close
Share with your friends

Los clientes, reguladores, inversores y empleados están solicitando a las empresas agrícolas que den cuenta de la seguridad alimentaria y la transparencia desde el campo hasta la mesa. Las lecciones que aprendan serán vitales para las empresas de consumo y los minoristas en su esfuerzo por generar una mayor confianza y transparencia en sus cadenas de valor.

Un ejecutivo del sector agropecuario comentó recientemente: “no puedo creer que sigan enviando gente con sujetapapeles y lápices para auditar mi fábrica”, suspiraba un ejecutivo de fabricación de alimentos. “Recibimos casi dos docenas de visitas cada año, algunas locales, otras del extranjero. Pero todos hacen esencialmente las mismas preguntas y llevan los mismos portapapeles. Es una locura. Tiene que haber otra forma".

Este empresario no es el único que quiere encontrar una mejor manera de gestionar la transparencia en la cadena de suministro. De hecho, en todo el mundo, la presión sobre las organizaciones para mejorar la trazabilidad y transparencia de sus cadenas de suministro es enorme. Y pocas están sometidas a las presiones en la cadena de suministro de los alimentos, lo que las convierte en una excelente fuente de conocimientos, experiencia e inspiración para otras organizaciones.

Más transparencia

De hecho, las presiones asociadas a la demanda de una mayor transparencia en la cadena de suministro de los alimentos no son muy diferentes de las que afectan a otros sectores. La cadena de valor agrícola es amplia y compleja, y abarca desde las semillas e insumos que son utilizados en la granja hasta los distribuidores y empresas minoristas que venden los productos a los consumidores finales.

Por lo tanto, no es de extrañar que los consumidores sean una fuerza impulsora masiva en la búsqueda de una mayor transparencia en toda la cadena de valor agrícola. Las expectativas de los clientes están cambiando de manera rápida y los temas relacionados con el medio ambiente, la agenda social y de gobernanza (environment, social and governance, ESG) tienen una influencia significativa en la decisión de compra.

Los clientes quieren saber que los productos que compran se han fabricado de forma sostenible, ética y segura. Dado que esperan consumir esos alimentos o servirlos a sus familias, los consumidores poseen estándares particularmente altos en cuanto a calidad, seguridad y trazabilidad de los alimentos. Y quieren estar seguros de que las marcas a las que compran abordan estas cuestiones.

Como señala nuestro reciente informe sobre el Futuro del comercio minorista, el consumo está impulsado por seis factores clave: valor, conveniencia, experiencia, elección, propósito y seguridad/privacidad. Como parte de este proceso de decisión, los clientes desean comprender cada vez más la totalidad de los productos que compran (en especial, en el sector alimentario).

La presión aumenta

Los inversores y accionistas también están comenzando a impulsar este tema. Están agregando los criterios ESG a sus decisiones de inversión, y buscando la forma de usar su influencia en las inversiones para abogar por una mayor transparencia en la manera de medir, informar y comparar las métricas asociadas a ESG. Los directorios y accionistas activistas están haciendo preguntas difíciles de gestión. Se espera que las organizaciones, cada vez más, den cuenta de su impacto de manera pública a través de informes integrados.

Los reguladores y gobiernos están moviéndose rápidamente para ponerse al día con la opinión pública (el reciente enfoque de Greenpeace respecto a la cadena de suministro de carne vacuna sugiere que las ONG también están volviéndose más activas). En la actualidad, se están promulgando una serie de nuevas regulaciones para la industria alimentaria en todo el mundo. Incluso los gobiernos municipales y las ciudades están comenzando a exigir más transparencia sobre lo que significa realmente lo 'local'. A causa de promesas incumplidas en el pasado, también están ansiosos por encontrar formas más confiables y eficientes de rastrear los productos a lo largo de la cadena de suministro.

Es hora de un cambio

Con la presión en aumento, muchos productores y minoristas de alimentos están comenzando a reconocer que sus enfoques tradicionales para brindar transparencia ya no son adecuados para su propósito.

En parte, esto se debe a que muchas cadenas de suministro son cada vez más complejas. Los problemas de la cadena de suministro durante la pandemia, junto con el aumento en la demanda de alimentos producidos localmente, han obligado a muchas empresas minoristas de alimentos a diversificarse y acercar sus cadenas de suministro. La expectativa o idea de que los minoristas puedan tener una visibilidad de su negocio hasta el nivel de la granja, significa hacer un seguimiento de los artículos a través de decenas de miles de proveedores a lo largo de toda la cadena de valor. Y en el caso de aquellos artículos con extensas cadenas de valor, la complejidad puede ser muy grande.

Los enfoques tradicionales para lograr la transparencia tampoco son adecuados para satisfacer la demanda de datos de parte de los reguladores, inversores y clientes, que buscan con mayor frecuencia información más objetiva y granular en un formato cada vez más estandarizado. Transformar esta información a bases de datos no solo requiere recursos, sino que también resulta ineficiente en términos del valor que podría generarse al analizar los datos en sí.

Los eventos de los últimos 18 meses también han demostrado que los enfoques tradicionales no son lo suficientemente flexibles para seguir el ritmo acelerado de los cambios en las expectativas. Aunque la demanda de transparencia es algo global, la forma en que se manifiesta suele ser local. Y las expectativas de los clientes tienden a moverse más rápido que las de los reguladores; confiar en un enfoque de cumplimiento básico simplemente no es suficiente en el entorno actual.

Como señaló el ejecutivo al inicio del texto, los enfoques actuales también tienden a ser tremendamente ineficientes. No se trata solo de la interrupción causada por el desfile interminable de auditores en las fábricas. La forma en que se recopila gestiona y analizan los datos está plagada de procesos manuales que potencian la oportunidad de cometer errores y equivocaciones. Los intentos históricos de trabajar con la cadena de valor para impulsar la eficiencia a menudo han sido vistos como una paliza más que una colaboración, lo que ha abonado a la desconfianza.

Es aquí y ahora

Ciertamente, el tema está subiendo peldaños en la agenda ejecutiva dentro del sector de consumo y empresas minoristas. Los profesionales de KPMG reciben de manera regular llamadas de consumidores y clientes que buscan asesoramiento sobre cómo mejorar la transparencia de su cadena de suministro. En el sector agrícola y el sector alimentario, hemos trabajado con los fabricantes de alimentos para reinventar la transparencia en su cadena de suministro hasta el nivel de la granja. Y hemos trabajado con grandes cadenas de supermercados para responder a la demanda de trazabilidad, garantizando la seguridad alimentaria a nivel minorista.

En todo el sector minorista y de consumo, hemos estado trabajando con líderes de la industria, reguladores, distribuidores y proveedores de tecnología para transformar la forma en que se recopilan e informan los criterios ESG. Al igual que la necesidad de demostrar la trazabilidad en la cadena de valor alimentaria, las organizaciones de consumidores y minoristas de todo tipo deben demostrar su adhesión a una serie de temas clave, como pueden ser la esclavitud moderna, el comercio justo y la evasión de aquellos materiales considerados conflictivos.

Hemos estado desarrollando herramientas y tecnologías valiosas que responden a algunos temas específicos que enfrentan las organizaciones mientras buscan una mayor transparencia. KPMG Origins, por ejemplo, es una solución de seguimiento y rastreo basada en blockchain, que permite a las empresas informar con confianza datos que son clave como datos a nivel de la granja recopilados a partir de sensores remotos, evidencia de seguridad alimentaria y controles digitales de temperatura durante el transporte a consumidores y clientes, al tiempo que aumenta la eficiencia en el despacho de aduanas y en los pagos.

Hemos desarrollado un predictor para la cadena de suministro que genera una vista gemela digital en tiempo real de la cadena de una organización basada en datos internos y externos, lo que permite a los tomadores de decisiones simular varios escenarios comerciales para ayudar a navegar la cadena de suministro con mayor precisión, reduciendo de esta manera tanto los riesgos como los costos. Hemos utilizado la planificación de la demanda para ayudar a reducir los residuos y gestionar la escasez de materia prima. Y hemos creado enfoques y marcos de presentación de informes integrados que generan la confianza de las partes interesadas.

Los proveedores de software especializado como ChainPoint (una alianza de KPMG) tienen una vasta experiencia con herramientas de recopilación de datos digitales on-line/off-line en teléfonos móviles para permitir la recopilación de datos en zonas rurales remotas sin acceso a Internet, y todo tipo de modelos de trazabilidad como book & claim, equilibrio de masas, segregación e identidad preservadas.

Decimos esto, no para presumir de la profunda experiencia o de las valiosas tecnologías y alianzas que hemos creado, sino más bien para demostrar que es posible un mejor enfoque de transparencia en la cadena de suministro de los alimentos; que existen tecnologías y prácticas líderes de las que puede aprenderse; y que hay herramientas que pueden acelerar el tiempo para la obtención de valor.

Esto es lo que hemos aprendido

Nuestra experiencia nos ha ayudado a identificar cinco áreas clave en las que todas las organizaciones de consumidores y minoristas, deberían centrar su búsqueda a la hora de transformar sus enfoques actuales de transparencia y trazabilidad en la cadena de suministro.

1. Comprenda por qué lo está haciendo. Comience por identificar qué debería medir y por qué. Considere por qué quiere que sus clientes lo conozcan. Piense en las diversas partes interesadas que consumirán los datos y en cómo se comunicarán. Considere el cumplimiento como la línea de base y las expectativas del cliente como el objetivo.

2. Adopte un enfoque basado en el riesgo. Considere cómo se prioriza la transparencia dentro de su registro de riesgos. Comprenda el equilibrio entre cumplimiento, riesgo, finanzas y expectativas del cliente. Identifique las áreas de mayor riesgo y enfoque la inversión en las áreas de mayor preocupación para usted, sus partes interesadas y sus clientes. En el sector agrícola, por ejemplo, los criterios comunes van desde la seguridad alimentaria hasta los riesgos para los derechos humanos.

3. Gestione sus datos. Busque oportunidades para digitalizar y automatizar sus datos. Luche para desterrar los portapapeles. El acceso digital a los proveedores remotos es clave, no solo para garantizar datos más granulares en áreas clave, sino también para ayudar a sus proveedores a prosperar (en el sector agrícola, eso puede significar proporcionar a los agricultores servicios digitales como pronósticos meteorológicos, datos sobre los cultivos, capacitación en línea, acceso a insumos y mercados, fumigación con drones e, incluso, micro financiamiento para garantizar la seguridad del suministro a lo largo del tiempo). Empiece por identificar sus necesidades de datos a nivel interno y en toda su cadena de valor. Comprenda cómo se deben integrar esos datos para extraer los conocimientos que usted, sus proveedores, clientes y la cadena de valor necesitan para aumentar la excelencia operativa y ofrecer lo que requieran sus partes interesadas.

4. Mantenga alineados sus sistemas. Mapee sus sistemas e interdependencias actuales. Intégrelas a su sistema ERP. Identifique los problemas existentes y las oportunidades de mejora. Vuelva a imaginar nuevos procesos y sistemas que eliminen errores o sesgos históricos. Explore cómo las tecnologías como blockchain pueden ayudar a mejorar la confianza en sus datos. Para alcanzar la escala de forma rápida, busque un software probado que cuente con múltiples soluciones de trazabilidad predefinidas, un modelo de datos sólido y una alta capacidad de configuración.

5. Mejore los informes. Comprenda cómo están evolucionando las tendencias de los informes, y cómo el cambio hacia informes integrados afectará su organización. Evalúe cómo va a informar sus datos, con qué estándares y a través de qué canales. Considere cómo se pueden utilizar los informes para impulsar una ventaja competitiva y la diferenciación para su empresa.

Hacia un camino mejor

En última instancia, el impulso hacia una mayor transparencia en la cadena de suministro se reduce a la confianza: confianza en los datos; confianza en la cadena de valor; confianza entre las empresas y las partes interesadas; confianza en la comunidad; y confianza con los reguladores. La confianza es tan importante para la seguridad alimentaria como para los informes ESG. La confianza es lo que otorga a las organizaciones de consumidores y minoristas su licencia para operar. Es el resultado clave que todos los recursos deberían tratar de lograr.

Creemos que, al centrarse en áreas clave como el riesgo, los datos, los sistemas y la generación de informes, las organizaciones de consumidores y minoristas de todo tipo pueden comenzar a realizar progresos significativos en lo que se refiere a la creación de confianza en sus cadenas de valor. Las tecnologías, los datos y los modelos han sido probados y están disponibles. Los beneficios son claros. Y la presión por el cambio es innegable.

“Tiene que haber una mejor manera”, suspira el ejecutivo del sector agropecuario. La hay. Y podemos mostrarle cómo hacerla realidad.

Para continuar la discusión o explorar cómo los puntos que estamos planteando en este artículo pueden impactar su organización, le recomendamos que se ponga en contacto con su líder local o regional del sector de Consumo y Retail de KPMG.

Contáctenos