share with your friends

La crisis del COVID-19 está teniendo un grave impacto económico y social, especialmente sobre colectivos desfavorecidos.

Ante esto, la Fundación KPMG ha puesto en marcha la iniciativa ‘Súmate, Operación Solidaria’ (S.O.S), que busca sumar los esfuerzos de empresas privadas, Administraciones Públicas y el tercer sector para multiplicar la distribución de alimentos y productos básicos a personas sin recursos, a través de Banco de Alimentos de Madrid, Cáritas Diocesana de Madrid y Cruz Roja. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Comunidad de Madrid y el Ejército de Tierra, en el marco de la Operación Balmis.

¿Cómo funciona?

Un equipo de profesionales de KPMG ha diseñado pro bono un sistema de colaboración con tres modalidades a las que las empresas se pueden sumar. Gracias a este modelo, es posible programar el esfuerzo solidario a medio plazo, lo que supone una mejora de eficiencia para las entidades sociales, que tendrán que hacer frente a necesidades crecientes en los próximos meses.

Las empresas y entidades pueden realizar contribuciones con productos de primera necesidad, donaciones dinerarias o aportando su capacidad logística para transportar los alimentos hasta las entidades sociales que los distribuyen a los beneficiarios finales. Aceites, arroz, azúcar, cereales, alimentos infantiles, legumbres o conservas son algunos de los artículos que las entidades sociales han identificado como más necesarios.

En el primer mes de funcionamiento, ya se han entregado o comprometido más de 170.000 kilos de alimentos, gracias a las aportaciones de empresas como Adam Foods-Cuetara, GBfoods, Applus, Corporación Financiera Alba, El Pozo, Incarlopsa, Cerealto Siro y Tendam, entre otros.

Súmate, Operación Solidaria

En el marco del proyecto "Súmate, Operación Solidaria", la Fundación KPMG ha firmado un acuerdo con Cruz Roja para que voluntarios de la firma acompañen telefónicamente a socios mayores de 75 años de Cruz Roja. Por su edad, es el público de mayor riesgo en la crisis sanitaria del COVID-19, y son más de 30.000 personas.