close
Share with your friends

La industria financiera en el entorno de crisis - COVID-19

La industria financiera en el entorno de crisis - COVID

El costo de la crisis en el sector financiero mundial será muy alto

Romero, Wilson

Socio Auditoría

KPMG in Colombia

Contacto

Contenido relacionado

COVID-19 Industria Financiera

El costo de la crisis en el sector financiero mundial será muy alto y aún es una incertidumbre cuantificar su verdadero impacto, pues la velocidad de propagación del brote y la profundidad en el tiempo es incierta; la interrupción de las operaciones, la disminución de las transacciones y las consecuencias en la liquidez del sector sin duda son las mayores preocupaciones para atender y encaminar la estabilidad del sistema financiero, así como el adecuado funcionamiento de los mercados.

En el mundo, los bancos y los Gobiernos han intervenido con medidas para disminuir los impactos en los mercados, tales como la reducción de las tasas de interés y de las reservas, el uso de la herramienta del encaje bancario, renovación y otorgamiento de nuevos créditos, agregar liquidez con la emisión de instrumentos financieros, el aumento de compras de activos, ente otros.

Para el caso colombiano, el sector financiero ha emitido ayudas a sus clientes que superan a la fecha los $155 billones aproximadamente, líneas de crédito proveniente de los recursos en gran porcentaje de los mismos ahorradores, medidas de refinanciamiento de créditos y de otorgamiento de períodos de gracia. Así mismo, se han otorgado auxilios para apoyar a trabajadores independientes, Pymes, MiPymes y grandes empresas, así como ayudas a la población más vulnerable. 

Desde el punto de vista del Gobierno Nacional, si bien no ha entregado recursos ni subsidios a los bancos, sí ofreció un soporte para respaldar hasta en un 90% las deudas de los nuevos créditos de los deudores. Así mismo, ha ofrecido líneas de garantías del Fondo Nacional de Garantías con cupos aproximados de $10 billones para créditos para las Pymes, Microempresas y pago de nóminas, líneas preferenciales, como lo son las Líneas de Bancóldex apoyando con un descuento importante en las tasas preferenciales que estos programas ofrecen y bajó el encaje bancario sobre las cuentas corrientes y de ahorro del 11% al 8%.

En línea con lo anterior, la Superintendencia Financiera de Colombia le permitió a los establecimientos de crédito establecer procedimientos temporales en la administración del riesgo crediticio de los deudores, permitiendo que aquellos créditos que al 29 de febrero de 2020 presentaban mora mayor o igual a 30 días y menor o igual a 60 días, pueda establecerse en ellos periodos de gracia por el periodo de 120 días calendario; así mismo, la institución financiera podrá continuar la causación de intereses y demás conceptos durante este periodo; en los créditos rotativos y tarjetas de crédito no procederá la restricción en la disponibilidad de los cupos, el deber por parte de las instituciones de crédito de informar permanentemente a sus clientes de los planes de acción adoptados por esta emergencia sanitaria y los canales digitales disponibles para la prestación del servicio, la gratuidad del uso de la red prestada por terceros distintos a la propia institución financiera, entre otras.

Al final, las medidas del Gobierno y del regulador indicadas anteriormente, buscan alivios en la ampliación de los plazos de las obligaciones y congelar créditos en la medida de lo posible, todo esto aplicado a intereses y capital, eliminar todo costo y comisión de transferencias bancarias e interbancarias, e incrementar los montos mínimos para dichos movimientos, reduciendo al máximo las tasas de interés relacionadas con los sectores principalmente afectados por la crisis y diseñar y estructurar paquetes de nuevas líneas de productos crediticios a la medida, especializados y diversificados, según la necesidad de los clientes.

Ahora, desde el punto de vista interno de la operatividad diaria del sector financiero, hay dos elementos importantes que las instituciones deberán monitorear y asegurar, y es la adecuada administración de riesgos y el reconocimiento y revelación del impacto financiero y contable:

·         Administración de Riesgos en:

–          Liquidez, a raíz del brote en el negocio y sus consecuencias en la caída del mercado financiero, la volatilidad y el empeoramiento de la calidad crediticia, se ejerce una presión significativa sobre la adecuación de la solvencia y el restablecimiento del capital de trabajo; el desafío clave es identificar la posición actual del capital y proporcionar pronósticos razonables. 

–          Crédito, el incremento de los incumplimientos de los deudores y de las provisiones de riesgo de crédito reconocidas bajo perdidas esperadas. 

–          Mercado, la afectación por el aumento de la volatilidad en los datos del mercado lo cual requiere un mayor cuidado en los límites y de la brecha en los precios de oferta y demanda. 

–          Operacional, ha sido de mayor atención lograr la continuidad de las operaciones y de los nuevos procesos creados por fuera de la oficina para ejecutar las operaciones; el desafío clave seguirá siendo identificar las áreas relevantes de interrupciones comerciales y abordar cómo los procesos, las personas y los sistemas se han adaptado a estos cambios. 

–          Ciberseguridad, las condiciones de trabajo remotas han incrementado la posibilidad de ataques de la red de TI que intentan explotar cualquier debilidad de acceso remoto con nuevas técnicas de ataque.

–          Sistema de control interno, será relevante supervisar los controles de segregación de funciones, pues pueden volverse ineficaces debido a las ausencias del personal en la oficina, arreglos de trabajo a distancia o a la falta de información necesaria para operar los controles; la gerencia y los empleados pueden creer que los eventos y condiciones actuales reducirán la probabilidad de que los controles sean probados, monitoreados por los dueños de proceso y auditoría interna y por consiguiente, creer que no serán descubiertos, lo que incrementa el riesgo de fraude.

·         Reconocimiento financiero y contable:

–          Las instituciones financieras requerirán reconocer el resultado de estas nuevas formas de recomponer la solvencia y el capital de trabajo, revelando su efecto en la nueva forma de administrar el riesgo de liquidez y reconocer nacientes fuentes de financiamiento naturales y existentes en las operaciones ya reconocidas, tales como diferir pagos, lograr nuevos acuerdos, etc.

–          La afectación del riesgo de crédito hace que los presupuestos del año 2020 y el estado financiero incorpore el impacto del incremento del riesgo de los clientes al ingresar en default y el cambio en los pronósticos de las variables macroeconómicas en los modelos de deterioro bajo NIIF 9, y se esperaría una tendencia a detenerse más en los cambios en las ponderaciones hacia los escenarios desfavorables, lo que implica un mayor juicio por parte de la administración. En adición, uno de los cambios inmediatos a reconocer en los modelos es el ajuste en los “stage” o etapas, dado que los cambios en las condiciones crediticias del crédito definidas por la institución financiera o por el regulador, pueden afectar los criterios de calificación del stage, por ejemplo, los ajustes de mora solicitados por la Superintendencia Financiera de Colombia. 

–          Respecto a la medición al valor razonable de ciertos instrumentos financieros, deberán incorporar la recomposición de la información del mercado bajo las condiciones actuales de este dado el brote. Será de especial cuidado colocar mayor atención en aquellas mediciones de nivel 3 basados en datos no observables, siendo de mayor importancia las revelaciones de la NIIF 13 sobre la medición del valor razonable de los instrumentos financieros, incluidas las revelaciones de sensibilidad y las transferencias significativas entre los niveles en la jerarquía del valor razonable.

–          Dadas las circunstancias económicas actuales por el brote, puede haber indicadores de deterioro en los activos financieros y no financieros que activen la realización oportuna de las pruebas de deterioro y el reconocimiento de los resultados del análisis.

–          Los incumplimientos de préstamo o de un acuerdo de préstamo que no haya sido remediado, afectará la clasificación de activos y pasivos como corrientes o no corrientes a la fecha de los estados financieros.

–          El brote puede afectar las proyecciones de la institución financiera en la probabilidad de futuras ganancias imponibles, lo que a su vez podría afectar el reconocimiento del impuesto diferido activo.

Por ahora y en el estado actual de evolución del brote, los bancos, los reguladores y los Gobiernos deberán seguir monitoreando su desenvolvimiento diario y los efectos que se van materializando, de tal forma que se tomen cada vez más medidas a tiempo, para aliviar los requisitos de capital y la suficiencia de la liquidez, el monitoreo del comportamiento de las condiciones del mercado y del riesgo de crédito de los deudores especialmente en relación con los sectores más afectados y la revisión de la estrategia actual de otorgamiento de crédito.

© 2020 KPMG S.A.S., KPMG Advisory, Tax & Legal S.A.S., sociedades colombianas y firmas miembro de la red de firmas miembro independientes de KPMG afiliadas a KPMG International Cooperative ("KPMG International"), una entidad suiza. Derechos reservados.

Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse sin la aprobación previa del Editor. Cualquier reproducción, divulgación o comercialización sin autorización del autor, será sancionada civil y penalmente como lo indica la Ley. La información aquí contenida es de naturaleza general y no tiene el propósito de abordar las circunstancias de ningún individuo o entidad en particular. Aunque procuramos proveer información correcta y oportuna, no puede haber garantía de que dicha información sea correcta en la fecha que se reciba o que continuará siendo correcta en el futuro. Nadie debe tomar medidas basado en dicha información sin la debida asesoría profesional después de un estudio detallado de la situación en particular. Esta publicación no está disponible para la venta, se distribuye como cortesía de KPMG en Colombia a sus clientes y otros amigos. Los derechos de autor sobre la presente obra son titularidad de 2018 KPMG S.A.S., KPMG Advisory, Tax & Legal S.A.S., y se hallan protegidos en los términos señalados por la Ley 23 de 1982.

Contáctenos