Fiorenza Rebecca

Fiorenza Rebecca

Nací en un pequeño pueblo de Italia situado cerca de Padua. Disfrutaba mucho de la vida en mi localidad, pero siempre había tenido ganas de ir a la ciudad y relacionarme en un ambiente más grande, así que, con 18 años, decidí trasladarme a Milán para comenzar mis estudios universitarios.

Durante la carrera me concedieron una beca Erasmus en Madrid y en tan solo unos meses, me enamoré profundamente de la ciudad. En aquel momento tenía que volver a continuar con mis estudios, pero sabía que pronto volvería a disfrutar de España

Comencé a trabajar en KPMG en Milán y después de dos años en la firma, tuve la oportunidad de trasladarme a la oficina de Madrid temporalmente. En un inicio, mi experiencia en esta ciudad iba a durar dos años, pero conseguí extender mi estancia dos veces hasta que me ofrecieron quedarme en España de manera indefinida. Lo que en un inicio era una fiesta de despedida con mis nuevos amigos, acabó siendo una fiesta de no despedida y de bienvenida a nuevas oportunidades.

A pesar de que el cambio cultural entre España e Italia no es muy grande, el primer año fue durísimo porque no hablaba español bien y trabajar en este idioma me costó mucho.

Ahora, 8 años después, ver cómo se trabaja en la firma en dos países diferentes me ha enriquecido personal y profesionalmente. Tuve la suerte de encontrarme con grandes compañeros que entendían mi situación y me ayudaban en el día a día. Además, mantengo relación con mi equipo de Italia. Algunos también están en otras oficinas en diferentes partes del mundo. Con ellos comparto experiencias y nos nutrimos mutuamente. ¡Es una suerte pertenecer a una firma global que nos ofrece estas posibilidades!