close
Share with your friends

Los empresarios familiares españoles, más optimistas que sus homólogos europeos

Optimismo entre los empresarios familiares españoles

VIII Barómetro de la Empresa Familiar Europea de KPMG

Contenido relacionado

El 66% de los empresarios familiares españoles se muestran confiados o muy confiados sobre las perspectivas para sus negocios en los próximos doce meses, cuatro puntos porcentuales más que la media de sus homólogos europeos.

 

Las empresas familiares europeas mantienen el optimismo acerca del futuro en un momento de incertidumbres económicas y geopolíticas al alza. La innovación, la formación y capacitación y la diversificación son grandes prioridades, puesto que se adaptan a un mundo que cambia a marchas forzadas; además, las familias cada vez se ocupan más de la planificación de la sucesión.

Estas son algunas de las principales conclusiones del octavo Barómetro sobre la empresa familiar europea, un estudio sobre empresas familiares centrado en Europa y elaborado por KPMG y European Family Business (EFB) a través de 1.613 encuestas a directivos de empresas familiares en 27 países europeos para elaborar el informe de este año.

“El moderado optimismo de las empresas familiares es fruto de que han adquirido anticuerpos para luchar contra la inestabilidad, las tensiones comerciales, la globalización y los constantes cambios que se producen en los modelos de negocio en todos los sectores productivos”, según Ramón Pueyo, socio responsable de Empresa Familiar de KPMG en España

Datos destacados

  • El 62 por ciento de los encuestados se muestran confiados o muy confiados sobre las perspectivas de su negocio en los próximos doce meses. El optimismo es especialmente elevado entre las empresas familiares irlandesas (91 por ciento), portuguesas (78 por ciento) neerlandesas (67 por ciento) y españolas (66%).
  • El 59 por ciento de los encuestados afirman haber experimentado un aumento de la facturación en el último año, mientras que otro 28 por ciento apuntó a un volumen de negocio estable. En el caso de España, el 65 por ciento de los encuestados aseguró haber aumentado su facturación en los últimos doce meses.
  • El 72 por ciento afirma que la innovación será una prioridad fundamental en los dos próximos años, junto con la formación y capacitación de la plantilla (64 por ciento) y la diversificación (50 por ciento).
  • El 63 por ciento de los encuestados creen que la lucha por el talento es su principal preocupación empresarial, frente al 53 por ciento del año pasado. El 62 por ciento de los encuestados también está preocupado acerca de la caída de la rentabilidad, y el 60 por ciento muestra inquietud acerca de los cambios normativos.
  • El 37 por ciento de los encuestados declararon un incremento de la actividad internacional en los últimos doce meses.

La sucesión, la gran prioridad de las empresas familiares

Todo apunta a que la sucesión se convertirá en un aspecto fundamental en las empresas familiares de toda Europa en los próximos 5 a 10 años. Se estima que, de aquí a 2030 se transferirán 15,4 billones de dólares en todo el mundo, de los cuales, 3,2 billones en Europa.

En la encuesta de este año, el 35 por ciento de los encuestados afirman tener intención de traspasar la titularidad del negocio a la siguiente generación, mientras que el 33 por ciento también tiene previsto ceder responsabilidades de gestión. Solo el 27 por ciento afirma tener intención de transferir responsabilidades de supervisión, lo que tal vez apunta a que a la generación de más edad le gustaría vigilar de cerca la empresa durante algún tiempo más.

Aunque el 84 por ciento de los encuestados afirman que actualmente un miembro de la familia ocupa el cargo de consejero delegado, solo el 62 por ciento cree que esto seguirá siendo así en los próximos años.

“Las empresas familiares más antiguas siguen teniendo a miembros de la familia al frente, pero esto podría tornarse menos habitual en el futuro. Las familias cada vez sentirán más necesidad de contar con experiencia y conocimientos externos para ayudar a la empresa a capear un contexto complejo y en constante evolución. A medida que las empresas se tornan más globales y digitales, la figura de ejecutivos externos puede aportar experiencia, habilidades y perspectivas independientes, todo ello necesario para innovar, asumir riesgos estratégicos y prosperar”, comenta Tom McGinness, corresponsable global de Empresas Familiares en KPMG Enterprise.

Compromiso con el proyecto europeo

Ante la formación de una nueva Comisión y Parlamento europeos, las empresas familiares de este continente tienen la esperanza de que los políticos hagan del comercio una prioridad. Uno de cada tres encuestados (35 por ciento) cree que la prioridad clave de la UE debería ser la culminación del mercado único europeo, mientras que el 20 por ciento opina que la prioridad clave de la UE debería centrarse en abanderar la defensa del libre comercio.

Otras prioridades mencionadas por las familias empresariales son asegurarse de que el sistema educativo esté preparando a los estudiantes europeos para los puestos de trabajo del futuro, el cambio climático y la regulación de la economía digital.

“Es alentador comprobar que existe una cierta alineación entre los intereses de las empresas familiares y los de los políticos europeos, en el sentido de que existe una ambición compartida de poner en marcha las reformas necesarias, fomentar el comercio y culminar el mercado único. Las empresas querrán que se escuche su voz a medida que las reformas vayan ganando entidad”, comenta Olaf Leurs, socio de Tax en Meijburg & Co, KPMG en los Países Bajos.

Contacta

  • Oficinas kpmg.findOfficeLocations
  • kpmg.emailUs
  • Social media @ KPMG kpmg.socialMedia
 

¿Quieres contactar con KPMG?

 

loading image Solicitud de propuesta