close
Share with your friends

Las empresas agroalimentarias andaluzas aumentarán su producción sostenible

Las empresas agroalimentarias serán más sostenibles

Un 75% de los directivos participantes en la encuesta tiene en cuenta consideraciones ESG.

Contenido relacionado

Las empresas agroalimentarias serán más sostenibles

La pandemia originada por la Covid-19 no ha variado ni un ápice la hoja de ruta de la Comisión Europea en materia de sostenibilidad de la cadena alimentaria, tal y como anunció a finales de mayo el Ejecutivo comunitario dentro de la estrategia ‘De la granja a la mesa’, que incluye entre otras medidas la reformulación de los productos alimentarios para adaptarlos a dietas más saludables y sostenibles, la reducción de la huella ambiental y del consumo de energía mediante el fomento de la eficiencia energética o la reducción de los envases, en consonancia con los planes de acción puestos en marcha para crear una economía circular.

En este contexto se enmarca la encuesta realizada por Landaluz y KPMG entre finales de julio y principios de este mes de septiembre para pulsar la opinión de los directivos de empresas andaluzas del sector agroalimentario sobre la materia. Entre las principales conclusiones destaca que un 78% de los encuestados estima que la dedicación de su compañía a productos sostenibles aumentará en los próximos cinco años.

Otra de las conclusiones que arroja la encuesta es que la mayoría de las empresas cuenta con una estrategia de sostenibilidad en lo que se refiere a la producción, fabricación y/o distribución de alimentos (así lo afirma el 80% de los encuestados). Dentro de esta hoja de ruta destacan los compromisos específicos relativos a reducción de consumos energéticos (un 78%), reducción de consumo de agua (60%) y el uso de materia prima (55%).

Asimismo, un 75% de los directivos participantes en la encuesta tiene en cuenta consideraciones ambientales y sociales en la selección de sus proveedores.

Aunque la apuesta del sector por la sostenibilidad parece decidida, no hay unanimidad sobre el impacto que tendrá en ésta la crisis Covid-19: un 48% de los encuestados cree que traerá consigo una marcha atrás en la sostenibilidad de la cadena alimentaria, mientras que el 35% augura avances en la materia.

Álvaro Guillén , presidente de Landaluz, aseguró durante la celebración del III Congreso de Alimentario, que “contamos con una cadena alimentaria de primer nivel que durante los peores momentos de esta crisis pandémica ha sabido estar a la altura con la responsabilidad y la solidaridad para que nunca existiera desabastecimiento en ninguno de los puntos de venta, ya fuera supermercados, hipermercados o tiendas de barrio. Contamos con una industria fuerte, un tejido empresarial de mucho peso que sigue creciendo y llevando alimentos de nuestra tierra por bandera por todo el mundo, tenemos una materia prima excepcional, que nos da nuestro entorno privilegiado, y debemos seguir apostando por la mejora continua de nuestros productos donde estamos demostrando que somos líderes en innovación”.

Por su parte, Enrique Porta , socio responsable de Consumo y Distribución y de Servicios Digitales de KPMG en España, explicó que “el sector agroalimentario es crítico para la economía andaluza, es hoy más esencial y está más reconocido que nunca y se encuentra en un momento crucial de cambios acentuados por la crisis COVID-19. Se está produciendo una gran volatilidad en el consumo, que ha llevado a tensionar fuertemente las cadenas de suministro, se están modificando los canales de compra e interacción con los clientes, y se están observando cambios relevantes en los hábitos y preferencias del consumidor. Todo ello está acelerando algunas tendencias y generando nuevos retos para el sector agroalimentario que tiene que seguir transformándose. Poner al cliente en el centro; prepararse para un entorno mucho más digital; apalancarse en la tecnología para mejorar la eficiencia; dar todavía más protagonismo a aspectos como la salud, la trazabilidad y la seguridad alimentaria; comprometerse con el impacto social y contribuir de manera decidida a la sostenibilidad, van a ser valores reconocidos y premiados por un consumidor cada vez más exigente y responsable”.

Desde el punto de vista de la sostenibilidad, Ramón Pueyo, socio responsable de Sostenibilidad y Buen Gobierno de KPMG España, “la crisis de la COVID-19 no solo no va a restar impulso a las iniciativas de sostenibilidad del ámbito público y privado, sino que las va a empujar. Los consumidores han pasado de las palabras a la acción, ya no se trata de decir que lo ambiental, el cambio climático es muy importante, sino que están trasladando esas cuestiones a sus comportamientos y preferencias”.

Dichas visiones son compartidas por los directivos del sector agroalimentario andaluz: según los resultados de la encuesta, el 58% cree que los consumidores asignan una importancia alta o muy alta a la sostenibilidad y al carácter saludable de los alimentos, mientras que el 35% cree que los consumidores estarían dispuestos a pagar precios mayores por tales productos.

© 2020 KPMG, S.A., sociedad anónima española y miembro de la red KPMG de firmas independientes, miembros de la red KPMG, afiliadas a KPMG International Cooperative ('KPMG International'), sociedad suiza. Todos los derechos reservados.

Contacta

 

¿Quieres contactar con KPMG?

 

loading image Solicitud de propuesta