close
Share with your friends

Entre las muchas imágenes del aislamiento producto del COVID-19, quizás algunas de las más profundas y duraderas son las calles sin tráfico, los cielos sin aviones y el sonido desconocido del canto de los pájaros que regresa a nuestro entorno. Como resultado, a principios de abril de 2020, cuando miles de millones de personas estaban confinadas en sus hogares, las emisiones globales de CO2 disminuyeron casi una quinta parte en comparación con el promedio del año anterior.1

1. Fuente: Informe sobre la brecha de emisiones de las Naciones Unidas de 2020

Nuestro compromiso

Sin olvidar el costo humano, el COVID-19 nos ha recordado lo que se puede lograr en nuestra búsqueda para salvar el planeta y nos ha obligado a reevaluar cómo respondemos, como empresa y como individuos, para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS) y el Acuerdo de París de las Naciones Unidas sobre cambio climático. La buena noticia es que la mayoría (71 por ciento) de los líderes encuestados en 2020 Global CEO Outlook de KPMG dicen que quieren asegurar los logros del cambio climático obtenidos como resultado de la pandemia. No somos diferentes.

El cambio climático nos afecta a todos y exige una acción contundente. Desde que lanzamos nuestra Respuesta Global al Clima en 2008, hemos estado buscando activamente formas de reducir nuestro impacto ambiental a nivel mundial. Durante ese tiempo, KPMG estableció objetivos ambiciosos para la reducción de emisiones y el uso de electricidad renovable, y hemos cumplido o superado estos objetivos. También informamos las emisiones de carbono anualmente y proporcionamos divulgaciones adicionales relacionadas con el clima.

A través de KPMG IMPACT, también apoyamos a nuestros clientes a transformar sus negocios y cadenas de suministro para reducir rápidamente sus impactos de carbono. Tenemos la experiencia de los profesionales de KPMG en todo el mundo para ayudar a los clientes a reducir las emisiones de carbono, hacer la transición a la energía renovable e integrar el riesgo climático en las estrategias corporativas. También hemos asesorado ampliamente sobre finanzas verdes y estamos trabajando con el Foro Económico Mundial para impulsar un cambio sistémico para acelerar la transición energética.