close
Share with your friends

Las empresas deberían monitorear los efectos reales y potenciales que podría tener el brote de COVID-19 en las revelaciones incluidas en su estados contables o información financiera y deberían focalizarse en los aspectos que a continuación destacamos, para garantizar que sus procesos de emisión de estados contables o información financiera y los procesos de auditoría relacionados sean lo más consistentes y robustos posibles.

Revelaciones periódicas

En el marco de sus requisitos regulatorios, las compañías deberían considerar sus obligaciones de revelación de información con respecto a los riesgos de negocios relacionados con el impacto del COVID-19. Dicha divulgación debería ser efectuada considerando las circunstancias particulares de la entidad y evitando la utilización de un lenguaje amplio o genérico.

Reportes contables y financieros, que incluyan los hechos posteriores

Las compañías deberían evaluar si la incertidumbre económica y la volatilidad de los mercados afectan o podrían afectar las conclusiones alcanzadas en los aspectos contables.  Además, las empresas deberían considerar si los hechos ocurridos con posterioridad a la fecha de cierre del ejercicio, pero anteriores a la fecha de emisión de los estados contables o informes financieros, requieren ser revelados y/o contabilizados.

Capacidad para obtener información

La capacidad de una empresa para obtener y proporcionar información financiera podría verse afectada. Como resultado de ello podrían sufrir demoras en la obtención de información financiera para la preparación de la información financiera consolidada.

Control interno sobre la emisión de información financiera (ICFR)

Las compañías que poseen operaciones globales deberían evaluar si existen potenciales efectos sobre sus procesos de control interno para la emisión de informes financieros debido al impacto local del COVID-19. Por ejemplo, se podrían implementar y/o revisar nuevos controles a medida que las empresas comienzan a modificar los accesos a sus sistemas informáticos (IT) para habilitar el trabajo remoto de sus empleados. En tal sentido, deberían revelarse los cambios materiales implementados en el proceso de control interno sobre la emisión de información financiera (ICFR).

Demoras en la presentación de informes y comunicaciones

Si las empresas estiman que tendrán demoras en la presentación y/o en la emisión de su información financiera, a raíz de la pandemia o por las restricciones existentes sobre viajes, deberían comunicarse con las autoridades regulatorias para discutir en detalle estas cuestiones. El potencial incumplimiento de las normas de los reguladores y la falta de presentación de los estados contables o información financiera en los plazos establecidos podría ocasionar multas y sanciones, excepto que existan acuerdos específicos con los reguladores que pospongan la presentación de los mismos.

En este sentido es muy importante mantener informados de cualquier novedad a sus inversores.