close
Share with your friends

La rápida propagación del brote viral COVID19, ha presentado un problema para la salud, trayendo consigo impactos en los pequeños, medianos y grandes negocios alrededor del mundo. Así mismo impacta financieramente a empresas y mercados, debido a la desestabilización del crecimiento de las ventas y al poco control de los costos operativos.

Planificación de escenarios

La incertidumbre que aqueja a miles de empresarios e inversionistas se ha visto incrementada rápidamente con el pasar del tiempo, derivado de la desaceleración del cumplimiento de metas y expectativas financieras y por la pérdida de independencia económica para la generación de réditos.  Lo cual ha provocado entre empresarios e inversionistas una serie de cuestionamientos, los más importantes a considerar son:

  • ¿Cuánto del valor financiero de mi negocio se ha perdido?
  • ¿Cuáles son los esfuerzos necesarios para proteger el flujo de caja?
  • ¿Cómo reactivar el negocio?

El valor del negocio tras la crisis

Si bien es evidente que el valor de muchos negocios, en corto tiempo, se ha sido menoscabado por la crisis sanitaria, se hace necesario tomar con calma, orden y prudencia las decisiones necesarias para contener la pérdida de valor del negocio.  ¿Cómo? Acuerpándose en las fortalezas del negocio, materializando las oportunidades, maximizando el uso de recursos disponibles y volviendo a analizar y reforzando los conductores que le pueden generar valor al negocio. No obstante, como punto de partida es indispensable realizar una medición financiera del deterioro de valor de cada unidad de negocio, con el objetivo de obtener una fotografía sobre la situación real de cada unidad de negocio y de la empresa como un todo.

Gestión del valor, reinvención y liderazgo

  La Gestión del valor debe ser promovida por un líder capaz de: aceptar retos, tomar decisiones de forma oportuna, visualizar el panorama actual, percibir negocios con nuevas capacidades productivas, que le permitan reinventar servicios y productos, en función a los cambios globales observados y finalmente desarrollar una filosofía de Gestión del valor en toda la organización, enfocada en la generación de flujos de efectivo a largo plazo.

El cambio de hábitos gerenciales de las empresas y de quienes las lideren como consecuencias de las medidas mitigadoras ante el COVID19, hace que la Gestión del valor tenga mayor sentido en tiempos de crisis.

A continuación, se presenta 10 elementos para la promoción del cambio hacia la Gestión del valor en tiempos de crisis:

1.    Identifique los conductores que le generan valor al negocio, en función de crecimiento en ventas, rentabilidad, utilización de recursos, riesgos, impuestos y financiamiento.

2.    Diagnostique y analice el impacto de estos conductores en el valor del negocio.

3.    Priorice los conductores de mayor a menor impacto sobre el valor.

4.    Impulse la identificación de oportunidades, entre sus colaboradores.

5.    Reinvente servicios y productos.

6.    Desarrolle y reajuste metas y estrategias.

7.    Tome tiempo para la correcta comunicación y trasmita claramente las ideas a los colaboradores.

8.    Renegocie y trabaje en conjunto con sus acreedores, proveedores y clientes para mejorar condiciones.

9.    Implemente los cambios necesarios, principalmente en los conductores de valor que generen mayores réditos.

10. Defina métricas de cumplimiento de metas y dele seguimiento periódicamente.

El valor del negocio depende de las expectativas y del cumplimiento de las metas definidas para la generación de flujos de caja a largo plazo, que en tiempos difíciles como los vividos actualmente, no es tan fácil conseguir. Sin embargo, el cambio de filosofía organizacional hacia la Gestión del valor del negocio podría ser el camino correcto para enfocar los recursos y esfuerzos hacia la contención de pérdida de valor del negocio y posteriormente hacia la recuperación de dicho valor, identificando oportunidades de mejora y rediseñando estrategias que permitan satisfacer las necesidades reales del negocio.

El establecimiento de un liderazgo dinámico y la implementación de una filosofía de Gestión del valor son esenciales para transformar el negocio a la nueva realidad del mercado.