Durante un siglo, una única combinación de combustible y tren motriz -el motor de combustión interna (MCI) alimentado por petróleo ha dominado la industria automovilística mundial. La estructura de las empresas automovilísticas, su financiación y su comercialización se han optimizado para producir y vender vehículos con motor de combustión interna.

Ahora, la sabiduría convencional dice que el tren motriz de baterías eléctricas triunfará, convirtiéndose en la fuerza dominante en el negocio de la automoción que ha sido el ICE (motor de combustión interna) . Y las empresas de automóviles están apostando masivamente por este escenario. Sin embargo, todavía no sabemos cuándo los vehículos eléctricos de batería (BEV) podrían alcanzar un punto de inflexión y hacerse populares entre una amplia franja de consumidores, generando las ventas -y los beneficios- que justifiquen la inversión de miles de millones de dólares que los fabricantes de automóviles están haciendo en el desarrollo de BEV. Los vehículos con motor de combustión interna perderán su predominio, pero la industria del futuro puede parecerse más a un mosaico, con múltiples combinaciones de combustible y tren motriz y mucha más complejidad de lo que se supone.

  

Principales aspectos a tener en cuenta:

El reinado de un siglo de autos de combustión interna está llegando a su fin  — pero nadie sabe con qué rapidez; las estimaciones de los analistas sobre la penetración de los autos eléctricos o de batería en 2030 oscilan entre el 24% y el 40%.

La industria se parecerá más a un mosaico. En contra de la sabiduría convencional y de los más de 200.000 millones de dólares de inversión, el futuro no será sólo de los autos a batería. Habrá múltiples combinaciones de combustible y tren motriz -incluidos los híbridos ICE y el hidrógeno- para satisfacer las necesidades del mercado.

¿Demasiados actores y pocos consumidores?  En la actualidad, muchos actores del sector de los autos eléctricos se dirigen a una pequeña parte del mercado estadounidense (a partir de 50.000 dólares), que representa sólo 2,4 millones de unidades o el 17%. En 2030, incluso si la penetración de los autos eléctricos alcanza el 30% (incluyendo más modelos de menor precio), el mercado disponible podría ser sólo de 5,1 millones de un mercado de 17 millones de unidades.


Exceso de capacidad de fabricación de vehículos con motor de combustión interna. Si la previsión de penetración del 30% de los autos eléctricos es siquiera aproximada, en 2030 podría haber un exceso de capacidad de fabricación de vehículos de combustión interna de casi 40 millones de unidades al año en todo el mundo, el equivalente a 200 plantas de montaje. Esto no incluye el efecto multiplicador en los proveedores y sus plantas.

Cuestiones de infraestructura sin respuesta. No sólo hay incertidumbre sobre la construcción de la infraestructura de carga (para los vehículos eléctricos y de hidrógeno), sino también sobre el suministro eléctrico necesario. Casi 4.000 millones de personas viven en países con una infraestructura eléctrica inadecuada para los vehículos eléctricos. Incluso en las economías ricas, la red eléctrica es vulnerable y no está preparada para el uso generalizado de los vehículos eléctricos.


Cambios estructurales de gran magnitud. En casi cualquier escenario, la industria puede esperar un cambio estructural masivo. Los nuevos competidores tomarán parte. Las cadenas de valor se romperán y las cadenas de suministro se reconfigurarán; las empresas tendrán que ajustar sus carteras de negocios.

Lo que está en juego no podría ser mayor. Las apuestas y la incertidumbre y la complejidad son enormes. Se construirán nuevas posiciones dominantes, y los viejos imperios pueden caer. Dentro de una década, podría haber un nuevo orden jerárquico en el sector del automóvil, y uno o varios de los principales actores actuales podrían haber sido adquiridos o haber desaparecido.

El mosaico puede mostrar cómo colocar sus apuestas sabiamente. Para ganar, las empresas tendrán que elegir nuevas posturas estratégicas y adoptar un marco dinámico de toma de decisiones para planificar y hacer sus apuestas. Necesitan el mosaico.

  

  

Explore