close
Share with your friends

Sin retorno a la normalidad a corto plazo

Según la Encuesta CEO Outlook Pulse 2021, los CEO de las empresas más influyentes del mundo están planificando cómo será el regreso a la “normalidad”, conscientes de que la posible falta de acceso de su fuerza laboral a una vacuna COVID-19 podría obligarlos a repensar sus estrategias.

Nuestra encuesta de Pulso COVID-19 de Perspectivas para CEO de 2020 reveló que los ejecutivos estaban enfocados en estabilizar su negocio en medio de incógnitas inmediatas, mientras que nuestra encuesta de Pulso de 2021, realizada en febrero y marzo, indica que los CEO tienen una estrategia más clara, a corto y mediano plazo. En particular, cerca de la mitad (45%) expresó que este año no se volverá a la “normalidad”.

Basado en una encuesta a 500 directores ejecutivos en 11 mercados clave, nuestra encuesta Pulse 2021 proporciona una instantánea oportuna de las opiniones de los directores ejecutivos sobre la reanudación del crecimiento empresarial, sus opiniones sobre la distribución de vacunas, sus principales riesgos organizativos y las prioridades de transformación empresarial en el futuro.

Regreso a la "normalidad" en 2022

Los directores ejecutivos de las empresas más influyentes del mundo están planeando cómo será el regreso a la "normalidad", pero la falta de acceso de su fuerza laboral a una vacuna COVID-19 los está obligando a repensar sus estrategias. Con solo un tercio (31%) anticipando un regreso a la normalidad en 2021, casi la mitad (45%) espera que la normalidad se reanude en 2022. Significativamente, el 24% de los líderes dice que su negocio ha cambiado para siempre.

31% espera que se vuelva a la normalidad este año

45% ve un regreso a la normalidad en algún momento de 2022

24% dice que su negocio ha cambiado para siempre

Fuente: KPMG 2021 CEO Outlook Pulse

Aunque muchos factores pueden influir en las predicciones del CEO, el ritmo percibido de distribución de la vacunación es prominente. Más de la mitad (55%) de los líderes empresariales afirman que les preocupa que no todos sus empleados tengan acceso a una vacuna COVID-19, lo que podría poner sus operaciones o ciertos mercados en desventaja competitiva.

Como resultado, casi dos tercios (61%) de las empresas esperarán un lanzamiento exitoso de la vacuna en mercados clave [1] antes de pedir al personal que regrese a la oficina. Con prudencia, tres cuartas partes (76%) de las empresas esperarán que los gobiernos de los mercados clave alienten a las empresas a volver a la normalidad, mientras que solo el 5% lo hará en función de las acciones de sus competidores o empresas similares. Una mayoría significativa (90%) de los directores ejecutivos tiene la intención de pedir a los empleados que informen cuando hayan sido vacunados, lo que ayudará a las organizaciones a considerar medidas para proteger a su fuerza laboral. Sin embargo, un tercio (34%) de los ejecutivos globales están preocupados por la información errónea sobre la seguridad de la vacuna COVID-19 y el potencial que esto puede tener para los empleados que eligen no recibirla.

Definiendo reglas en la "nueva realidad"

La seguridad de su personal domina los planes de los CEO para operar en el nuevo panorama empresarial. Por ejemplo, el 21% de las empresas preguntará a los clientes y visitantes de sus instalaciones si han sido vacunados. También están adoptando un enfoque cauteloso con respecto a los viajes de negocios, y el 26% planea reducir los viajes internacionales hasta que concluya la pandemia.

Aunque señalan varios impactos a largo plazo en la forma en que operarán en el futuro, los líderes empresariales mostraron un enfoque mesurado de cuestiones clave como las reducciones de espacio de oficinas y los arreglos de trabajo remoto. Por ejemplo, solo el 17% dice que reducirá el tamaño de la huella física de su empresa, mientras que el 69% de los encuestados en agosto de 2020 dijo que lo haría. Y solo el 30% tendrá la mayoría de los empleados trabajando de forma remota entre 2 y 3 días a la semana.

Las empresas definitivamente están transformando aspectos clave de su lugar de trabajo y la prestación de servicios, y el 61% afirma que se basará en sus herramientas de comunicación y colaboración digital. Más de la mitad (57%) planea realizar consultas y participación del cliente principalmente a través de plataformas virtuales.

A la luz de la mayor conciencia sobre el estrés de la fuerza laboral y los problemas sociales durante la pandemia, el 50% de las empresas aumentará sus recursos de recursos humanos para ayudar a administrar el bienestar y la salud mental de los empleados, y el 14% examinará los espacios de oficina compartidos para aumentar la flexibilidad en el lugar de trabajo de los empleados.

Aumento de la confianza, a pesar de los riesgos cambiantes

Los resultados de la encuesta muestran una imagen mixta, ya que los directores ejecutivos tienen un poco más de confianza en su empresa, sector y país en el horizonte de 3 años que el año pasado. La confianza adicional se puede atribuir al impulso positivo del lanzamiento de la vacuna COVID-19, pero los bloqueos adicionales han tenido un impacto negativo en las perspectivas económicas mundiales. Por el contrario, la confianza de estos CEO en la economía global está en su nivel más bajo desde 2017.

Alimentando estos sentimientos, los directores ejecutivos identificaron su mayor riesgo para el crecimiento de la empresa durante los próximos 3 años. Entre las tendencias clave, el riesgo de seguridad cibernética surgió como el riesgo número uno, aumentando drásticamente desde el quinto lugar en agosto de 2020. También aumentó significativamente entre las prioridades del CEO: el riesgo regulatorio y el riesgo fiscal empataron en el segundo lugar, mientras que el riesgo de la cadena de suministro ascendió al tercer lugar desde octavo lugar en febrero de 2020.

¿Cuál de los siguientes riesgos representa la mayor amenaza para el crecimiento de su organización durante los próximos 3 años?

Encuesta de Pulso 2021 (febrero - marzo de 2021)

Encuesta de Pulso COVID-19 2020 (julio - agosto de 2020)

Source: KPMG 2021 CEO Outlook Pulse

Con la COP26 que tendrá lugar este año y la reincorporación de Estados Unidos al acuerdo de París, el 49% de los directores ejecutivos planean implementar prácticas ESG más estrictas. Una gran mayoría (89%) de los líderes empresariales se concentra en asegurar los avances en sostenibilidad y cambio climático que sus empresas han logrado como resultado de la pandemia. Casi todos (96%) los ejecutivos globales buscan aumentar su enfoque hacia el componente social de sus programas ESG.

Duplicando lo digital

Aunque la pandemia llevó a muchas organizaciones a repensar sus estrategias existentes, solo sirvió para intensificar el compromiso de los líderes empresariales con la digitalización. De hecho, a medida que las empresas pasan del modo de crisis e intentan normalizar las operaciones, los directores ejecutivos están cambiando su enfoque hacia los problemas de ciberseguridad y diferenciándose a través de su conectividad digital con los clientes.

Tres cuartas partes (74%) de los líderes empresariales informan que la digitalización de sus operaciones y la creación de un modelo operativo de próxima generación se han acelerado en cuestión de meses, frente al 50% en agosto de 2020. Una gran mayoría de líderes ha informado una aceleración de nuevos modelos comerciales digitales y flujos de ingresos (69%) y el desarrollo de una experiencia digital perfecta para el cliente (56%).

Este año, los CEO planean gastar más en tecnologías digitales que el año pasado, con un 52% priorizando las medidas de seguridad de los datos, un 50% enfocándose en tecnologías centradas en el cliente y un 49% comprometido con las comunicaciones digitales, como las capacidades de videoconferencia y mensajería.

También buscarán varias vías para aumentar sus capacidades digitales, ya que el 61% afirma que su apetito de fusiones y adquisiciones durante los próximos 3 años estará impulsado principalmente por el deseo de adquirir tecnología digital para transformar la experiencia del cliente o su propuesta de valor.

Conclusiones

Pasado ya un año desde que la pandemia provocó por primera vez un gran cambio e incertidumbre, los directores ejecutivos han encontrado su punto de partida para estabilizar sus operaciones. Aunque pocos líderes empresariales anticipan un rápido regreso a la normalidad, tienen una sólida comprensión de los requisitos para "restaurar la normalidad" en la forma en que trabajan. También tienen una visión clara de las acciones necesarias para reafirmar su competitividad en un mercado que cambia para siempre, incluida la construcción de sus actividades digitales y ESG aceleradas durante el año pasado.

Para continuar el diálogo sobre estas tendencias y su importancia, continuaremos compartiendo más hallazgos clave de la encuesta y perspectivas de nuestro equipo de liderazgo de KPMG en este espacio.

 

Metodología:

La encuesta de pulso pide a los directores ejecutivos de las empresas más influyentes del mundo que proporcionen su perspectiva a 3 años sobre el panorama económico y empresarial, así como sobre la pandemia de COVID-19 en curso. Esta encuesta analiza cómo han evolucionado sus opiniones desde julio / agosto de 2020.

Se encuestó a 500 directores ejecutivos de 11 mercados clave (Australia, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Italia, Japón, España, Reino Unido y EE. UU.), desde el 29 de enero al 4 de marzo de 2021. Abarca 11 sectores clave de la industria (asset management, automotriz, banca, consumo y retail, energía, infraestructura, seguros, life sciences, manufactura, tecnología y telecomunicaciones). Todos los encuestados representan organizaciones que tienen ingresos anuales superiores a 500 millones de dólares estadounidenses y el 35% de las empresas encuestadas tienen ingresos anuales superiores a 10 mil millones de dólares estadounidenses.

NOTA: es posible que algunas cifras no sumen el 100 por ciento debido al redondeo.

Para mayor información:

Unless otherwise indicated, throughout this webpage, “we”, “KPMG”, “us” and “our” refer to the network of independent member firms operating under the KPMG name and affiliated with KPMG International or to one or more of these firms or to KPMG International.