close
Share with your friends
Pablo Ardanaz

Pablo Ardanaz

Country Manager del Grupo Falabella

La llegada de la pandemia tiene un impacto social y económico que nos deja ante un escenario impensado y nos ha obligado a revisar todos los pronósticos. Si bien podemos advertir que el mundo vuelve a ponerse en funcionamiento, está claro que 2020 será recordado como un año bisagra y que llevará tiempo reacomodar y recuperar de manera homogénea los niveles de actividad en todos los rubros. 

La disrupción y el cambio son el patrón constante y esa es una de las pocas certezas. El COVID-19 nos ha hecho pasar del mundo VUCA al mundo (VUCA)n, situación que se traduce en la aceleración de los cambios en los hábitos de los ciudadanos, en sus casas y trabajos, así como también en las compañías. 

Constantemente vemos que los hábitos de consumo y de relacionamiento entre los clientes, colaboradores, entre otros stakeholders, sufren cambios. La demanda del consumidor se aceleró, así como las consultas y las compras por medios electrónicos, la logística e incluso la interacción de los clientes con las empresas, experiencias que nos han hecho crecer más rápido. 

En el mundo del retail estamos enfrentando desafíos desde hace muchos años: ha sido una de las primeras industrias en encarar la digitalización y las transformaciones asociadas junto otras pocas industrias como el turismo y la banca. 

En Sodimac, todos los días nos cuestionamos y desafiamos. Lo disruptivo no está dado por una idea o un concepto que se adquiere, sino por tener las herramientas y el equipo necesarios para detectar y leer las señales que se traducen en la cultura organizacional disruptiva. 

Pero no es lo único. Los desafíos que vienen consisten en poner en acción instrumentos que incorporen a más personas al mercado y que les permitan mejorar su calidad de vida. Para nuestro sector, esto se traduce en el hecho de ir al encuentro de potenciales consumidores para detectar dónde no llega el progreso o la oferta y, desde allí, generar una demanda genuina que redunde en un mercado más amplio, con la incorporación de más personas al sistema productivo. 

Gabriela Bardin

Gabriela Bardin

Gerente General de P&G Argentina

En estos tiempos es clave reconectar con nuestro propósito: impactar en la vida de nuestros consumidores, a través de pequeños pero significativos momentos, para mejorar su día, todos los días. P&G Argentina y su gente cuentan con la flexibilidad para adoptar los planes que contribuyan a mejorar la salud, higiene y limpieza de los hogares argentinos a través de la mejor innovación y ecuación calidad-valor de nuestros productos. 

Por este motivo, aspiramos a ser el líder en innovación de nuestra industria para estar más cerca de nuestros consumidores. La superioridad del producto está en el corazón de nuestro modelo de negocio y, como resultado, la innovación es nuestro elemento vital. Existe una tecnología igualmente notable que impulsa la forma en que construimos marcas, operamos nuestro negocio y nos relacionamos con las personas que compran y usan nuestros productos. De hecho, constantemente nos “transformamos” y reinventamos para escuchar mejor a nuestro consumidor y ser su mejor opción al momento de la decisión de compra. 

La transformación digital, la inteligencia artificial y la automatización y digitalización de procesos serán cada vez más importantes para las organizaciones, más allá de su industria. Esto requiere que las compañías comiencen a pensar en el futuro y encaren planes para optimizar sus procesos y volverse más ágiles, sin perder de vista la formación y desarrollo de sus empleados. Para P&G es muy importante ubicar al factor humano en el centro, ya que nuestro equipo es el que hace posible encarar una búsqueda de eficiencia y obtener logros en este ámbito. 

Para las compañías de consumo masivo la digitalización es un gran aliado y en P&G estamos trabajando en una transformación muy grande. También llevamos esta innovación a nuestros clientes con varias herramientas digitales que nos permiten optimizar y tener una mejor lectura de nuestro negocio.

También nos propusimos ser disruptivos en los temas vinculados a equidad e inclusión. Sabemos que es una parte fundamental de quiénes somos y cómo construimos nuestro negocio. Representa cómo lideramos nuestra industria, entendemos a nuestros consumidores, desarrollamos marcas, reclutamos y desarrollamos a nuestro talento y a nuestras comunidades. 

A lo largo de la última década hemos logrado, a través de un conjunto de programas globales, regionales y locales, arribar o incluso superar nuestra meta de asegurar la participación plena de las mujeres, así como la igualdad de oportunidades de liderazgo en niveles decisorios y directivos de la compañía. Hoy, en Argentina, algo más del 50 % de nuestros gerentes son mujeres, objetivo que nos propusimos deliberada e intencionalmente hace unos años ¡y lo hemos logrado! 

Miguel Blanco

Miguel Blanco

Director General de Swiss Medical

Desde el 2016 en Swiss Medical estamos trabajando intensamente en el desarrollo de una organización disruptiva, y haber comenzado tempranamente en nuestro mercado nos permitió afrontar la cuarentena y el home office masivo, manteniendo la productividad y la atención de clientes y provedores. Esto fue posible gracias a la implementación de la historia clínica digital en todas nuestras unidades asistenciales, así como de telemedicina, la receta digital, y las aplicaciones web y mobile para la autogestión de clientes, prestadores de salud, productores y brokers de seguros.

Todas las tecnologías mencionadas que ya estamos utilizando, más las metodologías ágiles incluídas en nuestros equipos multidisciplinarios, nos han permitido ser más flexibles, adaptándonos rápidamente a los cambios del mercado, y más eficientes en el uso de nuestros recursos.

Sin embargo, aún hay desafíos importantes por delante y, en mi opinión, son:

  • Identificar rápidamente los cambios en el contexto y adaptarnos con celeridad para mantener el liderazgo.
  • Incorporar y retener los recursos humanos talentosos e innovadores.
  • Trabajar activamente en las comunidades en las que nos desempeñamos, en el mantenimiento y la mejora del medioambiente, la educación para la inserción laboral y la eliminación del hambre y la pobreza.
Silvia Bulla

Silvia Bulla

Presidente de DuPont

No tengo dudas de que la pandemia ha convencido, hasta a los más escépticos, de que solo alcanzarán el éxito aquellas organizaciones que mejor respondan a las nuevas realidades del mercado. Hoy las sociedades son más demandantes y exigentes. Por lo tanto, hacer buenos negocios significa entender esto y tener la rapidez y flexibilidad para dar respuestas y, mejor aún, adelantarse. 

En este sentido, DuPont es y ha sido desde siempre una empresa disruptiva. Con más de 215 años de exitosa trayectoria ha tenido que sortear tiempos positivos y períodos de incertidumbre. Sin embargo, hemos logrado trascender gracias a nuestra capacidad de reinventarnos. Somos una nueva empresa de fuerte compromiso con la innovación.

La tecnología será clave y fundamental para las organizaciones, y debe ser percibida como el surgimiento de nuevas oportunidades de progreso, ya que aportará cambios en la naturaleza del trabajo y en la cantidad de personas involucradas y, si se plantea de manera estratégica, puede arrojar resultados exitosos. No debe considerarse como una herramienta destinada solo a mejorar la productividad, reducir los costos o contar con mayor manejo de datos. Por el contrario, su implementación también permitirá obtener una organización más comprometida con brindar aportes enriquecedores a partir del desarrollo de nuevas habilidades, dando paso al reskilling. De este modo, estaríamos frente a una suerte de "fuerza laboral aumentada", evolucionada, para desarrollar tareas más desafiantes. 

De acuerdo con mi formación y experiencia en el área de Recursos Humanos, tengo en claro la importancia de que los empleados sean priorizados dentro de la estrategia de abordaje e inclusión de las tecnologías. 

Tenemos por delante un tiempo increíble desde muchos puntos de vista y pienso que esta crisis ofrecerá nuevas oportunidades. Desde ya, la pandemia nos ofrece temas positivos como: la voluntad solidaria de las personas y de las organizaciones; el reconocimiento del liderazgo femenino por sus llamadas soft skills; la adopción y aprecio del teletrabajo ofreciendo un mejor balance trabajo-vida personal; el reskilling como aprendizaje de nuevas habilidades; y finalmente en lo comercial, es un buen momento para la economía circular y la sustentabilidad.

Las empresas continuaremos priorizando el bienestar de las personas buscando operar de una manera segura. Continuaremos considerando la opción del teletrabajo, acompañando las reactivaciones, trabajando muy cerca y colaborativamente con las cadenas de valor y, sobre todo, asumiendo y actuando en ámbitos relacionados con la solidaridad y la responsabilidad social.

Se abre un panorama nuevo. Algunos tendrán el camino más allanado, otros requerirán de mayores esfuerzos para adaptarse a los nuevos tiempos disruptivos. Lo que no hay dudas es que, si hay ferviente voluntad, espíritu innovador, flexibilidad y resiliencia, las posibilidades de lograr un crecimiento serán seguramente posibles. 

Fernando Cozzi

Fernando Cozzi

Managing Director de Cargill Argentina

Hoy el escenario económico global se ve condicionado por la pandemia, afrontando una situación sin precedentes en las últimas décadas. Si bien la retracción de la demanda se ha dado en todos los sectores, no es igual para todos los mercados, ni para todas las industrias. 

Este fue un año que puso a prueba todos los supuestos sobre los que estábamos trabajando: desde cómo funcionan los mercados y las cadenas de suministro, pasando por lo que significa ofrecer productos seguros y sustentables a los clientes, consumidores y comunidades.

Uno de nuestros principales compromisos es construir un sistema de alimentos sustentable, que permita abastecer las necesidades crecientes de alimentación de la población, mientras protegemos el planeta. Ofrecer alimentos nutricionalmente ricos, garantizando condiciones óptimas de inocuidad y a costos razonables para los consumidores, es un desafío que debemos continuar liderando.

Para Cargill, la sustentabilidad es un objetivo prioritario. Deseamos reducir un 30 % las emisiones de gases de efecto invernadero de nuestras cadenas de suministro globales (Alcance 3) para 2030. También establecimos nuevos objetivos de consumo de agua en las cuencas hidrográficas consideradas como prioritarias. Y continuamos trabajando para mejorar la transparencia a lo largo de la cadena de suministro, por lo que estamos invirtiendo en soluciones de trazabilidad en las distintas cadenas donde operamos. 

La crisis del COVID-19 confirmó el valor motorizador e inspirador que tiene nuestro propósito como proveedores de alimentos de manera segura, responsable y sustentable, poniendo foco en la protección de las personas y, en la agilidad para movernos en un medio ambiente incierto y cambiante. 

En esa expectativa de desarrollarnos en un mundo donde el cambio se acelera, consideramos clave la construcción de una organización flexible que sea capaz de aprender y adaptarse. Asimismo, creemos que priorizar el desarrollo del talento, poner al cliente en el centro de nuestra mirada, invertir y crear acciones de inteligencia de mercado basadas en datos, y ser innovadores en nuestros procesos y en la oferta de productos y servicios, son también algunas de las características necesarias de una organización disruptiva. 

Por último, también es fundamental acelerar el compromiso en términos de lograr paridad de género en puestos clave y asegurarnos que todas las personas sean tratadas con dignidad y respeto, y que se les dé igualdad de oportunidades. 

Juan Marotta

Juan Marotta

Chief Executive Officer de HSBC Bank Argentina

En un entorno cada vez más dinámico, la adaptación es clave, al igual que generar una mayor disrupción que permita a las empresas crecer, ganar mercado, seguir innovando, retener y atraer clientes y talento, entre otros aspectos.

La pandemia nos demostró que quienes se adaptaron con mayor velocidad son los que tuvieron mayor éxito. En HSBC, nuestros clientes se encuentran en el centro de nuestra estrategia, es por eso que nos adaptamos rápidamente a una nueva forma de trabajo que nos permita seguir cerca de ellos. Reaccionamos y pensamos en formas virtuales, creativas y efectivas para entender como están sus negocios y acercarnos más aún para ayudarlos.

En este nuevo contexto, son varios los desafíos que deben enfrentar las organizaciones en el escenario actual. Además de los relacionados a la economía, como el nivel de tasas de interés y el crecimiento del comercio internacional, este gran cambio en nuestra historia da a lugar a nuevos patrones de consumo y de conducta en general, y a otros hábitos y nuevas necesidades que las organizaciones no debemos perder de vista. 

La automatización de procesos robóticos, la inteligencia artificial y la tecnología en la nube serán tecnologías clave e imprescindibles, y ya están transformando el mundo. En HSBC, continuaremos invirtiendo en crecimiento y tecnología en áreas prioritarias que incluyen la experiencia del cliente, banca digital y blockchain. 

Asimismo, las nuevas modalidades de trabajo son un factor relevante. En este sentido, las decisiones que tomemos desde las empresas deberán contemplar todos estos escenarios que marcarán la nueva normalidad.