close
Share with your friends

¿Serán necesarios cambios tributarios luego de la crisis?

¿Serán necesarios cambios tributarios luego de la...

La deuda externa, se calcula, será de 70% del PIB para finales del 2020.

Rios, Jorge

Presidente de KPMG en Colombia

KPMG in Colombia

Contacto

Contenido relacionado

Reconfigurando el Futuro de Colombia Visión Macroeconómica
  • La vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez, detalló las oportunidades que la contingencia abrió para dejar atrás paradigmas y tener una economía sólida a futuro.
  • Diferentes expertos aseguraron que -sin duda- vendrá una nueva reforma tributaria e indican que las exenciones deben ser revisadas para gravar a quienes tienen el capital para aportar.
  • Gobierno calcula un crecimiento de 6% para el 2021 con las medidas tomadas para afrontar la emergencia.
  • El sector financiero y la banca digital, también tendrán un papel clave para sobreponerse a los desafíos actuales.

Bogotá, julio de 2020. En el marco del evento ‘Reconfigurando el Futuro de Colombia’, organizado por la Firma consultora y auditora KPMG, se reunieron representantes del sector público, privado y la academia. Dos conferencias dieron la apertura: ‘Visión Macroeconómica’ y ‘Financiero y Mercados de Capitales’, las cuales permitieron discutir cuáles son las prioridades financieras y económicas en el país. Durante la charla, el Viceministro de Hacienda y Crédito Público, Juan Alberto Londoño, proyectó un crecimiento de 6% para el 2021.

Al respecto, Camilo Bueno, socio líder de estrategia, clientes y mercados de KPMG en Colombia, informó que la deuda externa, se calcula, será de 70% del PIB para finales del 2020. Eso tiene que llevar al país a unirse para entender la magnitud de la deuda que se va a asumir en el exterior, además para comprender las nuevas dinámicas que propone la crisis en temas económicos como lo son la tasa de desempleo, la inflación y el posicionamiento en el exterior, el cual debe fortalecerse para seguir siendo un atractivo para los inversionistas extranjeros y eso contribuya al repunte en el mediano y largo plazo.

En sintonía se mostró la vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez, quien indicó que las consecuencias de la pandemia dejan números complejos: en el mes de junio la confianza en la economía fue de -33,1%, la pobreza podría aumentar entre 4,6 puntos y 24,3 puntos, la pobreza extrema entre 1,5 puntos y 17 puntos, dependiendo de cuánto dure la mitigación del virus y la recuperación. Así mismo, el comercio exterior (exportaciones) tuvo una reducción de 40,3% en mayo.

A pesar del panorama negativo, la representante del Gobierno indicó que se debe mirar a futuro y aprovechar la oportunidad que se abre para hacer cambios sostenibles en largo plazo. “Hay que trabajar en un cambio del aparato productivo y -sobre todo- social. Hemos venido desarrollando una visión de corto plazo para la reactivación que debe darse en los próximos dos años y otra para el largo plazo; allí hemos trazado una hoja de ruta que nos permita lograr objetivos ambiciosos. Necesitamos que toda la sociedad participe en reconfiguración a futuro, teniendo la posibilidad de cambiar los paradigmas que nos han guiado durante mucho tiempo y nos tienen en este punto”.

Ramírez, enfatizó que esos cambios, por ejemplo, deben hacerse de manera profunda para corregir, entre otras cosas, el 46% de trabajo informal que tiene el país, el cual es uno de los problemas más preocupantes y eso se hizo evidente con los confinamientos. Ese grupo poblacional es de los más vulnerables a la hora de decretar las cuarentenas preventivas que buscan salvar vidas.

El viceministro de Hacienda y Crédito Público, Juan Alberto Londoño, durante su intervención, se refirió a la existencia de una “ancla fiscal muy importante”, pero los mercados nacionales e internacionales están retomando la confianza, lo cual lleva a que las tasas de interés retomen a las cifras normales. Otro parte positivo, es que hay una “capacidad de gasto excepcional” para atender la emergencia.

Él, también habló sobre un sistema financiero sólido que, con diferentes garantías, ayuda a generar mayor apetito de riesgo, con lo que puede presentar un impulso para la reactivación económica y el consumo de las personas en el corto plazo.  

Enfatizando en ese papel de la banca, Guillermo Jaramillo, Socio Líder de Consultoría e Innovación KPMG Colombia, expresó que hay dos actividades dentro de la reconfiguración financiera del país que son claves: la primera es -precisamente- la bancarización y la otra la interoperabilidad. “Yo le pediría al presidente Iván Duque, que enfile todas sus baterías en motivar la bancarización digital. En los últimos cuatro meses vimos una superación de los tres millones de nuevos suscriptores en la banca digital; ya sea con bancos tradicionales o Fintech. De igual manera, se debe hacer un trabajo fuerte en interoperabilidad, porque permite que el sector financiero y de seguros entiendan -en situaciones como la que vivimos- a quiénes hay que entregar ayudas y también a conocer a los usuarios. Hay que enfocar la ejecución de la reconfiguración financiera desde la inclusión y bancarización de todo el ecosistema digital con el que esas personas se conectan”.

Posibilidad de un cambio tributario

El viceministro de Hacienda, también explicó que se debe entender que en el mediano plazo habrá que “pensar en generar mayores ingresos a la Nación, además de alcanzar una mayor eficiencia en el gasto”. Otros expertos abordaron la posibilidad de una nueva reforma tributaria, asegurando que será necesaria, pero haciendo varias precisiones:

Luis Fernando Mejía, presidente ejecutivo de Fedesarrollo

“Hemos visto un aumento en el impuesto de renta en las empresas y el de las personas sigue estando muy por debajo; la composición es totalmente distinta, la gran mayoría de países lo que hacen es gravar (especialmente) a las personas que son dueñas de las empresas y no tanto a las compañías, hay que cambiar ese balance de la composición tributaria”. 

Marcela Eslava, decana de economía de la Universidad de los Andes   

“Una reforma tributaria es inevitable. Por una parte, porque ya sabíamos que para 2021 íbamos a estar desfinanciados y que era necesario saber de dónde iban a salir esos recursos, pero además porque los colombianos no deberíamos estar contentos con un sistema tributario regresivo. Al mirar los ingresos antes de los impuestos tenemos una distribución pésima de esos ingresos. Al igual, es necesaria la reforma porque la necesitamos de manera desespera en la lucha contra la desigualdad. Nos hemos equivocado en el intento, en una parte por generar exenciones para sectores específicos (empresas) y eso se entiende en el ámbito internacional como una movida detrimental de la productividad agregada, en esencia, porque distorsiona todos los incentivos y lleva a la actividad hacia sectores que son más rentables porque tienen menos impuestos, pero no necesariamente son más rentables porque son más prometedores en términos de crecimiento a futuro, es decir, los que más productividad van a generar”.

Ángela Hurtado, presidenta JP Morgan Colombia

“Somos un país que recauda sobre el porcentaje del PIB muy poco. Tenemos unos impuestos malos como el 4X1000 que finalmente lo único que hacen es incentivar el uso del efectivo y la informalidad, tenemos exenciones que le valen al país más de 80 billones de pesos y muchos de esos benefician a algunos sectores privados, además, somos uno de los países menos competitivos desde el punto de vista privado y más complicados tributariamente. Tenemos que llegar a un acuerdo y, desde el sector privado, llegar al Gobierno con propuestas donde todos pongamos”.

Bruce Mac Master, presidente de la ANDI

“No hay la menor duda que se requerirá una reforma tributaria. Colombia haga lo que haga debe crear las condiciones correctas para que exista más y mejor inversión. Solamente así recuperaremos los índices que se han caído. Debemos ser conscientes de que el mundo entero estará buscando mayor inversión, de manera que la competencia por esa inversión va a ser realmente dura y compleja. Entonces debemos preguntarnos frente a lo fiscal y tributario: ¿qué puede hacer Colombia y cómo lo va a hacer para lograr un ser un buen destino para la inversión?”. 

© 2020 KPMG International Cooperative (“KPMG International”), a Swiss entity. Member firms of the KPMG network of independent firms are affiliated with KPMG International. KPMG International provides no client services. No member firm has any authority to obligate or bind KPMG International or any other member firm vis-à-vis third parties, nor does KPMG International have any such authority to obligate or bind any member firm. All rights reserved.

Member firms of the KPMG network of independent firms are affiliated with KPMG International. KPMG International provides no client services. No member firm has any authority to obligate or bind KPMG International or any other member firm vis-à-vis third parties, nor does KPMG International have any such authority to obligate or bind any member firm.

Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse sin la aprobación previa del Editor. Cualquier reproducción, divulgación o comercialización sin autorización del autor, será sancionada civil y penalmente como lo indica la Ley. La información aquí contenida es de naturaleza general y no tiene el propósito de abordar las circunstancias de ningún individuo o entidad en particular. Aunque procuramos proveer información correcta y oportuna, no puede haber garantía de que dicha información sea correcta en la fecha que se reciba o que continuará siendo correcta en el futuro. Nadie debe tomar medidas basado en dicha información sin la debida asesoría profesional después de un estudio detallado de la situación en particular. Esta publicación no está disponible para la venta, se distribuye como cortesía de KPMG en Colombia a sus clientes y otros amigos. Los derechos de autor sobre la presente obra son titularidad de 2018 KPMG S.A.S., KPMG Advisory, Tax & Legal S.A.S., y se hallan protegidos en los términos señalados por la Ley 23 de 1982.

Contáctenos