Los cambios generalizados e inmediatos provocados por COVID-19 obligaron a las empresas a cambiar la forma en que se relacionaban con el mercado, sus clientes, sus empleados, sus socios y cómo operaban. Los empleadores se vieron obligados a ajustar cómo y dónde se ejecutaba el trabajo. Cadenas de suministro necesarias para adaptarse y reestructurarse. Hubo una modificación significativa de cómo operaban los negocios a la luz de COVID-19 combinado con la aceleración de la agenda ambiental, social y de gobierno y el cambio de creencias de los clientes.

Para avanzar, las empresas deben enfatizar la comprensión de sus clientes; pero hay que tomar en cuenta que COVID-19 ha llevado a muchos a cambiar su perspectiva y cambiar sus prioridades, por lo que no es recomendable asumir lo que piensa y siente el cliente tomando como base una comprensión histórica. 

En la tercera edición de Me, my life, my wallet (Yo, mi vida, mi billetera) , continuamos con nuestra exploración del cliente multidimensional: qué es lo que realmente impulsa el comportamiento y las opciones, y cómo esto va a cambiar a medida que surja el cliente del mañana. A medida que el entorno operativo continúe cambiando, las empresas tendrán que evolucionar una vez más su modelo de participación para atender al consumidor cambiante. La encuesta de este año consistió en más de 18,000 consumidores en 16 condados, regiones y jurisdicciones, lo que brinda una visión verdaderamente global de cómo las empresas pueden trazar un rumbo para encontrar a los clientes donde están, con lo que quieren y cómo lo quieren, si es que lo desean. sobrevivir hoy y prosperar mañana.

Descargue el informe (en inglés) a continuación para ayudarlo a continuar su viaje mientras todos nos adaptamos y nos alineamos a una nueva realidad. Conocer mejor al cliente en evolución puede infundir confianza a la hora de trazar un camino a seguir en un entorno tan dinámico. En KPMG estamos presentes para ayudarlo a afrontar los desafíos que le esperan.