Regulaciones Nacionales

Exterran Argentina SRL s/apelación ganancias. Tribunal Fiscal de la Nación. Sala B. 12/4/2022

La empresa actora interpone recurso de apelación contra la resolución de la AFIP que rechazó la acción de repetición correspondiente al Impuesto a las Ganancias del año 2015. Señala que durante ese año efectuó compra de títulos de la deuda soberana de la República Argentina y con posterioridad procedió a venderlos, lo que implicó una pérdida contable de $44.308.526,66.    

Sostiene que el resultado obtenido como consecuencia de sus operaciones fue originado en una transacción de compra venta de títulos públicos y no una pérdida derivada de una diferencia de cambio. Concluye que, habiendo sido la adquisición de los títulos el camino utilizado para preservar su patrimonio, la pérdida resulta legalmente deducible de acuerdo con los artículos 17 y 80 de la Ley de Impuesto a las Ganancias.

El Fisco entiende que no es procedente la deducción que pretende realizar la empresa, toda vez que no cumple con los requisitos necesarios para ser deducible, hace referencia a la Circular 5/2014 AFIP (B.O. 19/11/2014) que menciona que el organismo ha detectado planificaciones fiscales nocivas implementadas por algunos contribuyentes, una de las cuales tiene por objeto evadir el pago del Impuesto a las Ganancias generando pérdidas extraordinarias por diferencias de cambio negativas derivadas de operaciones de “dólar bolsa” o “dólar MEP”, con títulos públicos.

Además, señaló que dichas operaciones no se encuentran vinculadas con la obtención, mantenimiento ni conservación de ganancias gravadas por dicho impuesto, ni cumplen con los requisitos legales para ser consideradas pérdidas extraordinarias en tanto obedecen a situaciones de fuerza mayor o caso fortuito.

El TFN hace lugar a la acción de repetición, ya que considera que el criterio del Fisco en el caso concreto fue expuesto sin mencionar la causa en que se funda la aserción y sin haber expresado las razones por las cuales se estima que se está en presencia de una planificación fiscal nociva, por lo que deviene en una manifestación dogmática sin fundamento alguno.

El TFN sostiene que los quebrantos originados por operaciones de compra y venta de títulos resultan deducibles, por lo que aplicar un criterio contrario llevaría a un trato desigual entre las ganancias y las pérdidas, ya que si el contribuyente realiza la operación inversa (compra título en moneda extranjera y los vende en pesos) obtendrá una ganancia gravada, con lo cual cuando gana pagaría impuesto y cuando pierde el quebranto no es computable.

 

COMISIÓN ARBITRAL CONVENIO MULTILATERAL DEL 18.8.77. Resolución CA N.° 8/2022.  “Cosméticos Avon SAIC c/ Provincia de Buenos Aires” 6/4/2022

La controversia radica en el disímil tratamiento otorgado a los gastos por “regalías” abonados por Cosméticos Avon SAIC, en cuanto a si los mismos resultan gastos computables o no, en los términos del artículo 3°, inc. a), del Convenio Multilateral.

Avon, durante el período fiscal cuestionado por la ARBA, esto es, 2013, pagaba regalías a Avon Products Inc. (API), esencialmente por tres conceptos: marcas (3% de las ventas netas de todos los productos licenciados), fórmulas y métodos (1% de las ventas de los productos licenciados), y asistencia técnica (2% de las ventas netas).

Alega que los gastos por regalías que paga Avon están estrechamente vinculados con el desarrollo de su actividad comercial, de modo que éstos resultan intrínsecos a los productos fabricados y comercializados por ésta. Así, observa que la totalidad de la actividad de Avon se construye sobre la base de las licencias, know how y asistencia técnica que proporciona API, sin las cuales Avon no solo no podría utilizar las marcas, sino que, peor aún, tampoco fabricar dichos productos.

En consecuencia, dice que no quedan dudas que estos gastos por regalías están incluidos dentro del concepto de “gastos de comercialización” previstos en el segundo párrafo del artículo 3° del Convenio Multilateral y que, a su vez, integran el cuadro de gastos del balance auditado, junto con todos los demás gastos, como ser sueldos, contribuciones, honorarios por servicios, gastos de flete, folletería, impuestos, comisiones bancarias, alquileres, seguros, gastos de transporte, entre muchos otros.

La representación de la Provincia de Buenos Aires señala que dichos gastos constituyen claramente gastos no computables puesto que no reflejan la actividad propia de la fiscalizada sino de terceros y por ende, no resultan parámetros válidos para medir el nivel de actividad desarrollado por el contribuyente en una determinada jurisdicción.

La Comisión Arbitral de Convenio Multilateral del 18/8/77 hace lugar a la acción interpuesta por Cosméticos Avon única y exclusivamente en relación a los gastos de regalías expresamente individualizados por la accionante (período fiscal 2013).

La Comisión Arbitral a través del dictado de la Resolución General Nº 8/2020 –ratificada por la Comisión Plenaria a través de la Resolución Nº 6/2021–, interpretó que a los fines de la aplicación del régimen general del Convenio Multilateral, los gastos efectuados en concepto de “regalías” se consideran computables, en los términos del artículo 3° del Convenio Multilateral.

Que si bien en la citada resolución general se dispuso que sus disposiciones son de aplicación para la determinación de los coeficientes que se apliquen a partir del período fiscal 2020, lo cierto es que con anterioridad a dicha resolución general no existía ninguna otra norma general que excluyera a las regalías como gastos no computables y dicha norma no contiene un cambio interpretativo que le confiere una nueva valoración jurídica a los presupuestos establecidos en el Convenio Multilateral.

 

Edgar A. Ciribe S.A. c/ Córdoba, Provincia de s/acción declarativa de certeza. Corte Suprema de Justicia de la Nación. 10/5/2022

Edgar A. Ciribe S.A. inicia acción declarativa de certeza contra la Provincia de Córdoba, a fin de que se haga cesar el estado de incertidumbre en el que dice encontrarse, frente a la pretensión de la demandada de gravar la actividad que realiza en su jurisdicción con una alícuota diferencial (más alta) para el pago del Impuesto sobre los Ingresos Brutos, por los períodos fiscales 10 a 12 del año 2015 y 1 a 2 del año 2016, en razón de no poseer su establecimiento productivo en esa provincia.

La CSJN hace lugar a la demanda entablada por Edgar A. Ciribe S.A. ya que la aplicación de las leyes impositivas 9505, 10.250 y 10.324, al gravar a la actora la actividad con la alícuota del 4% o 4,75%, obstaculiza el desenvolvimiento del comercio entre las provincias. 

Sostiene que queda en evidencia la discriminación que genera la legislación provincial en función del lugar de radicación del establecimiento productivo del contribuyente, en tanto lesiona el principio de igualdad (Constitución Nacional, artículo 16), y altera la corriente natural del comercio (Constitución Nacional, artículos 75, inciso 13, y 126), instaurando así una suerte de “aduana interior” vedada por la Constitución Nacional (artículos 9 a 12), para perjudicar a los productos foráneos en beneficio de los manufacturados en su territorio, extremo que conduce a la declaración de invalidez de la pretensión fiscal de la demandada. 

 

Quilsa Com Ar S.H. (T.F. 28283-I) c/Dirección General Impositiva s/recurso directo de organismo externo. Cámara Contencioso Administrativo Federal. Sala II. 26/4/2022

El Fisco interpuso recurso de apelación contra la sentencia del TFN que dejó sin efecto las resoluciones por las cuales la AFIP había determinado de oficio la obligación impositiva de la contribuyente actora con relación al I.V.A., en los períodos fiscales abril de 2001 a enero de 2005 y también la resolución por la cual había aplicado una multa relacionada con el mismo impuesto y por los períodos enero de 2002 a diciembre de 2004.

Los ajustes fueron consecuencia de la impugnación del cómputo de los créditos fiscales y las percepciones efectuadas por las compras a un único proveedor: Cervecería y Maltería Quilmes S.A.I.C.A. y G., en razón de que los comprobantes extendidos por ésta, se encontraban emitidos a nombre de otra firma: Distribuidora Mary S.H., la cual se estaba integrada por tres socios, dos de los cuales son, asimismo, socios de la firma aquí actora.

Al respecto, Quilsa Com Ar S.H. invocó ser la “continuadora natural” de Distribuidora Mary S.H., empleando como argumento para sostener tal afirmación, que se encuentra conformada por dos de sus socios que son sus únicos integrantes, y que si bien las facturas de compra se emitían a nombre de ésta, los pagos los hacía la actora desde sus cuentas bancarias.

En razón de ello, y pretendiendo la aplicación del principio de la realidad económica, la actora solicitó que se considere que las compras las hizo ella, aunque hayan sido facturadas a nombre de otra sociedad (de la que afirma ser la continuadora), razón por la cual solicitó que se dejen sin efecto tanto la determinación de oficio, como las multas.

La Cámara hace lugar al recurso interpuesto por el Fisco y revoca la sentencia apelada. Concluye que la apropiación de créditos fiscales de la actora por operaciones facturadas por otra firma (en el caso, Distribuidora Mary S.H.), no se ajusta a derecho (cfr. art. 12 de la Ley del I.V.A. y arts. 16, 19, 75, inc. 2° y 99, inc. 3° de la Constitución Nacional).

En ese sentido sostiene que el art. 12 de la ley del I.V.A. es prístino al establecer que los responsables (en el caso: la contribuyente actora) restarán: a) el gravamen que se les hubiera facturado, encontrándose fuera de discusión que la operatoria que generó el crédito fiscal que la actora pretende descontar en el I.V.A., no le fue a ella facturado, sino a un tercero (en el caso: Distribuidora Mary S.H.), y que intenta ampararse en justificativos que obedecen a las particularidades de su vínculo comercial con Cervecería y Maltería Quilmes S.A.I.C.A. y G., los que además de no encontrarse debidamente acreditados por la prueba informativa producida en la causa, no resultan relevantes para tener por cumplidos los recaudos formales aplicables en materia tributaria, que en el caso, habiliten a un sujeto, a computar en su favor crédito fiscal correspondiente a un sujeto distinto. 

 

Argañin, Alberto c/ AFIP (DGI) Estado Nacional s/ Acción Mere Declarativa de Derecho. Cámara Federal de Bahía Blanca. Sala II. 22/3/2022

La Jueza de grado hizo lugar parcialmente a la demanda interpuesta por Alberto Argañin contra la AFIP-DGI, y facultó al actor a la aplicación del ajuste por inflación en relación al Impuesto a las Ganancias a tributar computando el 100% del ajuste (aplicación integral), sin tener que hacerlo utilizando el mecanismo impuesto por el art. 194 de la ley 20628 del Impuesto a las Ganancias (Decreto 824/2019) en cuanto dispone el diferimiento en sextos en relación al ejercicio iniciado el 1 de enero de 2019, ya que entendió que el caso se ajusta a los lineamientos detallados en el precedente de la CSJN en el fallo “Candy”.

La AFIP apela la sentencia, hace hincapié en cuestiones terminológicas como el hecho de que la perito haya considerado que la declaración jurada del actor fue presentada en cumplimiento de la normativa legal vigente, cuando en realidad por no haber utilizado el método de diferimiento de sextos que aquí se discute ello no pudo haber sido así, o procedimentales, relativas a la metodología o profundidad de la indagación efectuada por el perito para arribar a las conclusiones que expone.

La Cámara confirma la sentencia apelada ya que de los elementos probatorio surge que la aplicación del mecanismo de ajuste por inflación con diferimientos en sextos implicaba para el actor un impuesto determinado final de $550.265,46 en lugar de los $480.766,41 que correspondían sin el diferimiento en sextos, lo que implicaba un 26,211% de incremento en el impuesto a ingresar.