close
Share with your friends

Los últimos meses han traído incertidumbre, complejidad y cambios sin precedentes a la industria minorista. En la etapa posterior al Coronavirus (COVID-19), algunos minoristas prosperarán mientras que otros aún están luchando para sobrevivir.

En el informe “Tendencias globales en el sector minorista. Preparándonos para la nueva realidad”, KPMG destaca cuatro tendencias fundamentales que ya estaban influyendo en el sector: la evolución del modelo de negocio, el valor del propósito, el enfoque en la reducción de costos y el aumento del poder del consumidor.

En la Argentina también estamos transitando por la transformación tecnológica un proceso de reconversión del negocio minorista tras una primera etapa, la anterior a la pandemia, que se daba lenta y en pocos sectores, pero que luego se aceleró cuando se puso la cuarentena aumentando una demanda que estaba deprimida y esto llevó a una crisis operativa y logística, ya que el sistema no estaba preparado. Ahora se estabilizó la situación, pero se nota un estancamiento y una baja en muchos productos de consumo por la incertidumbre económica y la caída de los ingresos de la gente. De hecho, de acuerdo con los últimos estudios de mercado el 75 por ciento de las respuestas dice que está comprando lo que puede más que lo que quiere. El comercio electrónico, los pagos digitales y la atención personalizada a los clientes son tendencias que se consolidan y cambian el modelo de negocio. Luego de la actual crisis vendrá seguramente una reformulación de los espacios físicos, habrá menos locales de atención porque no se necesitarán o por cuestiones de costos.

Diego Bleger
Socio Líder de la Industria de Consumo y Retail

¡Hacé clic debajo para conocer el informe completo!

© 2020 KPMG, una sociedad argentina y firma miembro de la red de firmas miembro independientes de KPMG afiliadas a KPMG International Cooperative (“KPMG International”), una entidad suiza. Derechos reservados.