close
Share with your friends

IFRS a la luz de las medidas del COVID-19

IFRS a la luz de las medidas del COVID-19

La Autoridad Bancaria Europea (EBA) apoya las medidas adoptadas y propuestas por los gobiernos nacionales para abordar el impacto económico sistémico adverso de la pandemia de COVID-19.

Preciado, Pedro

Socio Líder de Servicios Financieros

KPMG in Colombia

Contacto

Contenido relacionado

NIIF

Por: Pedro Preciado, Socio Líder Servicios Financieros

La Autoridad Bancaria Europea (EBA) apoya las medidas adoptadas y propuestas por los gobiernos nacionales para abordar el impacto económico sistémico adverso de la pandemia de COVID-19. En este sentido, la EBA ve la necesidad de aclarar una serie de aspectos sobre el funcionamiento del marco prudencial, con el objetivo de proporcionar claridad al sector bancario de la Unión Europea sobre cómo manejar de manera consistente, aspectos relacionados con (i) la clasificación de préstamos en mora, (ii) la identificación de exposiciones transfronterizas y (iii) el tratamiento contable. Es importante recordar que el principal principio detrás del tratamiento contable, la identificación de exposiciones temporales y la definición de incumplimiento en el marco prudencial, es garantizar la identificación de activos con deterioro crediticio en los estados financieros.

Identificación prudencial de incumplimiento

La identificación prudencial del incumplimiento incluye una serie de factores atenuantes para garantizar que la clasificación al incumplimiento se realiza en circunstancias reales donde es probable que se produzcan pérdidas económicas.

  • Los incumplimientos no tienen que suceder hasta 90 días de vencida la obligación. Esto es particularmente relevante a la luz de la moratoria que se activa como resultado de la pandemia de COVID-19. Las directrices sobre la aplicación de la definición del incumplimiento deben explicar explícitamente la posibilidad de que la moratoria pueda extender esto período. Proporcionando criterios para determinar bajo qué características se puede aplicar.
  • Los préstamos pueden renegociarse de manera que la posición financiera del prestamista no cambie (es decir, el valor presente neto de los flujos de efectivo del préstamo permanece igual después de reestructuración). En este caso, si el obligado sigue cumpliendo sus obligaciones bajo el contrato renegociado, no es necesario clasificar la exposición como incumplida (no debe existir automaticidad en la clasificación por defecto). Este tipo de reestructuración no debe ser una reestructuración; por el contrario, debe considerarse una adecuada medida para dar alivio a los prestatarios, que temporalmente no pueden pagar su préstamo por la consideración del COVID-19.

Así mismo, la EBA espera que se realicen evaluaciones individuales con cuidado, de manera que no implique ningún automatismo en la clasificación. Además, si las instituciones se enfrentan a un número sustancial de evaluaciones individuales, deben priorizar el análisis, utilizando su enfoque basado en el riesgo.

Clasificación de la tolerancia

En las circunstancias actuales, las medidas que proponen los gobiernos y las instituciones de crédito para abordar el impacto económico sistémico adverso de la pandemia COVID-19 no conduce automáticamente a una reclasificación bajo la definición de tolerancia.

  • La EBA señala que la oferta y aceptación de los términos establecidos en la moratoria general no necesariamente conduce a una reclasificación de ningún préstamo. En otras palabras, no es necesaria la reclasificación automática cuando se ofrecen medidas generales.
  • La definición de tolerancia está diseñada para informar cuando las instituciones de crédito ofrecen medidas específicas para ayudar a un prestatario específico que está experimentando o es probable que experimente dificultades financieras temporales con el pago de las obligaciones. Las medidas adaptadas a esta situación financiera del prestatario son el núcleo de la definición de tolerancia de EBA.
  • La moratoria introducida como respuesta al objetivo de la pandemia COVID-19 para abordar riesgos sistémicos y aliviar los riesgos potenciales no son específicas del prestatario, aunque pueden ser basado en clases de productos.

Consideraciones sobre la NIIF9

La EBA se ha coordinado con la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA por sus siglas en inglés), que emitió una declaración sobre los aspectos de información financiera a la luz de las medidas de COVID-19 el 25 de marzo de 2020. La NIIF 9 se basa en un conjunto de principios que, por su naturaleza, no son mecánicos y requieren la aplicación de cierto grado de juicio. Evaluando el aumento significativo en el riesgo de crédito basado en la identificación de cambios significativos sobre la vida esperada de la exposición.

La NIIF 9 ofrece un cierto grado de flexibilidad en el sentido de que no indica cuándo se ha producido un aumento significativo en el riesgo de crédito. Más bien requiere que se haga una evaluación sobre la base de desencadenantes cuantitativos y cualitativos. La EBA considera que la moratoria originada por el impacto económico sistémico adverso de la pandemia de COVID-19 no debe considerarse por sí misma como un disparador automático para concluir que se ha producido un aumento significativo en el riesgo de crédito.

La NIIF 9 requiere considerar toda la información razonable y sustentable disponible (incluida información prospectiva) que puede afectar el riesgo de crédito y tener en cuenta la naturaleza esperada del choque (es decir, si se espera que sea temporal o no). Las instituciones deben evaluar cuidadosamente, entre otros hechos, el alto grado de incertidumbre y los cambios en las perspectivas económicas a corto plazo que impactan sobre la vida esperada del instrumento financiero. Al hacerlo, se esperaría que las instituciones distingan entre deudores para los cuales la situación crediticia no se vería significativamente afectada por la situación actual a largo plazo, de aquellos que probablemente no restablecerían su solvencia crediticia.

Esta discriminación contribuiría a mitigar cualquier posible efecto de las transferencias entre etapas y ayudaría a evitar exagerar los efectos del choque. En cualquier caso, al determinar el impacto en los estados de resultados de los bancos derivados del reconocimiento de las pérdidas crediticias esperadas (ECL por sus siglas en inglés), la mitigación proporcionada por la existencia de garantías colaterales tendrá que ser consideradas.

© 2020 KPMG S.A.S., KPMG Advisory, Tax & Legal S.A.S., sociedades colombianas y firmas miembro de la red de firmas miembro independientes de KPMG afiliadas a KPMG International Cooperative ("KPMG International"), una entidad suiza. Derechos reservados.

Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse sin la aprobación previa del Editor. Cualquier reproducción, divulgación o comercialización sin autorización del autor, será sancionada civil y penalmente como lo indica la Ley. La información aquí contenida es de naturaleza general y no tiene el propósito de abordar las circunstancias de ningún individuo o entidad en particular. Aunque procuramos proveer información correcta y oportuna, no puede haber garantía de que dicha información sea correcta en la fecha que se reciba o que continuará siendo correcta en el futuro. Nadie debe tomar medidas basado en dicha información sin la debida asesoría profesional después de un estudio detallado de la situación en particular. Esta publicación no está disponible para la venta, se distribuye como cortesía de KPMG en Colombia a sus clientes y otros amigos. Los derechos de autor sobre la presente obra son titularidad de 2018 KPMG S.A.S., KPMG Advisory, Tax & Legal S.A.S., y se hallan protegidos en los términos señalados por la Ley 23 de 1982.

Contáctenos