A nivel jurídico y fiscal, las siglas ESG plantean un doble reto derivado del incremento exponencial del cambio normativo, y del carácter multisectorial y multidisciplinar de buena parte de las reformas legales que se avecinan en esta materia. Todo ello se traducirá  en un aumento de la carga de trabajo y una mayor necesidad de especialización del departamento legal.

Esta función constituye una pieza clave dentro de la organización para:

  • Monitorizar las iniciativas normativas en materia ESG en todos los países donde opere, anticipándose a ellas.
  • Evaluar el riesgo e impacto de las novedades regulatorias ESG en la actividad.
  • Diseñar las operativas legales y las herramientas más adecuadas para controlar el riesgo regulatorio.
  • Asesorar en los cambios necesarios, trazando ‘líneas rojas’ que permitan definir el marco de cumplimiento más adecuado.
  • Contribuir a explicitar el compromiso de la organización con los estándares ESG.
  • Defender legalmente a la compañía frente a denuncias y reclamaciones vinculadas a estas materias.  

Preguntas que debe hacerse Asesoría Jurídica y Fiscal

¿Ha definido un proceso de identificación, valoración de impacto y adaptación a los cambios regulatorios ESG que le afectan?

¿Dispone la organización de herramientas que permitan monitorizar estos cambios en los países donde opera?

¿Aplica la compañía criterios o protocolos de cumplimiento legal desde el diseño en iniciativas relacionadas con estándares ESG?

¿Tiene la compañía una estrategia fiscal aprobada, aplicada también por las filiales no residentes en España?

¿Dispone la compañía de un mapa de riesgos fiscales y controles para mitigar dichos riesgos?

Contacta

Nuestros expertos

El reto ESG para otros departamentos