close
Share with your friends

Las empresas agroalimentarias andaluzas acelerarán la inversión, la digitalización y la internacionalización

Las agroalimentarias andaluzas acelerarán la inversión

Pese a la incertidumbre, el 60% de las compañías tienen previsto aumentar su inversión en 2021.

Contenido relacionado

VI Estudio del Sector Agroalimentario de Andalucía
  • Un 70% de las empresas agroalimentarias andaluzas creen que el reconocimiento social del sector ha mejorado como consecuencia de la COVID-19.
  • 9 de cada 10 empresas tienen previsto realizar venta directa al consumidor en los próximos tres años.
  • 3 de cada 4 empresas estiman que dedicarán un esfuerzo alto o muy alto a la trazabilidad, seguridad alimentaria y transparencia en los próximos años
  • El sector agroalimentario potenciará la salud y la sostenibilidad e incrementará su internacionalización. 

El VI Estudio de Sector Agroalimentario de Andalucía, realizado por KPMG en colaboración con la Asociación Empresarial Alimentos de Andalucía (Landaluz), analiza la evolución financiera del sector a partir de la información contenida en las cuentas anuales de una muestra representativa de empresas del sector y recoge los principales retos, perspectivas y estrategias de la industria a través de una encuesta realizada a los principales empresarios y directivos de estas compañías.

Hay que destacar que la sociedad en su conjunto ha sido testigo del gran esfuerzo que las empresas y profesionales del sector han llevado a cabo para garantizar el suministro de productos básicos en un momento tan complejo, lo que ha generado un impacto positivo en la imagen del sector. De hecho, un 70% de las empresas agroalimentarias andaluzas creen que el reconocimiento social del sector ha mejorado como consecuencia de la COVID-19.

Según afirma Enrique Porta, socio responsable de Consumo y Distribución de KPMG en España, “en este estudio queda de manifiesto que en los próximos años las marcas agroalimentarias andaluzas van a acelerar su inversión y abrazarán la digitalización, el uso masivo de la información y la orientación al cliente, incrementando la venta directa al consumidor, para hacer frente a esta crisis. El sector también reforzará la seguridad alimentaria y la transparencia, potenciará de forma decidida la salud y la sostenibilidad y aumentará su internacionalización, al tiempo que en el entorno doméstico percibe que podría beneficiarse de una mayor preferencia del consumidor por lo local”.

Aunque en términos generales el sector agroalimentario no está siendo el más afectado por la COVID-19, no es ajeno a las disrupciones que está provocando. Pese a la compleja coyuntura, las empresas andaluzas del sector están consiguiendo resistir a esta crisis y mantener su facturación en 2020, aunque se espera una ligera disminución para 2021 (el 50% estima que sus ventas disminuirán el próximo año, frente a un 45% que considera que aumentarán).

Esta situación tendrá un impacto en la evolución de las plantillas ya que, aunque la mayoría (58%) de las compañías están conservándolas en 2020, el 38% prevé disminuirlas en 2021 atendiendo a la opinión de los encuestados.

Ante la incertidumbre, inversión

La receta del sector para afrontar la crisis es la inversión, como muestra el hecho de que un 45% de las compañías están aumentando su inversión en 2020 (frente a un 20% que la reducen) y un 60% tengan planes de incrementar su esfuerzo inversor en 2021.

La mayoría (68%) de las empresas agroalimentarias andaluzas encuestadas afirman que el principal ámbito de impacto de la crisis es el cambio en sus canales de venta, especialmente debido a la situación del canal HORECA, muy castigado por las restricciones sanitarias, la menor afluencia a espacios públicos o la caída del turismo, entre otros aspectos.

La COVID-19 puede suponer un impulso adicional para la internacionalización del sector. El 38% de las compañías encuestadas afirma estar aumentando su actividad internacional en 2020 y el 68% de los encuestados creen que su actividad internacional crecerá en 2021. En su opinión, la Unión Europea (30%) y Estados Unidos (26%) seguirán siendo los mercados que presenten más oportunidades, reduciéndose el peso en China (19%) y aumentando en el sudeste asiático, Latinoamérica, India y África.

Cambios de prioridades y percepciones

Si se comparan los resultados de esta encuesta con la del año anterior, destaca claramente la prioridad que las empresas dan a la digitalización como palanca de crecimiento (un 53% en 2020 frente a un 15% en 2019), poniéndola al mismo nivel que la internacionalización, que aparece en segundo lugar.

En relación con las tecnologías más relevantes en dicha transformación digital, el sector considera ahora mucho más importante el uso del Big Data (50% frente a 30%) y la robotización (33% frente a 24%), posiblemente en aras de la creciente necesidad de conocer en profundidad la demanda y el consumidor y de optimizar procesos.

Asimismo, los encuestados creen que los consumidores seguirán dando importancia a la nutrición y la salud (50%) y a la seguridad alimentaria (20%) como factores relevantes en la valoración y percepción de productos y marcas.

Tendencias relevantes

La potenciación de la venta directa al consumidor será, probablemente, uno de los grandes cambios que surjan tras la crisis COVID-19. 9 de cada 10 empresas agroalimentarias andaluzas prevén realizar venta directa al consumidor en los próximos tres años. Aunque la incidencia de este canal no será muy alta (un 43% de las empresas lo sitúa entre el 5% y el 10% de su facturación a medio plazo), supondrá un reto de desarrollo e integración en la estrategia de canales de las marcas, y a la vez, una oportunidad para seguir conociendo y fidelizando a sus clientes finales.

Las implicaciones económicas de la crisis y el cada vez mayor equilibrio en la cadena de valor podrían condicionar los márgenes del sector en los próximos años. En este sentido, las compañías andaluzas esperan un crecimiento de los costes de producción mayor que el incremento en los precios de venta al canal.

Por otro lado, dado que los consumidores están mostrando una mayor preferencia por los productos de proximidad y proveedores o marcas nacionales o locales como consecuencia de esta crisis, un 70% de las compañías agroalimentarias andaluzas creen que podrían beneficiarse de este efecto en los próximos años.

“Las empresas agroalimentarias andaluzas tendrán que adaptarse a un contexto en el que el consumidor muestra una mayor preocupación por su salud, es más consciente de la influencia de los alimentos en ésta y exige empresas responsables y con impacto social, premiando a las que se alinean con sus valores”, señala Porta.

En este sentido, los productos de carácter saludable supondrán más del 50% del negocio para la mitad de las empresas agroalimentarias andaluzas en los próximos tres años, y la producción sostenible también aglutinará un porcentaje relevante.

Por último, 3 de cada 4 empresas agroalimentarias andaluzas estiman que en los próximos años dedicarán un esfuerzo alto o muy alto a garantizar la trazabilidad e incrementar la transparencia sobre los productos al consumidor.

© 2021 KPMG, S.A., sociedad anónima española y firma miembro de la organización global de KPMG de firmas miembro independientes afiliadas a KPMG International Limited, sociedad inglesa limitada por garantía. Todos los derechos reservados. Para más detalles sobre la estructura de la organización global de KPMG, por favor visita https://home.kpmg/governance.

Contacta

 

¿Quieres contactar con KPMG?

 

loading image Solicitud de propuesta