close
Share with your friends

COVID-19 y aumento de préstamos para Pymes: ¿Cómo será la exposición de los bancos frente a este tema?

COVID-19 y aumento de préstamos para Pymes

Los efectos secundarios del virus son aparentemente interminables.

Preciado, Pedro

Socio Líder de Servicios Financieros

KPMG in Colombia

Contacto

Contenido relacionado

People working with laptops

La pandemia del COVID-19 está creando nuevos desafíos para las sociedades y economías en una escala casi sin precedentes.

Los bancos están en la primera línea de la crisis económica. De repente, tienen que lidiar con problemas que simplemente no estaban en el horizonte hace unas semanas. Están llenos de consultas y solicitudes de soporte de clientes tanto de personas como corporativos. Con tantos sectores severamente afectados, y en algunos casos enfrentando una suspensión completa de los negocios, la demanda de préstamos y financiamiento es inmensa, particularmente para las pequeñas y medianas empresas (PYME).

Los gobiernos alrededor del mundo han lanzado importantes paquetes de apoyo para las PYME, a menudo garantizando que todo o la mayor parte del crédito esté cubierto. Pero, por supuesto, corresponde a los bancos administrar y originar los préstamos. Las entidades bancarias están haciendo todo lo posible para hacer esto, ampliando significativamente sus capacidades; enfrentándose a un difícil acto de equilibrio entre hacer que el crédito esté disponible rápidamente y realizar las verificaciones necesarias.

Esta situación, presenta a los bancos una serie de riesgos que tienen que gestionar a una velocidad vertiginosa.

En primer lugar, existe un riesgo operativo. Cualquier banco cuyos sistemas caigan o se perciba como lento para procesar aplicaciones afronta una posible reacción violenta, así como una mala publicidad. Pero con la cantidad de aplicaciones y contactos que ingresan, no solo de clientes corporativos sino también de clientes personales, esto no es tarea fácil. Así mismo, se enfrentan a las esperas en los centros de atención telefónica que van mucho más allá de los tiempos normales de servicio.

Este riesgo operativo conduce a la segunda área de riesgo, el riesgo reputacional. En un momento de tanta presión, los clientes probablemente recordarán cómo fueron tratados. Es probable que quienes reciben un servicio rápido y cambios efectivos sientan una lealtad y una positividad más profunda acerca de su banco. Pero para aquellos clientes que experimentan frustración y retraso, será al revés. La forma en que los bancos se manejan ahora y qué tan bien se mantienen sus sistemas podría tener implicaciones a largo plazo para las futuras relaciones con los clientes. Sin embargo, el procesamiento de las solicitudes de préstamo no es simplemente una cuestión de administración.

Existe un riesgo regulatorio y de cumplimiento que también debe gestionarse. Aunque los gobiernos están garantizando la mayoría o la totalidad de los préstamos, los bancos aún deben reunir cierta documentación y validarla. Si no lo hacen de manera adecuada, podrían exponerse al riesgo de responsabilidad. En la mayoría de los casos, las empresas que se acerquen a ellos serán clientes existentes, por lo que los controles (conozca a su cliente) ya deberían haberse realizado. Pero los bancos necesitan actualizar esta información recurrentemente, dependiendo de la categoría de riesgo de un cliente. Para algunos clientes, existe el riesgo de confiar en la información que no se ha actualizado. La debida diligencia no se puede sacrificar en aras de la velocidad. Es una propuesta desafiante.

El cuarto riesgo se relaciona con la tolerancia y está relacionado con el riesgo regulatorio. En muchos países, los gobiernos están garantizando los préstamos otorgados a las pequeñas empresas, pero esto solo puede alcanzar un cierto umbral, dejando a los bancos expuestos al resto. Los bancos, por lo tanto, deben validar que se cumplen estos criterios.

En este momento, los Bancos están completamente enfocados en la originación de préstamos y en la administración de los volúmenes de solicitudes que llegan a ellos. Pero si no manejan el proceso adecuadamente, podríamos ver surgir problemas de tolerancia y responsabilidad más adelante.

Es un momento desafiante, para la sociedad en general y para los bancos que nunca han tenido que lidiar con algo así antes. Su valor para el funcionamiento de las economías probablemente nunca ha sido más claro. Pero las apuestas nunca han sido tan altas tampoco. Hacerlo bien mientras se satisfacen las necesidades financieras a corto plazo de las PYME lo es todo.

Para el caso colombiano, Findeter y Bancóldex podrán otorgar créditos directos con tasa compensada a las empresas o entidades que cumplan con las condiciones estipuladas en el Decreto 468, para hacer frente a la crisis derivada del virus.  El reto adicional es para la Banca Comercial que tendrá que apoyar la aprobación y desembolso de sus clientes con la garantía otorgada por el Gobierno como una contribución en el resurgir de la economía del país.

© 2020 KPMG S.A.S., KPMG Advisory, Tax & Legal S.A.S., sociedades colombianas y firmas miembro de la red de firmas miembro independientes de KPMG afiliadas a KPMG International Cooperative ("KPMG International"), una entidad suiza. Derechos reservados.

Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse sin la aprobación previa del Editor. Cualquier reproducción, divulgación o comercialización sin autorización del autor, será sancionada civil y penalmente como lo indica la Ley. La información aquí contenida es de naturaleza general y no tiene el propósito de abordar las circunstancias de ningún individuo o entidad en particular. Aunque procuramos proveer información correcta y oportuna, no puede haber garantía de que dicha información sea correcta en la fecha que se reciba o que continuará siendo correcta en el futuro. Nadie debe tomar medidas basado en dicha información sin la debida asesoría profesional después de un estudio detallado de la situación en particular. Esta publicación no está disponible para la venta, se distribuye como cortesía de KPMG en Colombia a sus clientes y otros amigos. Los derechos de autor sobre la presente obra son titularidad de 2018 KPMG S.A.S., KPMG Advisory, Tax & Legal S.A.S., y se hallan protegidos en los términos señalados por la Ley 23 de 1982.

Contáctenos